Elecciones

Noticias falsas golpean a Brasil

En una elección como nunca se vio, Bolsonaro lidera por 18 puntos hacia el balotaje

Manifestantes protestan contra las posturas extremas de Bolsonaro. Foto: EFE
Manifestantes protestan contra las posturas extremas de Bolsonaro. Foto: EFE

Los brasileños son testigos y también protagonistas de una campaña electoral como nunca se vio en Brasil, un país que genera grandes repercusiones en el escenario internacional por el tamaño de su economía y su significación política.

Primero, Luiz Inácio Lula da Silva, que lideraba con amplitud la intención de voto al reunir 40%, fue excluido de las elecciones por razones legales, ya que al estar condenado en segunda instancia no puede ser candidato. Eso impulsó a Jair Bolsonaro, el militar retirado, de 63 años, y diputado desde hace siete periodos, que está en el otro extremo del Partido de los Trabajadores (PT) -la fuerza política principal de la izquierda brasileña- a encabezar con creciente apoyo la preferencia de los ciudadanos para que se convierta en el próximo presidente de Brasil.

Segundo, Bolsonaro -el ultraderechista candidato del Partido Social Liberal- fue víctima de un ataque con cuchillo, en un acto político realizado el 6 de septiembre, en Minas Gerais, que le causó graves heridas. A raíz de ese atentado, permaneció varios días en el CTI, después en cuidados intermedios y finalmente fue dado de alta, pero no pudo participar físicamente de la mayor parte de la campaña electoral. Por eso, optó por mantener el contacto con los ciudadanos mediante las redes sociales, emitiendo videos y mensajes.

En una campaña que -al igual que ocurrió en 2016 en Estados Unidos, para citar un ejemplo- es golpeada por el fenómeno de las fake news o noticias falsas -un problema que afecta y pone en riesgo a las democracias en Occidente- Bolsonaro ahora está en el centro de una denuncia presentada por el PT y acogida por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que abrió una investigación.

Bolsonaro dijo en los últimos días, que la presidencia de Brasil estaba a su alcance, pero solo 24 horas después tuvo que negar que cayó en las mismas artimañas de las que ha acusado a sus rivales de la izquierda.

A pesar de haber incrementado el jueves su ventaja en la intención de voto, según indican las encuestas, a 18 puntos sobre su rival del PT, Fernando Haddad (académico, de 55 años, y ex alcalde de São Paulo), Bolsonaro se vio obligado a negar las acusaciones de que había pedido fondos a empresarios para financiar la difusión de fake news a través de WhatsApp, que tiene 120 millones de usuarios en territorio brasileño, violando las leyes de campaña electoral.

El PT presentó una denuncia oficial ante el TSE pidiendo una investigación e inyectando una dosis de incertidumbre en la carrera de las elecciones.

Ayer sábado, se agregó una segunda investigación. El ministro de Justicia, Raúl Jungman, encomendó a la Policía Federal que abra una indagatoria de la divulgación masiva de noticias falsas supuestamente financiadas por empresas privadas, en relación con lo las candidaturas de Haddad y Bolsonaro. Jungman recogió el pedido que le hizo la procuradora general de la República, Raquel Dodge.

Integrantes de Policía Federal indicaron que la investigación se enfoca en las fake news y otras noticias difundidas por WhatsApp y otras redes sociales que serían financiadas por empresas. Desde 2015, las campañas electorales tienen prohibido recibir donaciones de empresas.

Bolsonaro lidera hacia el balotaje del domingo 28, porque ha capitalizado el descontento generado por años de corrupción y una creciente violencia y acusa al PT, que gobernó Brasil durante 13 de los últimos 15 años, de destruir al país y asestar golpes devastadores a su economía.

El legislador ha ganado simpatizantes, pese a sus posturas polémicas, gracias a una trayectoria política de tres décadas en la que no ha sido acusado de corrupción. No obstante, su principal asesor económico es investigado por fiscales federales por acusaciones de supuesto fraude vinculadas a los fondos de jubilaciones de empresas estatales, lo que señala la magnitud de la descomposición del panorama político.

