LA REPRESIÓN DEL RÉGIMEN

Nicaragua, crisis “exagerada hasta para un novelista”

“No son días fáciles para mi mujer y para mí. Estábamos en Costa Rica cuando nos llegó la orden de prisión y de esa manera hemos evitado ser uno de los 240 presos políticos".

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez. Foto: EFE
El escritor nicaragüense Sergio Ramírez. Foto: EFE

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez, quien recibió una orden de arresto por parte del régimen de Daniel Ortega, afirmó ayer lunes en un coloquio en la Casa de América de Madrid con el peruano Mario Vargas Llosa que “la realidad de los opositores en Nicaragua es exagerada hasta para un novelista”.

Ramírez, Premio Cervantes 2017, inició su intervención en el diálogo “Literatura y América Latina” del Festival Centroamérica Cuenta, tratando su situación legal y personal después de que el Ministerio Público nicaragüense dictase una orden de detención contra él, acusado de “realizar actos que fomentan e incitan al odio y la violencia”.

“No son días fáciles para mi mujer y para mí, tratando de evitar ser encarcelados. Estábamos en Costa Rica cuando nos llegó la orden de prisión y de esa manera hemos evitado ser uno de los 240 presos políticos que hay en Nicaragua”, aseveró Ramírez.

Antes de esto, el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, había pedido a los asistentes que mostraran su apoyo a Ramírez tras la orden de arresto y el secuestro de su última novela Tongolele no sabía bailar (Alfaguara) a cargo del régimen de Ortega.

“Todos los candidatos presidenciales en Nicaragua han sido enviados a la cárcel históricamente por los dictadores. Esto sería demasiado exagerado hasta para un novelista”, sostuvo Ramírez, exvicepresidente de Nicaragua durante el primer gobierno sandinista.

En este contexto, el autor trata en la novela censurada “la mezcla entre caudillismo e institucionalidad que aún no se ha resuelto en el siglo XXI en América Latina”. Ramírez considera que a 200 años de la emancipación de Nicaragua, “la independencia fue sustituida por el mal del autoritarismo”.

El escritor nicaragüense con nacionalidad española se mostró de buen ánimo e incluso bromeó acerca del oficio de novelista en su país de origen.

“Siempre me he preguntado cómo es ser un escritor sueco o finlandés, donde hay tanta apacibilidad política. En Holanda, el primer ministro va al trabajo en bicicleta, esto en Nicaragua es surrealismo. Cuando Ortega sale a la calle lleva un convoy de helicópteros y cuarenta o cincuenta vehículos”, dijo.

A su turno, Vargas Llosa denunció el “atropello absolutamente escandaloso” que ha sufrido Ramírez y dijo que se ha librado por poco de estar en la cárcel junto con otros opositores de la “pareja siniestra”, en referencia a Ortega y su esposa.

Naciones Unidas.

En tanto, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, urgió ayer lunes al régimen de Nicaragua que cese la persecución contra la oposición, la prensa y la sociedad civil, en aumento a medida que se acercan las elecciones del 7 de noviembre.

Bachelet señaló en la 48ª sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra que “se han intensificado los ataques a la libertad de expresión”, lo que ha llevado a que varios periodistas salieran de Nicaragua “para buscar protección”.

“Mi oficina ha documentado 12 casos, mientras que fuentes de la sociedad civil tienen contabilizados más de 30”, precisó.

Ortega, de 75 años y en el poder desde 2007, se postula en noviembre para un cuarto mandato sucesivo sin rivales que pongan en riesgo su propósito. Un total de 36 opositores y críticos del gobierno han sido detenidos entre junio y agosto, entre ellos siete aspirantes a la presidencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados