UNA RESOLUCIÓN POLÉMICA

Naciones Unidas exige a Israel terminar con los asentamientos

EE.UU. se abstuvo y no aplicó el poder de veto, pese al pedido de Trump.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: EFE

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas exigió a Israel que ponga fin a los asentamientos en territorio palestino, en una resolución adoptada después de que Estados Unidos no usara su derecho a veto contra su aliado más cercano en Medio Oriente.

En una acción poco usual Washington se abstuvo, permitiendo que la medida pasara con los votos a favor de los 14 miembros restantes del Consejo —entre los que está Uruguay— y hubo aplauso para celebrar la resolución.

El Consejo logró su objetivo, en la votación, pese a los esfuerzos de Israel y del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, de bloquear el texto de la resolución.

Trump no tardó en reaccionar y advirtió en Twitter que "las cosas serán diferentes en la ONU a partir del 20 de enero", día en que asumirá el poder.

El jueves, en un acto que fue considerado un paso por encima del actual gobierno, Trump había manifestado en Twitter que Estados Unidos debería utilizar su poder de veto para bloquear esa resolución.

Los comentarios del presidente electo constituyen su intervención más directa en la política exterior durante el periodo de transición.

Trump ya nombró como futuro embajador de Estados Unidos ante Israel a David Friedman, quien tiene una postura de apoyo a las colonias israelíes.

En el Consejo de Seguridad, la embajadora estadounidense Samantha Power, dijo que su país se abstuvo porque la expansión de las colonias israelíes pone en peligro la solución de dos Estados.

"El Consejo de Seguridad reafirmó su consenso establecido de que los asentamientos carecen de validez legal", sostuvo Power. "Estados Unidos ha estado enviando el mensaje, durante cinco décadas, de que los asentamientos deben parar pública y privadamente".

Dos estados.

A su vez, el secretario de Estado, John Kerry, explicó la abstención de su país al señalar que "aunque no estamos de acuerdo con todos los aspectos de esta resolución, condena correctamente la violencia, la incitación y los asentamientos y llama a las dos partes a dar pasos constructivos para revertir las tendencias y avanzar hacia la solución de los dos Estados".

El portavoz de la presidencia palestina, Nabil Abu Rudeina, aseguró de su lado desde Ramala que la resolución del Consejo de seguridad de la ONU supone "un gran golpe" para Israel, porque "se trata de una condena internacional unánime de la colonización y un claro apoyo a una solución de dos estados".

La ONU, que mantiene que las colonias son ilegales en base al derecho internacional, ha alertado en los últimos meses de que han proliferado las edificaciones.

Unos 430.000 israelíes viven actualmente en Cisjordania y otros 200.000 en Jerusalén Este, que según la posición de los palestinos debe ser la capital de su futuro país.

La resolución exige que "Israel cese inmediatamente y completamente los asentamientos en los territorios palestinos ocupados, incluido Jerusalén Este". Además, recalca que las colonias israelíes "no tienen validez legal" y "están poniendo en peligro la viabilidad de la solución de los dos Estados".

El embajador israelí ante la ONU, Danny Danon, reconoció que su gobierno esperaba que Estados Unidos vetara "esta vergonzosa resolución".

"No tengo dudas de que la nueva administración estadounidense y el próximo secretario general de la ONU (Antonio Guterres) marcarán el paso hacia una nueva era en la relación de la ONU con Israel", declaró.

Rechazo.

La reacción desde Israel no se hizo esperar y rechazó el texto de la resolución del Consejo.

"Israel rechaza esta resolución anti-israelí vergonzosa de Naciones Unidas y no la acatará", advirtió en un comunicado la oficina del primer ministro Benjamin Netanyahu.

"El gobierno de Obama no solamente falló para proteger a Israel contra esta conspiración en la ONU, sino que coludió con ella entre bastidores", añadió la nota. "Israel espera trabajar con el presidente electo Trump y con nuestros amigos en el Congreso, tanto republicanos como demócratas, para eliminar los efectos dañinos de esta resolución absurda".

Nueva Zelanda, Malasia, Senegal y Venezuela impulsaron la votación, después de que Egipto decidiera postergarla el jueves.

El presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, dio un paso atrás en su condena a las colonias, después de que Trump le llamara por teléfono, quien habló de la posibilidad de que Estados Unidos vetara el texto.

De acuerdo con la organización Security Council Report, Estados Unidos ha usado 30 veces su derecho a veto en votaciones sobre Israel y los palestinos. La última vez que se abstuvo fue en 2009 para exigir un cese al fuego en Gaza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados