SIRIA

Los niños, blancos de las bombas en Siria

Alertan por civiles muertos en Alepo, centro de la guerra.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Alepo, una ciudad devastada. Foto: AFP

Al menos 244 personas han muerto, entre ellas 28 menores y cinco mujeres, durante la última semana por ataques en la ciudad siria de Alepo, la mayor del norte del país, según el recuento publicado ayer martes por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG precisó que al menos 228 personas fallecieron por los bombardeos de aviones y helicópteros castrenses y los disparos de la artillería gubernamental contra los barrios del este de la urbe, cercados por el ejército y controlados por la oposición.

De esos muertos en la parte oriental, al menos 141 eran civiles y 87 combatientes y personas de identidad desconocida.

Mientras, en el oeste de la localidad, al menos 16 personas perdieron la vida —entre ellas diez menores en una escuela— por el lanzamiento de cohetes contra áreas bajo el dominio de las fuerzas gubernamentales.

El Observatorio no descartó que el número total de víctimas mortales aumente porque hay cientos de heridos, algunos de ellos graves.

Además, recordó la escasez de medicinas y de personal médico en el este de Alepo, donde faltan especialistas para tratar determinadas dolencias y cuatro hospitales quedaron fuera de servicio entre el viernes y el sábado por los daños causados por los bombardeos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) destacó que más de 250.000 civiles se han quedado sin servicios sanitarios, aunque algunas clínicas pequeñas atienden a pacientes.

Pese a las condenas de la ONU y de Estados Unidos, la comunidad internacional se ve cada vez más impotente ante la determinación del régimen de Damasco para reconquistar la totalidad de la segunda ciudad siria, principal frente de este conflicto que ya ha causado más de 300.000 muertos desde 2011.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados