VIOLENCIA

Dos niños y un joven, víctimas del tiroteo en Estados Unidos

El autor de la masacre tenía 19, y dijo que estaba “muy enojado”.

Tiroteo en Estados Unidos. Foto: AFP
Gilroy, escenario de la masacre. Foto: AFP

Un niño de 6 años y una niña de 13, además de un joven de 20 años y el propio autor de los disparos de 19 años, son las víctimas mortales del último tiroteo en Estados Unidos, ocurrido en la tarde del domingo.

Santino William Legan fue identificado como el autor de la matanza, que también dejó otras 12 personas heridas y se produjo en la clausura del Festival del Ajo que se celebra cada verano en Gilroy, California.

“La violencia por armas de fuego es una epidemia en nuestro país, y aun así nadie imaginó que esto pudiese ocurrir aquí, en nuestra comunidad”, dijo ayer lunes el alcalde de Gilroy, Roland Velasco.

Legan logró acceder al recinto de la feria -para entrar había que pasar por un detector de metales- cortando una valla protectora y, una vez dentro, disparó de forma indiscriminada con un fusil de asalto similar a un AK-47 que había adquirido legalmente a principios de mes en el vecino estado de Nevada.

La policía lo mató a tiros, menos de un minuto después del inicio del ataque.

Según medios de comunicación, los investigadores están estudiando sus cuentas en las redes sociales, entre ellas su perfil en Instagram en el que había recomendado el libro de un supremacista blanco y publicado una foto de asistentes a la feria poco antes del tiroteo.

Varios testigos indicaron a la Policía que podría haber una segunda persona implicada en el suceso, una hipótesis que las autoridades mantenían abierta este lunes.

Según testigos, una persona le preguntó al tirador por qué estaba atacando a la gente y él contestó: “porque estoy muy enojado”.

La Policía evitó hacer públicos los detalles de las víctimas más allá de su edad y sexo para respetar su intimidad, pero el hispano Alberto Romero, padre de un niño de seis años, confirmó al canal local NBC Bay Area que su hijo es uno de los fallecidos. “Nos giramos cuando oímos disparos y vimos a un hombre vestido de camuflaje con un chaleco naranja. Creí que era un policía”, indicó a la cadena local ABC7 Litzy Munguia, quien acudió al festival junto a su pareja.

Gilroy es una localidad mayoritariamente rural de unos 50.000 habitantes situada unos 130 kilómetros al sur de San Francisco. Autoproclamada “la capital del ajo del mundo”, es la principal productora de esta planta en Estados Unidos y celebra cada verano un festival dedicado al ajo, en el cual los asistentes -que llegan a ser entre 80.000 y 100.000 cada año- pueden disfrutar de todo tipo de platos elaborados con esta hortaliza.

El presidente Donald Trump calificó al autor de los disparos de “asesino retorcido”.

“Nos reafirmamos en nuestro objetivo nacional de responder a la violencia con coraje, determinación y resolverlo como una sola familia estadounidense. Seguiremos trabajando juntos para detener al mal, a la violencia y proteger la seguridad de todos los estadounidenses”, indicó el mandatario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados