RECONOCIMIENTO

Nobel de la Paz a la lucha contra el hambre; programa de ONU alimenta a millones

El PMA recibe este galardón por “sus esfuerzos en la lucha contra el hambre, su contribución para mejorar las condiciones de paz en las zonas afectadas por los conflictos", dijo el comité.

El Comité Nobel noruego resaltó que el año pasado 135 millones de personas sufrieron hambre severa. Foto: AFP
El Comité Nobel noruego resaltó que el año pasado 135 millones de personas sufrieron hambre severa. Foto: AFP

Ni la joven activista medioambiental Greta Thunberg, que tuvo un impresionante raid mediático en 2019, ni la Organización Mundial de la Salud (OMS) en este año de pandemia, dos de los candidatos que se habían manejado en la semana. El Nobel de la Paz 2020 fue para el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas.

El Comité Nobel noruego resaltó que el año pasado 135 millones de personas sufrieron hambre severa, el número más alto “en muchos años”, y que el PMA ha mostrado una “impresionante habilidad” para aumentar sus esfuerzos durante la pandemia de coronavirus, que ha empeorado la situación en países con conflictos armados como Yemen, Nigeria y Sudán del Sur. “El mundo está en peligro de vivir una crisis de hambre de proporciones inconcebibles si el PMA y otras organizaciones de ayuda alimentaria no reciben el apoyo financiero que han pedido”, señaló el comité.

El PMA recibe este galardón por “sus esfuerzos en la lucha contra el hambre, su contribución para mejorar las condiciones de paz en las zonas afectadas por los conflictos y por sus esfuerzos para impedir que el hambre se use como un arma de guerra”, declaró la presidenta del Comité Nobel, Berit Reiss-Andersen.

“El Programa Mundial de Alimentos habría sido un laureado digno sin pandemia, pero la pandemia y sus consecuencias aumentan las razones para concederle este premio”, dijo Reiss-Andersen.

En helicóptero o a lomos de camello o de elefante, el PMA distribuyó el año pasado 15.000 millones de raciones de comida y asistió a 97 millones de personas en 88 países. Las cifras pueden parecer enormes, pero solo representan una parte muy pequeña de las necesidades del mundo.

El PMA, fundado en 1961 y con sede en Roma, se financia únicamente por donaciones y se define como “la mayor organización humanitaria” en un mundo donde 690 millones de personas, es decir una de cada 11, sufrían en 2019 de manera crónica la falta de alimentos.

El premio es “un llamado a la acción”, aseguró en Níger el director ejecutivo del PMA, el estadounidense David Beasley. “Es un llamado a la acción también a nuestros donantes, a los multimillonarios, a todos aquellos que quieren ayudar”, instó Beasley, que cuenta con 17.000 empleados en todo el mundo.

En un comunicado escrito, agregó que “hoy es un recuerdo de que la seguridad alimentaria, la paz y la estabilidad van juntos. Sin paz no podemos lograr nuestro objetivo mundial de hambre cero; y mientras haya hambre, nunca tendremos un mundo pacífico”.

Según un informe de la ONU publicado en julio, la recesión mundial provocada por el coronavirus puede hacer que entre 83 y 132 millones de personas se agreguen a las que sufren hambre.

Programa Mundial de Alimentos. Foto: AFP

Es la séptima vez que el Nobel de la Paz premia a alguna agencia de la ONU, a la propia organización matriz o a alguno de sus secretarios: la última vez había sido en 2001, cuando las Naciones Unidas y su entonces secretario general, Kofi Annan, recibieron el galardón “por su trabajo por un mundo mejor organizado y más pacífico”.

En total, 211 personas y 107 organizaciones eran candidatos al Nobel de la Paz este año.

El premio, que consiste en una medalla de oro, un diploma y diez millones de coronas suecas (cerca de 1,1 millones de dólares) será entregado formalmente el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de su fundador, el filántropo sueco Alfred Nobel (1833-1896).

La elección del PMA no despertó controversia en Noruega y generó reacciones mayoritariamente positivas hacia un premio para el que sonaban la OMS, la activista medioambiental sueca Greta Thunberg y Reporteros Sin Fronteras.

“¿Pero de verdad hay gente que cree que vaya a ganar el Nobel de la Paz? No es serio. Claro que no me lo van a dar, no hay ninguna posibilidad”, había dicho Greta Thunberg en Estocolmo, horas antes del anuncio.

El de la Paz es el único de los seis galardones que se otorga y se entrega fuera de Suecia, en Oslo, por deseo expreso de Alfred Nobel, ya que en su época Noruega formaba parte del reino sueco.

Yemen, la misión más grande

Los países en conflicto armados son una de las prioridades del PMA ya que la guerra es al mismo tiempo causa y consecuencia del hambre.

Yemen es el principal ejemplo de esa dolorosa realidad. La ONU y diversas oenegés han alertado sobre las consecuencias humanitarias del conflicto en Yemen, que enfrenta desde 2015 al gobierno, apoyado por una coalición militar dirigida por Arabia Saudita, y los rebeldes hutíes, respaldados por Irán.

Los combates han provocado decenas de miles de muertos, la mayoría civiles, y tres millones de desplazados y han dejado al país hundido en una profunda hambruna.

El PMA también sufre las consecuencias de esa situación, como ha sucedido a otras agencias de la ONU en conflictos bélicos.

Mientras que el gobierno oficial yemení se alegró del galardón y elogió la “sabia y valiente dirección de David Beasley”, los hutíes criticaron a la organización, que a su juicio “no es neutra a la hora de distribuir la ayuda”.

El PMA “desafía peligros y distancias para entregar víveres a quienes sufren conflictos y desastres naturales y a los niños y familias que no saben qué habrá en su próximo plato de comida”, dijo Antonio Guterres, secretario general de la ONU.

En 2019, el PMA se vio sacudido por un informe, elaborado con testimonios de empleados, que reprochaba a la entidad comportamientos como acoso sexual, abusos y discriminación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados