ISRAEL

Netanyahu pone rumbo a nuevas elecciones, pero muy debilitado

Analistas israelíes dicen que podría ser su “principio del fin”.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, saluda a Jared Kushner, el yerno de Trump. Foto: Reuters
Netanyahu recibió ayer a Kurhner, el yerno de Trump. Foto: Reuters

La imagen de solidez del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, se debilitó tras fracasar en formar gobierno, y verse forzado a disolver el Parlamento para ir a nuevos comicios, un escenario que se produce por primera vez en la historia del país. Estas elecciones se realizarán el próximo 17 de septiembre.

Netanyahu tuvo el miércoles “su peor noche de los últimos 13 años”, desde que perdió las elecciones en 2006, escribió en el diario Haaretz el analista Anshel Pfeffer, quien agrega que el primer ministro apareció “poco preparado, furioso y sin guión”.

Sin embargo, con la disolución del Parlamento Netanyahu evitó que el presidente Reuvén Rivlin asignara la tarea de formar gobierno a otro líder opositor que le pudiera hacer sombra.

El primer ministro “ha tomado un gran riesgo al llevar el país a nuevas elecciones”, dijo a EFE el analista israelí Ofer Kenig, quien asegura que su partido, el derechista Likud, “figurará en posiciones altas en las encuestas”, aunque podría perder escaños.

La disolución del Parlamento se produjo apenas un mes después de haberse constituido tras las legislativas del 9 de abril.

El plan de Netanyahu para formar gobierno descarriló por el viejo antagonismo entre laicos nacionalistas y ultraortodoxos en torno a la exención del servicio militar que beneficia a decenas de miles de estudiantes de escuelas talmúdicas.

Avigdor Lieberman, jefe del partido nacionalista y laico Israel Nuestra Casa, pedía que se votase una ley que propuso como ministro de Defensa para anular la exención de los ultraortodoxos del servicio militar. Lieberman impidió un acuerdo al negarse a renunciar a esta demanda, lo que bastó para que los cinco escaños de su partido acabaran con los esfuerzos del primer ministro.

“Netanyahu es una persona muy fuerte. No es alguien que se rinda tan fácilmente, pero definitivamente esto podría marcar el posible comienzo del fin”, dijo el politólogo de la Universidad Hebrea Abraham Diskin. “Va a luchar. Pero definitivamente no es tan fuerte como lo era en el pasado”, agregó.

El primer ministro recibió ayer jueves a una delegación de Estados Unidos encabezada por el asesor y yerno del presidente Donald Trump, Jared Kushner. “Tuvimos un pequeño suceso anoche”, dijo Netanyahu a Kushner, refiriéndose a la disolución de la Knéset (Parlamento israelí).

Netanyahu remarcó que esto no lo “va a detener”, y destacó que Israel seguirá trabajando con Estados Unidos para concretar el foro de Baréin de finales de junio, donde se espera que los estadounidenses revelen la parte económica de su propuesta de paz para el conflicto palestino-israelí. Valoró además “los esfuerzos comunes” de Israel con Estados Unidos para conseguir “prosperidad, seguridad y paz”, y elogió las acciones estadounidenses “para integrar alianzas en esta región contra los desafíos comunes”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)