LAS TENSIONES EN MEDIO ORIENTE

Noche de furia entre judíos y palestinos en Jerusalén

La Media Luna Roja palestina informó de al menos 105 heridos, de los cuales unos 20 tuvieron que ser hospitalizados.

Chocaron palestinos y judíos de extrema derecha. Foto: AFP
Chocaron palestinos y judíos de extrema derecha. Foto: AFP

Más de 100 palestinos y unos 20 policías israelíes resultaron heridos la noche del jueves al viernes en disturbios registrados en Jerusalén, que implicaron a judíos de extrema derecha, palestinos y policía israelí.

La Media Luna Roja palestina informó de al menos 105 heridos, de los cuales unos 20 tuvieron que ser hospitalizados. La policía israelí dijo que había contabilizado 20 heridos en sus filas y que había detenido a 44 personas durante los disturbios, que se producen en medio del Ramadán, el mes musulmán de ayuno y oración.

Los últimos enfrentamientos de esta envergadura en Jerusalén se registraron en agosto de 2019. En aquel momento se registró un saldo de 60 heridos en la Explanada de las Mezquitas, lugar santo del islam y que los judíos también veneran como Monte del Templo.

Los enfrentamientos de esta semana comenzaron cuando la policía israelí escoltó una protesta organizada por el movimiento judío de extrema derecha Lahava, justo a las puertas de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

La manifestación fue percibida como una provocación y generó rápidamente enfrentamientos con los palestinos que regresaban de la oración nocturna de Ramadán en la Explanada de las Mezquitas.

Rápidamente, jóvenes palestinos se congregaron en la entrada de la Ciudad Vieja, situada en el Este de Jerusalén, y comenzaron los enfrentamientos, que se prolongaron durante buena parte de la noche. Los policías intentaron dispersar a los manifestantes con gases lacrimógenos y vehículos blindados que lanzaron agua maloliente a los dos grupos.

El miércoles por la noche ya hubo enfrentamientos similares en la ciudad. Videos publicados en las redes sociales mostraron a jóvenes judíos radicales gritando “muerte a los árabes”. Los disturbios se saldaron con la detención de 70 israelíes y palestinos, según la policía israelí.

Ante este clima, políticos israelíes y palestinos cruzaron acusaciones y llamaron a detener la incitación y la violencia, que trae oscuros recuerdos a la ciudad, que vive desde hace años en una tensa calma con una mecha muy corta.

Ayer viernes, en una entrevista con la televisión israelí Kan, el alcalde de Jerusalén, Moshe Lion, dijo que estaba conversando con líderes palestinos de Jerusalén Este para poner fin a “esta violencia inútil” que se registra a un mes de las elecciones legislativas palestinas el próximo 22 de mayo, las primera en 15 años.

Simultáneamente, en otras partes de la ciudad, tuvieron lugar más ataques de palestinos contra israelíes, muchos de los cuales fueron difundidos a través de la red social TikTok y utilizados por los grupos ultraderechistas para convocar a sus miembros a “defender el honor judío”.

La tensión sigue.

Los palestinos dijeron que la policía intentó impedir que celebren sus habituales reuniones nocturnas de Ramadán frente a la Puerta de Damasco, un hito histórico en el lado norte de la Ciudad Vieja y cercano a varios barrios palestinos.

Mientras tanto, videos en las redes sociales que parecieron mostrar a jóvenes palestinos abofeteando o agrediendo a judíos ultraortodoxos en la ciudad provocaron protestas de los israelíes y llamados de políticos de extrema derecha a una acción policial más dura.

La violencia pareció dar paso a una relativa calma al mediodía de ayer viernes, con alrededor de 60.000 fieles musulmanes que desfilaron ante la policía en la Ciudad Vieja para asistir a las oraciones del mediodía en la Mezquita Al-Aqsa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error