LA CRISIS ECONÓMICA EN VENEZUELA

Niños, el rostro más duro de la crisis en Venezuela

Falta 95% de medicamentos para enfermedades crónicas.

Hospital Pediátrico: en el J.M. de los Ríos surgen casos de paludismo o sarna. Foto: AFP
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

Luisito debe operarse del tumor cerebral que le paraliza parte del cuerpo, pero adquirió varicela en un hospital infantil de Caracas y debe esperar. En otro cuarto, Yuriángela no sabe si tendrá su próxima quimioterapia.

Cerca de Luis, un morenito de ocho años, duerme una bebé de cuatro meses con macrocefalia. Un mosquitero intenta protegerla del contagio. Su cabeza es tan grande como un balón de baloncesto por el líquido acumulado y necesita una válvula de drenaje que no tiene el hospital.

Caso tras caso, la carencia de medicamentos, que según la Federación Farmacéutica llega a 80%, y la de insumos médicos, conforman uno de los problemas más críticos durante el gobierno de Nicolás Maduro, quien el domingo buscará su reelección.

En la habitación de Luis también está Anthony Noguera, de siete años. Tiene un hueco en la espalda por una herida de operación que va creciendo. Ni el centro médico ni las farmacias tienen parches de cicatrización. Solo se consiguen en dólares, asegura su abuela María Silva. "Estamos entre la espada y la pared", dice.

Los casos se podrían solucionar fácilmente si se importaran medicinas e insumos, explica Édgar Sotillo, el médico que los trata en el hospital de niños J. M. de los Ríos, en el centro de Caracas. "No tenemos medicamentos. Estamos viendo varicela, tuberculosis, paludismo, sarna. El hospital a veces no tiene agua", señala.

A Luisito lo llevaron primero a un hospital de Valencia (norte) cuando dejó de mover un brazo. "Pero estuvo un mes sin que le hicieran nada porque no hay medicamentos allí. No podemos comprarlos aparte, hasta para tomar agua tengo que pedir", dice Ingrid Saavedra, abuela del menor. En una mesa hay un pequeño envase con huevos revueltos, única comida del día que ofreció el hospital.

Yuriángela, de 16 años, se descompensa en un cuarto frío mientras recibe la quimioterapia para su metástasis pulmonar. Su madre, Suger Najme, llora porque no sabe cómo conseguirá el próximo tratamiento. La falta de medicinas llega al 95% en enfermedades crónicas como el cáncer. "Le faltan 17 quimios", señala la madre.

En el área de oncología, están dañados los equipos de tomografía, resonancia magnética y radioterapia.

En Venezuela son frecuentes las manifestaciones por falta de medicinas e insumos, que el gobierno importa cada vez menos tras el desplome de los precios y la producción de petróleo, fuente de 96% de divisas.

Dos médicos fueron detenidos el lunes en una protesta en un hospital de Maracaibo, capital del estado petrolero Zulia.

En el J. M. de los Ríos tampoco hay reactivos para exámenes de sangre, hay tuberías rotas, funciona un solo ascensor y "ratones y cucarachas" recorren los pasillos, según médicos.

"No podemos operar porque faltan insumos. Hay pacientes que han mejorado, pero por falta de medicamentos se complican y fallecen", dice una doctora bajo anonimato.

Belén Arteaga, jefa de Nefrología, confiesa que apenas gana el sueldo mínimo: 2,5 millones de bolívares (36 dólares a la tasa oficial y 3 dólares en el mercado negro), que no alcanzan para un kilo de carne por la hiperinflación. El año pasado, Belén vio morir a cuatro niños por falta de antibióticos. "Los médicos se van. Teníamos tres residentes, se fueron dos: a una el sueldo no le alcanzaba para pagar la habitación en que vivía".

Según la Sociedad Médica Venezolana, 30% de los médicos han emigrado. La mortalidad infantil aumentó 30,12% en 2016 frente a 2015 (11.466 decesos de menores de un año), según la última cifra oficial.

Huniades Urbina, jefe de la Sociedad de Puericultura y Pediatría, asegura que eso ha aumentado. "Tenemos una crisis humanitaria, cifras del África Subsahariana".

Para subsidiar el petróleo a Cuba, el régimen de Maduro tiene dinero

Venezuela compró este año cerca de 440 millones de dólares en crudo extranjero y lo envió directamente a Cuba en condiciones flexibles de crédito, que a menudo implicaron pérdidas, según documentos internos de Pdvsa a los que Reuters tuvo acceso. Los envíos constituyen la primera evidencia documentada de que Venezuela adquiere crudo para abastecer a sus aliados regionales en lugar de venderles petróleo de sus propias reservas. Venezuela realizó las entregas con descuentos, que no se habían informado anteriormente, pese a su gran necesidad de divisas para sostener su economía e importar alimentos y medicinas en medio de una escasez generalizada. Las compras de petróleo en el mercado abierto para subsidiar a Cuba, uno de los pocos aliados políticos que le quedan a Venezuela, revelan el profundo deterioro de su sector energético bajo el gobierno de Nicolás Maduro. Pdvsa compró el crudo hasta 12 dólares por barril más caro de lo que facturaba cuando enviaba el mismo petróleo a Cuba. Pero es posible que Cuba nunca pague en efectivo por los cargamentos, ya que Venezuela siempre ha aceptado bienes y servicios de la isla a cambio de petróleo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)