SÉPTIMO EN LA LÍNEA DE SUCESIÓN

“¡Es un niño!”, primer hijo de Meghan y Enrique

Pesó 3,3 kg; en los próximos días anunciarán su nombre.

El momento en que el Palacio de Buckingham oficializa el nacimiento del bebé. Foto: Reuters.
El momento en que el Palacio de Buckingham oficializa el nacimiento del bebé. Foto: Reuters.

Meghan Markle (37), duquesa de Sussex y esposa del príncipe Enrique (34) de Inglaterra, dio a luz a un varón en la madrugada de ayer lunes, el séptimo en la línea de sucesión al trono. La noticia fue anunciada primero en la cuenta Instagram, @sussexroyal, -por primera vez en la historia monárquica- con un simple mensaje: “¡Es un NIÑO!”. El post recibió más de 750.000 “me gusta” en menos de una hora.

El Palacio de Buckingham transmitió la noticia inmediatamente después que el príncipe la anunciara, en un comunicado que precisaba que el bebé nació a las 05.26 hora de Londres (01.26 en Uruguay) de este lunes y pesó 3,3 kg.

Albert, Philip, Arthur y James son los nombres favoritos para el niño, según las casas de apuestas. Desde el anuncio del embarazo de Meghan, los apostadores habían optado por una niña de nombre Diana, como la madre de Enrique.

“Fue asombroso, absolutamente increíble. Como digo, estoy tan increíblemente orgulloso de mi esposa y, como dicen todos los padres, el bebé es absolutamente asombroso, este pequeño bebé es absolutamente para morirse”, dijo un sonriente Enrique en Windsor, en el oeste de Londres, donde vive la pareja.

Enrique estuvo presente en el nacimiento, y Doria Ragland, la madre de Meghan, también estuvo con la pareja en su casa, Frogmore Cottage, en los terrenos del Castillo de Windsor, donde se casaron en mayo del año pasado.

La sonrisa de Enrique al hablar con los periodistas. Foto: AFP.
La sonrisa de Enrique al hablar con los periodistas. Foto: AFP.

La primera ministra Theresa May envió felicitaciones. “Les deseo todo lo mejor en este momento feliz”, dijo en Twitter.

El bebé es el octavo bisnieto de la reina Isabel II de 93 años, la monarca con el reinado más largo del mundo, y podría tener derecho a la doble ciudadanía británica y estadounidense. La familia real británica atrae un enorme interés de los medios y sus miembros más jóvenes, especialmente Enrique y Meghan, son tratados como superestrellas de Hollywood.

Para algunos, el nacimiento del niño representará un momento significativo para la monarquía, al convertirse en el primer bebé racialmente mixto en ocupar una posición destacada en la realeza británica.

“Es simbólico de una monarquía moderna. Es atractivo para personas de todo el mundo”, dijo la biógrafa real Claudia Joseph a Reuters. “Podrán identificarse con la familia real como nunca antes”, agregó.

Sin embargo, Meghan, cuya madre es afroamericana y su padre es blanco, ha recibido comentarios racistas en las redes sociales.

La llegada de Meghan, una ex actriz estadounidense divorciada, ha sido vista como un soplo de renovación para la familia real. No obstante, el estilo personal de la pareja, que tiene su propia oficina de prensa -encabezada por Sara Latham, que asesoró a Hillary Clinton y Barack Obama-, no deja de suscitar críticas entre los medios tradicionalistas.
Durante el embarazado, Meghan fue cuestionada por llevar tacones altos, tocarse demasiado el vientre en actos públicos y por volar a Nueva York para asistir a una costosa “baby shower” o fiesta de celebración del inminente nacimiento con sus amigos famosos.

Príncipe Enrique y Meghan Markle. Foto: AFP
Meghan, junto a Enrique, durante sus últimas semanas de embarazo. Foto: AFP
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados