Crisis política y social

Nicaragua: más víctimas en protestas

Fin de semana de marchas y contramarchas en reclamo o defensa de Daniel Ortega.

Las protestas opositoras comenzaron en abril. Foto: Reuters
Las protestas opositoras comenzaron en abril. Foto: Reuters

Nicaragua vivió este fin de semana nuevas marchas a favor y en contra del gobierno de Daniel Ortega, en el marco de la crisis que sacude al país desde abril y que se cobró una nueva víctima fatal para engrosar la cifra total (y discutida) de fallecidos. Según las organizaciones sociales, los fallecidos son entre 317 y 448 mientras que el oficialismo reconoce a 197.

En este caso, la policía informó que un simpatizante oficialista murió de un disparo cuando una manifestación contra el gobierno pasaba frente a la alcaldía de Matagalpa, en el norte del país. La víctima fue identificada como Lenin Mendiola, hijo de una histórica dirigente del gobernante Frente Sandinista, según un comunicado de la policía dado a conocer en medios oficialistas.

Medios opositores indicaron que en Matagalpa se produjeron incidentes en los que paramilitares dispararon contra manifestantes. También tuvieron lugar marchas en Managua, León y Juigalpa.

En Managua hubo dos marchas masivas, una en defensa y otra en repudio de Ortega.

Las dos movilizaciones de Managua salieron con media hora de diferencia y a menos de dos kilómetros una de la otra, con mensajes opuestos.

La "marcha azul y blanca" congregó a decenas de miles de personas en la principal carretera al sur de la capital, en demanda de libertad para decenas de "presos políticos".

A poca distancia, una marea de banderas sandinistas rojinegras avanzó hacia el norte de Managua con consignas de apoyo a Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo.

Alta tensión.

Los manifestantes progubernamentales llegaron en buses, vehículos, motos y a pie hasta rotonda Rubén Darío, desde donde marcharon hacia la rotonda Hugo Chávez, dominada por una imagen del fallecido líder venezolano.

Una banda tocaba canciones sandinistas y cumbias que pusieron a los asistentes a bailar.

"¡Que vivan el comandante Daniel y la compañera Rosario!", gritó un animador de la marcha oficialista.

Ortega ha calificado de "golpisas" y "terroristas" a los manifestantes contra su gobierno.

La Asamblea Legislativa (congreso), ampliamente oficialista, aprobó en julio una ley que declara terroristas a quienes se marchan en contra del gobierno, y muchos de los manifestantes detenidos han sido acusados de terrorismo.

La libertad de esos detenidos fue el motivo de la marcha opositora, que pasó por la rotonda Rubén Darío, de donde habían partido los oficialistas.

Durante la movilización, que partió de la emblemática rotonda Jean Paul Genie en el sureste de Managua, se produjeron incidentes menores entre manifestantes y agentes de la policía.

"Libertad", "Alto a las detenciones ilegales", "libertad para los presos políticos", "vivos se los llevaron, vivos los queremos", coreaban los manifestantes con el rostro cubierto y enarbolando banderas de Nicaragua.

Los detenidos son en su mayoría dirigentes estudiantiles, campesinos e integrantes de organizaciones de la sociedad civil a los que se acusa de terrorismo y crimen organizado.

Los adversarios de Ortega, de 72 años, que gobierna desde hace 11 años, lo acusan de corrupción, nepotismo e instaurar una dictadura, por lo que demandan su salida del poder.

Las protestas opositoras iniciaron el 18 de abril en contra de una fallida reforma de la seguridad social y se extendieron luego a todo el país.

Sin acuerdo en cifra de muertos

Desde el pasado 18 de abril, Nicaragua está sumergido en una crisis sociopolítica que ha dejado, según diferentes organizaciones pro derechos humanos, entre 317 y 448 muertos, pero el Gobierno cifra en 197 las víctimas, en su mayoría policías u otras agentes del orden. Las organizaciones, en cambio, hablan de mayor cantidad de víctimas por la represión.

Emigran a Costa rica por la crisis

El Gobierno de Costa Rica no conoce a ciencia cierta cuántos nicaragüenses han ingresado desde el inicio de la crisis, pero contabiliza hasta ahora 1.000 personas rechazadas que ingresaron por puntos ciegos de la extensa y porosa frontera, mientras hay unas 10.000 solucitudes de residencia legal en el país limítrofe.

Los nicaragüenses que llegan a Costa Rica dan testimonio de la persecusión política del gobierno de Daniel Ortega.

"El Gobierno de Nicaragua tiene listas y el nicaragüense que esté en esa lista lo capturan, lo llevan al Chipote (una cárcel), lo torturan, lo asesinan o lo enjuician", comentó Leonardo Rivas, un estudiante que llegó meses atrás a Costa Rica.

El estudiante nicaragüense asegura que él se encuentra en esas listas acusado de "terrorista y golpista" y que por ello las fuerzas paramilitares saquearon su casa e intimidaron a su familia.

Rivas fue parte de un grupo de decenas de nicaragüenses que el sábado realizó una vigilia en la Plaza de la Democracia, en el corazón de San José, para recordar a las víctimas del conflicto y para exigir la salida del presidente Ortega.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º