Fernando Haddad aparece en un acto de la campaña en Río de Janeiro. Foto: Reuters
Fernando Haddad aparece en un acto de la campaña en Río de Janeiro. Foto: Reuters

Avalancha.

El diario Folha de S. Paulo informó el jueves que simpatizantes de Bolsonaro pagaron los servicios de agencias de marketing, con contratos de hasta 12 millones de reales (equivalentes a US$ 3,26 millones), con la finalidad de difundir decenas de miles de noticias falsas.

El informe animó a Haddad, quien dijo que su partido tiene testigos que aseguran que Bolsonaro les pidió a los líderes empresariales dinero en efectivo para pagar los mensajes, algo que describió como contribuciones de campaña no declaradas. Un representante de WhatsApp, que es propiedad de Facebook Inc., afirmó que toman muy en serio el informe.

La propaganda electoral inunda las redes sociales antes del balotaje. El diario O Globo detalla en su edición digital las numerosas falsedades que se difunden con el propósito de influir en el resultado de las elecciones. Incluye la noticia y la identifica con la palabra fake (falso) en grandes caracteres.

Miriam Leitão, una de las columnistas más destacadas de esa casa periodística, fue víctima de las noticias falsas al difundirse, el 9 de octubre, que estuvo procesada por asaltar un banco. La periodista estuvo detenida, pero en tiempos de la dictadura, por motivos políticos y nunca fue acusada de participar de una acción armada ni otros delitos.

El TSE, por decisión del magistrado Jorge Mussi, abrió una investigación y estableció que Bolsonaro deberá manifestarse sobre las denuncias realizadas por el diario en hasta cinco días, aunque negó los pedidos de registro y allanamiento de las empresas que, según el PT, estarían por detras´de la supuesta financiación ilegal de la campaña. Pero, la investigación no estaría concluida el próximo domingo, fecha del balotaje.

El columnista de O Globo, Merval Pereira sostuvo que “la situación es más simple de lo que parece. El PT hace lucha política, porque no existe ninguna posibilidad de impedir la candidatura de Bolsonaro y es muy difícil probar que hay abuso de poder económico en el caso que es objeto de la denuncia. No hay ninguna prueba de lo que el PT dice en la acción que inició ante el TSE”. 

Autoridades hacen tres pedidos a los candidatos

La presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), Rosa Weber, hizo tres pedidos a las campañas de los dos candidatos a la Presidencia. El periodista de O Globo, Merval Pereira indicó que Weber se reunió con los abogados de Haddad y Bolsonaro y les solicitó, para la última semana de campaña con vista al balotaje, que los partidos terminen de poner en duda el sistema de voto electrónico que es absolutamente seguro, actúen para que sus adherentes cesen la difusión de noticias falsas, y también pongan freno a la violencia de sus partidarios.

Sigue en las redes y rechaza debates
Jair Bolsonaro. Foto: Reuters

Jair Bolsonaro fue liberado por sus médicos para participar en debates de televisión, pero prefirió mantener su campaña en las redes sociales, en las que se defendió de unas graves denuncias en su contra.

El equipo de médicos que visitó al polémico diputado en su residencia el jueves para examinar el estado de las heridas que sufrió tras ser acuchillado el 6 de septiembre en un mitin, dijo que su estado había mejorado y que la participación o no en los debates dependía ahora del propio candidato.

Hasta ahora, se había negado a participar en debates en televisión alegando que sus médicos no le recomiendaban la actividad.

Fernando Haddad, candidato del PT, acusa a su rival de huir de los debates por carecer de proyectos y para no dejar en evidencia su falta de preparación.

Pese a que se esperaba que Bolsonaro confirmara su participación en al menos dos debates antes de la segunda vuelta, el primero hoy domingo en el canal Record y el segundo en la televisión Globo dos días antes del balotaje, mantuvo silencio y volvió a volcarse en las redes, su herramienta de campaña preferida hasta ahora.

Bolsonaro sostiene que él resulta perjudicado por la difusión de noticias falsas, mientras el PT es afectado por la verdad de los casos de corrupción, por “robar el dinero a la población” y los procesamientos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados