NARCOTRÁFICO EN ARGENTINA

El narco que se borró las huellas dactilares

Tras tres años de estar prófugo, detienen en Paraguay al presunto autor intelectual del triple crimen.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Utilizó cédula de identidad de ciudadano paraguayo fallecido hace 13 años. Foto: Reuters

Uno de los narcotraficantes más buscados por Argentina en los últimos años fue detenido ayer: Ibar Pérez Corradi fue caputurado en la ciudad brasileña de Foz de Iguazú, fronteriza con Paraguay, y fue enviado a Asunción, donde quedará custodiado por la Policía Nacional, informó la fiscal encargada del caso, Sandra Quiñónez. Se espera que en las próximas horas sea extraditado a Argentina.

"Está a 20 minutos de llegar a Asunción y quedará aquí en la Comisaría", dijo Quiñónez.

Prófugo desde hace tres años, Pérez Corradi está condenado por la Justicia argentina como autor intelectual del triple crimen contra Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina en 2008, relacionado con el tráfico de efedrina (un precursor químico para elaborar otras drogas sintéticas).

A comienzos de junio, el ministro del Interior paraguayo, Francisco de Vargas, y la ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, mantuvieron un encuentro en el que ratificaron la cooperación bilateral en la búsqueda de Pérez Corradi, a quien se situaba en Paraguay.

En esas fechas, también se abrió en Paraguay una causa contra policías nacionales del Departamento de Identificaciones, para la investigación de la presunta entrega a Pérez Corradi de una cédula de identidad y un pasaporte originales en los cuales figuraba la información de un ciudadano paraguayo fallecido hace más de 13 años.

Hasta ahora hay dos policías procesados por "supuesta comisión de los hechos punibles de producción de documentos no auténticos, producción inmediata de documentos de contenido falso y cohecho pasivo agravado".

"Pérez Corradi tendría sus huellas dactilares borradas. Esto está sujeto a confirmación", afirmó el ministro de Interior de Paraguay, Francisco Vargas. Horas más tarde, la ministra argentina Bullrich informó que el narcotraficante pagó 50 mil dólares para borrarse las huellas dactilares.

¿Quién es?

Pérez Corradi fue en 2011 procesado con prisión preventiva por el juez federal Norberto Oyarbide por una megacausa de la mafia de los medicamentos.

En 2012, el fiscal Bidone pidió su captura y se llevó a cabo un allanamiento en la vivienda de su madre. No lo encontraron. Se había fugado.

Según señala el diario Perfil, era uno de los principales proveedores de efedrina a los mexicanos. Sus socios en este negocio eran Bina y Forza, quienes eran los que tenían la droguería que preparaba esta sustancia.

De repente, Pérez Corradi se da cuenta que sus socios se estaban quedando con todo el negocio, por lo que decide ir a matarlos. Además, estaba enemistado con Forza porque supuestamente no le había pagado lo que le debía.

Este episodio ha acaparado la atención pública en Argentina porque también se ha llegado a las esferas más altas de la política. Forza, a través de su empresa Sea Camp S.A., aportó 200.000 pesos argentinos (unos 13.000 dólares al valor de hoy) a la campaña electoral de Cristina Fernández de Kirchner en 2007. Además, en el triple crimen está vinculado Aníbal Fernández, exjefe de Gabinete del kirchnerismo. Según dos acusados del crimen, el exjerarca K ordenó matar a los tres individuos.

Tras la fuga y la recaptura entre diciembre de 2015 y enero de 2016 de los hermanos Martín y Christian Lanatta, y de Víctor Schillaci —condenados por participar del triple crimen relacionado con el tráfico de efedrina—, el nombre de Pérez Corradi volvió al centro de la investigación.

Ante la falta de novedades sobre el paradero del prófugo, a principios de este año la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, ordenó elevar a 2 millones de pesos argentinos (138.000 dólares) la recompensa para dar con Pérez Corradi.

Durante los años que estuvo con paradero desconocido, el prófugo más buscado del país siguió vinculado al tráfico de efedrina. Se sospechaba que estaba refugiado en Ciudad del Este, Paraguay, y que volvía al país con otra identidad a través de la región de la Triple Frontera. A principios de junio, Pérez Corradi tenía pedidos de captura dictados por tribunales de los Estados Unidos y de la Argentina. Pero el 9 de este mes, una fiscal de Asunción solicitó su captura por la compra de una cédula de identidad a nombre de una persona muerta.

Investigación.

Los abogados argentinos de Ibar Pérez Corradi aseguraron que su defendido irá a Argentina "a defenderse y a dar explicaciones", y agregaron que "puede involucrar y desvincular a gente" vinculada al tráfico de la efedrina.

En declaraciones a C5N, el abogado Carlos Broitman dijo que su cliente "es un blanco para que lo asesinen".

Aseguró que "Pérez Corradi no es el autor del triple crimen". Consultado sobre si con sus declaraciones puede llegar a complicar a exfuncionarios dijo: "Puede involucrar a gente y puede desvincular a gente".

"La detención puede apuntar a más políticos".

La legisladora porteña por Confianza Pública, Graciela Ocaña, denunciante en la causa de la efedrina, aseguró ayer que "es muy importante la declaración de Ibar Pérez Corradi, ya que puede apuntar a las cabezas políticas que protegieron y ampararon la venta de droga por más de 500 millones de dólares, y llegar más allá de los exsecretarios de Néstor y Cristina Kirchner". "Durante todos estos años, con la protección del kirchnerismo y de la Policía paraguaya, se dedicó al tráfico de drogas entre Perú, Paraguay, Brasil y Argentina".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados