PRESA POR HOMICIDIO

Nahir desde la cárcel: "A ningún hombre lo han tratado mediáticamente como a mí"

La joven que mató a su novio a fines de 2017 dio una entrevista desde la prisión.

Nahir Galarza. Foto: vía La Nación | GDA
Nahir Galarza. Foto: vía La Nación | GDA

La joven Nahir Galarza, condenada a prisión perpetua por haber matado a su novio Fernando Pastorizzo a fines de 2017, dio una entrevista desde la cárcel en la que afirmó que "a ningún hombre lo han tratado mediáticamente como a mí".

Entrevistada por el cronista policial Rodolfo Palacios para Infobae, la joven de 20 años contó que en la cárcel tiene "varios cuadernos escritos" con los que pasa el tiempo y que días atrás había redactado un cuento, pero no quería mostrárselo a nadie porque "todo lo que haga yo, aunque sea bueno, van a decir que es malo, monstruoso, escrito por el diablo con forma de mujer".

También relató que en el penal de Paraná donde se encuentra desde que fue condenada, está "mucho mejor" que en la comisaría de Gualeguaychú donde la detuvieron en un principio, porque allí "estaba sola, todo el día encerrada, no salía ni cinco minutos al patio", mientras que ahora "es mejor porque tengo compañeras, alguien con quien hablar, hay un poco de libertad y tenemos más actividades y cosas", lo que es "importante para evitar los malos pensamientos".

Según Nahir, su situación "no viene de ese año o ese día" en que mató a su novio, sino "de años anteriores desde mucho tiempo".

"Aturdida".

Sobre el homicidio de Pastorizzo, la joven dijo que "ese día que busco olvidar terminó muriendo una persona joven", lo  que la hace sentirse "mal". "Reviví todo, con todo me refiero del hecho para atrás y hasta ese día, lo que me acordaba, porque sinceramente había cosas que no me acuerdo. Declaré en el juicio porque lo tenía que hacer, dar una explicación, me pareció que tenía que desprenderme de todo eso".

También señaló que sentía "nervios" en el juicio debido a la notoriedad que cobró el caso. "Cuando terminé de declarar salí y fui a ver a mis padres, lloré lo que tenía que llorar y ya está, dije, nunca más me quiero acordar esto, y me desprendí, no quiero volver al pasado", afirmó.

Galarza, que en su declaración ante la justicia afirmó estar "aturdida", con "la mente en blanco" y "apagada" en el momento del asesinato de Pastorizzo, también afirmó que fue víctima de violencia de género y que su novio, la misma noche de los hechos le había apuntado y la había amenazado con el arma del padre de Nahir, la que luego la joven utilizó.

Durante la entrevista con Palacios, la joven dijo que "todo pasa por algo" y que "si no estuviera acá, en la cárcel, estaría en un lugar peor". "Que no sería la vida", replicó el periodista. "No", respondió Nahir.

El caso público.

Consultada sobre las críticas porque sonríe en algunas declaraciones que realizó, afirmó que lo hace "de nervios", aunque siente que tiene "prohibido sonreír en público".

Sorbe el tratamiento público del caso, Galarza se molestó porque "todo el mundo compraba lo que le vendían y no les importaba nada". "Nadie sabe lo que pasó, lo que sufrí estos meses y los años anteriores, nadie me conoce realmente ni sabe lo que tuve que pasar. Además de asimilar lo que me estaba pasando en ese momento, tenía que afrontar un juicio, una condena social, mediática y además todo lo que me venía pasando años anteriores", cuestionó.

"No era que solo estaba en una causa y listo. Además tuve problemas con mi peso, estuve dos años haciendo dieta para poder engordar, no podía, no sabía qué pasaba. No sé, es como que tenía ganas de que me tragara la tierra. Me estaba pasando todo junto, y nada me salía bien, nada nuevo, nada bueno", relató la joven. En este sentido, afirmó que "me hicieron un objeto. No se hablaba de mí como una persona, sí como un producto que se vendía. Muchas cosas que todavía no puedo creer que se hayan dicho. Mentiras, y yo estaba encerrada y no podía desmentir nada, me parece que fue toda una mentira para vender".

Nahir se mostró molesta porque "anteriormente y hasta ahora, después del juicio, siguen habiendo casos como el mío. Sin embargo nadie le da importancia como me la dieron a mí". "Hay muchos hombres que todos los días matan mujeres y sin embargo esos hombres no sabemos siquiera cómo se llaman, o no nos acordamos, se dice por arriba. A ningún hombre lo han tratado mediáticamente o socialmente como me trataron a mí", afirmó y añadió que "hasta acá adentro (en el penal de Paraná) hay chicas con la misma causa o con la carátula como la mía, y sin embargo yo nunca supe de ellas, nunca se escuchó hablar de esos nombres ni nada".

Taparse la cara.

Galarza dijo al periodista de Infobae que durante los traslados para declarar en el juicio "me tapaba la cara porque en base a cualquier gesto que yo hacía ya lo sacaban de contexto u hacían todo un análisis, entonces por eso me tapaba la cara y todo el tiempo me tenía que estar cuidando de cualquier cosa porque lo interpretaban para mal".

En este sentido, relató que "el último día creo que el veredicto ya estaba decidido, sabía que iba a ser así, que me estaban esperando, que iban a ver mi gesto cuando me dieran la condena", por lo que "para evitar eso, decidí no ir". "Toda la sociedad pedía cadena perpetua y yo sabía que me la iban a dar", expresó.

Sobre los momentos previos al asesinato de su novio, Nahir dijo que ese año "no existió ni un día que no estuviera triste". "Estaba muy angustiada, no vivía, me la pasaba encerrada, no hablaba con nadie, no podía…ni siquiera podía ir a yoga. Era otra persona, como un ente", explicó.

En la cárcel, sin amigas.

Nahir Galarza contó que en la prisión participa de un taller literario, que es "el único al que puedo ir porque está en un pabellón de seguridad y no se me permite juntarme con las demás internas".

Además, dijo que le gustaría convertirse en escritora, aunque el año que viene quiere retomar la carrera de abogacía. "En el poema vuelco más mis emociones. En el cuento puedo jugar un poco más. Al escribir me gusta que el lector interprete lo que está leyendo como quiera. No me gusta poner que quede todo fijo, sino dar oportunidad de que el otro interprete como quiera y a su manera", contó.

Sobre sus amistades, Galarza reveló que "me quedó solo una", que continúa llamándola y visitándola en el penal: "Tenía dos mejores amigas desde que tengo doce años, mucho tiempo, y una de ellas se borró, me defraudó un montón, pero bueno. Cada persona decide qué hacer y a quién tener de amigo. Por eso no guardo rencor ante nadie".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)