El bloque opositor de izquierda y centro es también fuerte

Netanyahu logró conformar su nuevo gobierno

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, aseguró ayer la mayoría necesaria de los grupos con representación en el próximo Parlamento y aguarda la probable designación para formar Gobierno del presidente, Reuven Rivlin.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El primer ministro Benjamin Netanyahu y su hijo Yair

Netanyahu, que ya había logrado el apoyo de 51 diputados, obtuvo ayer el respaldo del partido de centroderecha Kulanu y el ultranacionalista Israel Beitenu, que le permitirán sumar más de la mitad de los 120 escaños del Parlamento israelí (Knéset). El jefe del Estado israelí concluyó ayer su última jornada de contactos con los diez partidos que obtuvieron representación parlamentaria en las elecciones legislativas del pasado martes 17, de los que ha escuchado sus recomendaciones antes de encargar la formación del próximo Ejecutivo.

El conservador Likud, que lidera Netanyahu, se hizo con 30 diputados, situándose en primer lugar y seis escaños por encima de la segunda plataforma en liza, el Campo Sionista, que encabeza el dirigente laborista Isaac Herzog.

Aunque su victoria electoral y el peso de los partidos afines a las políticas de Netanyahu hacían presumible que volviera a revalidar el cargo por tercera ocasión consecutiva y cuarta en la historia de Israel, recién ayer tuvo la confirmación.

Esta se ha hecho factible ayer con los apoyos de Kulanu y de Israel Beitenu a la candidatura de Netanyahu, superando así la barrera de 61 escaños.

"Aceptamos la decisión del pueblo. El pueblo ha decidido que sea Netanyahu el que forme Gobierno por lo que recomendamos entregarle a él el mandato", dijo Moshe Kahlon, líder de Kulanu, en la reunión con Rivlin en Jerusalén.

Escindido hace dos años del Likud, Kahlón creó una alianza de centroderecha para defender las políticas sociales, con la que entra al gobierno como segunda fuerza política y aspira ser ministro de Finanzas. EFE

Expresó sus disculpas a los árabes.

Tras las duras críticas recibidas por parte de EEUU, así como de grupos políticos en su país, Benjamin Netanyahu, pidió disculpas por sus comentarios sobre el voto de los árabes. "Sé que las cosas que he dicho hace algunos días han herido a algunos ciudadanos y han herido a los árabes de Israel. No tuve intención de hacerlo", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados