ARGENTINA

Narco acusado de ser un protegido K

Pérez Corradi se declaró inocente y dijo que exagentes de Inteligencia quieren matarlo

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pérez Corradi pagó US$ 50.000 para borrarse las huellas dactilares. Foto: AFP

El argentino Ibár Pérez Corradi, acusado de homicidio y narcotráfico en su país, detenido el domingo en la triple frontera entre Brasil, Argentina y Paraguay se declaró inocente en su primera presentación ante la justicia paraguaya ayer. El abogado de la familia de una de las víctimas dijo que ha gozado de protección durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

El acusado pidió al mismo tiempo protección física para él y su familia.

"No soy autor intelectual del crimen. Yo soy uno de los mayores damnificados de ese crimen", exclamó Pérez Corradi en declaraciones a periodistas tras comparecer ante la fiscal Sandra Quiñonez.

Prófugo desde 2012, el más buscado de la región en todos estos años, el sospechoso está acusado de ser el autor intelectual de los homicidios de los argentinos Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina en 2008. Se sabe que Pérez Corradi fue socio de estas personas asesinadas en el tráfico ilegal de la efedrina (un compuesto para realizar otras drogas sintéticas). Un hecho —presumiblemente una deuda de dinero que tenía Forza con él— lo llevó a matarlo.

De 38 años, alias "Chiquito", "Peludo" o "Pelado", Pérez Corradi, un exempleado bancario y luego empresario farmacéutico, es señalado por expertos antidrogas como uno de los principales proveedores internacionales de efedrina con destino a Estados Unidos.

"Me quisieron sacar de escena como sea. Son personas poderosas que me quisieron sacar de en medio".

"La justicia argentina me trató mal, presionada por cuestiones políticas", expresó Corradi al justificar su paso a la clandestinidad y su radicación en Paraguay donde formó una nueva pareja con la que es padre de un hijo.

Hoy deberá comparecer ante el juez paraguayo Oscar Delgado para el trámite de imposición de medidas.

"Pedimos seguridad para él y para su mujer (paraguaya), Gladys Delgado al igual que para su ex mujer y sus hijos argentinos", dijo su abogado paraguayo Carlos Rodríguez Brun.

Su abogado argentino Carlos Breigmar dijo que su cliente se allanará al pedido de extradición presentado por la justicia argentina pero remarcó que la defensa exigirá en todo momento seguridad para él y su familia.

"Ex agentes de la inteligencia argentina quieren matarme", remarcó Pérez Corradi en declaraciones a periodistas.

El defensor agradeció las garantías que ofrecieron las autoridades paraguayas.

En cuanto a un posible pedido de extradición desde Estados Unidos, el abogado dijo que cualquier pedido estará supeditado a la causa que ya tiene en Argentina. Al respecto, Pérez tildó de "ilegal y extemporánea" una solicitud que pudiera implicar la justicia norteamericana, al tiempo que negó cualquier vinculación con el famoso narcotraficante mexicano Chapo Guzmán.

Protegido K.

Alejandro Sánchez Kalbermatten, abogado de la familia de Leopoldo Bina, una de las víctimas del triple crimen, afirmó ayer que Pérez Corradi "tuvo protección" del gobierno de Cristina Kirchner porque "no lo buscaban".

"Se acreditó que (el exsecretario de Seguridad Sergio) Berni tenía el dato (del paradero del prófugo) y no lo había puesto en movimiento", dijo Sánchez.

"Las autoridades nuevas lo encontraron en el lugar donde dijimos que estaba", agregó el abogado.

Exjerarca K: "No sabía nada".

El ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández, acusado de ordenar el triple crimen, habló ayer sobre la detención de Ibar Pérez Corradi. El ex funcionario kirchnerista salió al cruce de los dichos de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich , quien lo vinculó con el tráfico de la efedrina. "No lo conozco ni lo sentí nombrar", manifestó el exjefe de Gabinete de Cristina Fernández.

PAREJA DE PÉREZ CORRADI.

"Lo conozco como otra persona".

Gladys Delgado Brítez, pareja de Ibar Pérez Corradi, aseguró ayer desconocer que el detenido tenga esa identidad y expresó que "casi" nunca le contó de su vida anterior, vinculada al narcotráfico, y que incluso le negó que sea argentino.

La mujer de 24 años, de nacionalidad paraguaya, dijo conocer a su pareja como José Luis Fernández, y que durante la relación, de la que tienen dos hijos, "no traficaba ni nada parecido".

"Él es mi marido y no sé si es Pérez Corradi. Yo no lo conozco como Pérez Corradi, lo conozco como otra persona", expresó la joven.

Gladys aseguró que el detenido le "negó que sea argentino, dijo que era paraguayo; y de su vida privada casi nunca me contó, sólo me dijo que es hijo único, que no tiene hijos, familia, nada; es muy cerrado".

"Si él es o no es, yo no sé de esas cosas. Si hace una cosa o no, es una cosa de él", tomó distancia la mujer, quien sin embargo confesó que, al ver las imágenes de Pérez Corradi años atrás, cuando se difundió en la TV paraguaya su actuación en el narcotráfico, padeció "ataques de pánico" y debió ser internada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)