Rajoy en su laberinto

Con la negativa del PSOE, Rajoy podría quedar aislado

Las posibilidades del líder del PP de renovar su mandato son más remotas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El socialista Pedro Sánchez anunció a Rajoy que no votará su investudura. Foto: Reuters

El líder socialista, Pedro Sánchez, confirmó en La Moncloa ayer al presidente español en funciones, Mariano Rajoy, que votará en contra de su investidura.

Tras la reunión, Sánchez relató a la prensa que "le dije que las posibilidades de acuerdo son nulas. El mandato claro de los españoles en las urnas fue un no rotundo a Rajoy y a sus políticas".

Sánchez llamó a "respetar los tiempos. Hoy es la responsabilidad de Rajoy de intentar formar gobierno", y en caso de que el presidente no lo consiga, él lo intentaría. Sin embargo, la opción que podría intentar Sánchez, un pacto con Podemos, choca con la pretensión del partido —surgido de los "indignados"—, de celebrar un referéndum en Cataluña, algo a lo que los socialistas se oponen.

De las elecciones del domingo no salió alguna mayoría: Rajoy ganó con 123 diputados, lejos de la mayoría absoluta, fijada en 176, tras el que se situó el partido socialista (PSOE) de Sánchez, con 90 diputados.

El tercer partido fue Podemos, con 69 diputados, y el cuarto, el centrista Ciudadanos, con 40. Sánchez dijo, además, que celebrar otras elecciones ante la imposibilidad de formar gobierno "es la última opción para el PSOE".

Rajoy comenzó ayer mismo una ronda de contactos con Sánchez en busca de apoyos para ser investido presidente.

Tras la reunión, que fue breve, Rajoy escribió en su cuenta de Twitter: "Apuesto por el diálogo para formar un gobierno estable que dé certidumbre a los españoles".

Después, el dirigente del PP, Fernando Martínez Maillo, declaró que "nos hemos encontrado a un Pedro Sánchez que venía con el no por delante y esa es una actitud inicial no muy positiva, ni la mejor opción para formar gobierno".

Maillo afirmó no obstante que "estamos dispuestos a seguir hablando y dialogando con el PSOE y con el resto de fuerzas políticas para seguir intentando formar gobierno".

Más complicado.

El rechazo socialista de ayer a Rajoy hace casi inviable su reelección como presidente del Gobierno español y también que su partido (PP, centroderecha) consiga los apoyos necesarios para formar un nuevo Ejecutivo.

En las elecciones del domingo, el PP logró 123 escaños, frente a los 90 de los socialistas (PSOE), 69 de Podemos y 40 de Ciudadanos, en un Congreso formado por 350 diputados, en el que la mayoría absoluta está fijada en 176 y el resto de escaños lo ocupan fuerzas nacionalistas y minoritarias de izquierda. Aunque Rajoy se siente legitimado para formar Gobierno como grupo mayoritario, los socialistas creen que las urnas castigaron a su partido con 3,6 millones menos de votos (y 63 escaños de diferencia) respecto a los comicios de 2011.

Según el PSOE, el Parlamento tiene ahora una mayoría de fuerzas progresistas que el nuevo gobierno debe reflejar.

Por eso, el líder socialista, Pedro Sánchez dijo ayer que su partido explorará "todas las opciones" para que España cuente con un Gobierno de cambio sin tener que llegar a convocar nuevas elecciones, un temor que se impone debido a la falta de consenso entre los partidos.

En este sentido, Sánchez pidió que el nuevo Congreso refleje la "pluralidad" de las urnas y solicitó a Rajoy que sea un socialista el que presida la Cámara, cuyo principal órgano de gobierno será elegido el próximo 13 de enero. Está previsto que el Parlamento español se constituya ese día y luego, el rey Felipe VI llamará a los dirigentes políticos para proponer un candidato a jefe del Ejecutivo.

The New York Times pide revisar la austeridad.


Los resultados de las elecciones en España suponen un "terremoto político" en el país y deberían obligar a la Unión Europea (UE), entre otros, a revisar las políticas de austeridad, opinó ayer el diario estadounidense The New York Times. Según un editorial del periódico, los comicios del pasado domingo suponen una nueva prueba, tras Grecia y Portugal, de que "los votantes en el sur de Europa están cansados de la austeridad y perdiendo la fe en los partidos establecidos", señaló el periódico.

Podemos propone que una figura independiente asuma el gobierno.


"Si a Pedro Sánchez no le dejan intentar ser presidente, porque quizá no esté siquiera en condiciones de ser el líder de su partido, tal vez sea el momento de que una figura independiente de prestigio asuma dar los pasos necesarios para intentar que en España deje de gobernar el Partido Popular y pongamos fin al tiempo de la corrupción y la desigualdad", asegura el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en una entrada de su blog personal titulada "A Pedro no le dejan". El líder de Podemos inició el lunes su ronda de contactos. Envió mensajes al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, al propio Sánchez y al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. Con Rajoy y Sánchez quedó emplazado en hablar en estos días. Iglesias también inició contactos con grupos minoritrios en busca de posibles acuerdos para la próxima legislatura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)