VEA EL VIDEO

"Nisman pagó con su vida" llegar a la verdad, dijo Israel

El Gobierno israelí cargó ayer con dureza contra Irán, al que acusó de estar detrás de los atentados contra intereses judíos en Buenos Aires, y sostuvo que el fallecido fiscal Alberto Nisman "pagó con su vida" su intento de llegar a la verdad, durante un acto en homenaje a víctimas del terrorismo en la capital argentina.

En un clima de distanciamiento entre Argentina e Israel, la embajada israelí en Buenos Aires conmemoró ayer el 23° aniversario del atentado contra su sede, que dejó 29 muertos y 300 heridos, con la polémica ausencia de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, denunciada por Nisman por encubrimiento de terroristas iraníes. La mandataria fue representada por el secretario de la Presidencia, Aníbal Fernández, que apenas 24 horas antes había tachado a Nisman de "sinvergüenza" y le acusó de usar fondos públicos para pagar "minas" y "ñoquis". Al término de la ceremonia Fernández fue abucheado e insultado por varios de los asistentes.

Condena a Irán.

"Los perpetradores del atentado fueron entrenados y financiados por Irán", denunció el ministro israelí de Agricultura, Yair Shamir, que encabezó el acto en nombre de Israel.

Shamir afirmó que a los atentados contra la embajada y la mutual judía AMIA se suma "una nueva tragedia, con la muerte del fiscal Nisman, que pagó con su vida el intento de llegar a la verdad".

Para Nisman, la participación de Irán estaba suficientemente probada al igual que para el juez Rodolfo Canicoba Corral, pero entendió que el acuerdo con Irán fue un intento de encubrimiento del Gobierno de Cristina Kirchner.

"La investigación de la AMIA demostró, tal como fue publicado en el informe Nisman, que detrás del atentado estaban Irán y su brazo armado, Hezbolá", añadió el ministro.

Argentina e Israel, continuó, "somos víctimas del terror movilizado por un odio ilimitado. Estos crímenes deben ser investigados sin descanso hasta llevar a los despreciables perpetradores ante los tribunales para que se haga Justicia".

En una entrevista concedida al diario La Nación, el ministro fue más allá y confió en que "el próximo Gobierno (argentino)", que saldrá de las urnas en octubre, "no pacte con Irán", país al que calificó como "un socio terrorista y poco confiable".

"Hay una cosa segura de la que no dudamos: si uno negocia con Irán siempre va a encontrar problemas, porque no es el socio adecuado. Irán nunca cumple lo que promete. Nosotros nunca haríamos acuerdos con ellos. En Argentina deberían tomar en consideración la opinión de un amigo como Israel en este tema", agregó en la entrevista.

Durante el homenaje a las víctimas del atentado contra la embajada de Israel, Sahmir acusó a Irán de "sembrar el terror y la destrucción en todo el mundo" y llegó a calificar al país como "un nido de víboras".

Alertó también contra el desarrollo del programa nuclear iraní que, afirmó, constituye una amenaza para todo el mundo civilizado.

El acto conmemorativo se produjo en un clima de distanciamiento entre Buenos Aires y Jerusalén, que comenzó con la firma del acuerdo de entendimiento suscrito entre Argentina e Irán, en 2013, y se acentuó tras el escándalo por la muerte de Alberto Nisman.

Cristina Kirchner, que había sido convocada como principal oradora al acto de ayer, rechazó la invitación del Gobierno israelí argumentando que viajaba al Calafate, donde tiene una de sus residencias, para encabezar actos oficiales previstos para mañana. La mandataria insistió en cuestionar a Israel, lo hizo el miércoles a través de su cuenta de Twitter, señalando que el Estado judío se "negó" a ser querellante en la causa del atentado a la sede diplomática.

La presidenta, que se reunió el pasado día 17 con una representación de familiares y víctimas del atentado, sostuvo en su página oficial el miércoles que debe haber "un solo homenaje: el día 17 marzo y junto a ellos, las víctimas y los familiares" e insistió en que "el Estado de Israel jamás se presentó como querellante en la causa de la Embajada".

Coincidiendo con el homenaje a las víctimas, Fernández anunció que el Gobierno desclasificará los archivos sobre el atentado contra la embajada "ni bien la Corte Suprema lo solicite", como ya hiciera con los archivos sobre la investigación de la AMIA.

En la mencionada entrevista el ministro Shamir también aclaró el papel de su país en el caso. "No venimos a investigar ni a hacer consultas de la investigación, sino que venimos porque nos sentimos cercanos a las víctimas y porque esto es parte de nuestra responsabilidad. Además, creemos que aquellos que realizaron los actos terroristas contra la AMIA y la embajada de Israel son los mismos. Su intención fue lesionar a la Argentina, pero también a Israel. Nosotros tenemos un lema que dice: Nunca olvidamos y nunca perdonamos hasta que se haga justicia", señaló el representante israelí

Jorge Cohen, sobrevivió al atentado y lo recordó ayer.


El primero en hablar durante el acto conmemorativo fue Jorge Cohen, uno de los sobrevivientes del atentado en 1992. Cohen era jefe del servicio de prensa de la Embajada de Israel en el momento del ataque y narró el momento en un relato cargado de emoción, en el que recordó a las personas que vio instantes antes de morir en el ataque. "Las palabras que se me ocurren son impunidad y dolor, que son un sentimiento, una marca", dijo Cohen al finalizar su alocución entre lágrimas.

Denuncia por encubrimiento volvió a la Cámara Federal.


El fiscal Germán Moldes solicitó revocar el fallo en primera instancia del juez federal Daniel Rafecas, quien desestimó la denuncia contra la mandataria argentina y varios colaboradores presentada por el fiscal Alberto Nisman cuatro días antes de morir en circunstancias aún sin aclarar. En su escrito ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal, Moldes sostuvo la apelación realizada por su colega Gerardo Pollicita y destacó que es necesario investigar porque "lo contrario importa la renuncia a la verdad" y a la "justicia". Además, solicitó también realizar medidas de prueba para "poder arribar a una conclusión válida". Moldes consideró como "inapropiada" y "prematura" la decisión de Rafecas. "Así como la lentitud exaspera, desanima y a veces, indigna, la aceleración precipitada e imprudente con frecuencia lastima, confunde culpables con inocentes y suele desembocar en desilusión", advirtió. La decisión recae ahora en los tres jueces de la Sala I de la Cámara Federal, que tienen cinco días hábiles para pronunciarse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados