estados unidos

"Soy musulmana, mujer, inmigrante y voté a Donald Trump"

La inusual votante explicó los motivos que la llevaron a elegir al controvertido candidato republicano que ganó las elecciones en Estados Unidos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Asra Q. Nomani. Foto: Captura

Asra Q. Nomani es una mujer que va contra todos los pronósticos, es aquella que entre otros generó que las encuestas especularan erróneamente sobre el ganador a la presidencia estadounidense, es esa que rompe los conceptos.

Nomani es periodista, vive en Estados Unidos pero es musulmana e inmigrante y en las pasadas elecciones votó por quién finalmente se consagró como ganador, Donald Trump, según informó elWashington Post y recogió La Nación.

En una entrevista explicópor qué eligió al candidato que fue acusado de xenofobia y machismo, entre otras cosas durante su campaña electoral.

"Yo no soy racista, ni chauvinista, ni intolerante, como se describe generalmente a los votantes de Trump. Yo era demócrata y ahora voté por Trump", indicó Nomani durante una entrevista.

"Apoyo las posiciones del partido Demócrata en torno al aborto y al matrimonio igualitario, pero soy una madre soltera que, con el sistema Obamacare, no puede pagar un seguro de salud", explicó.

"Vivía en West Virginia cuando era demócrata. Ahora vivo en el estado rural de Virginia, y todos los días puedo ver gente común, parte de la América rural, que la está pasando mal. Luchan para poder llegar a fin de mes. Y esto es después de ocho años de gobierno de Obama", expresó Nomani.

Por otra parte, la inusual votante agregó que "como musulmana, conozco y sufrí las consecuencias del extremismo islámico en carne propia. Y no me gustó para nada cómo Obama esquivó el tema de Estado Islámico".

"Creo que la retórica de Trump es exagerada, y en muchos aspectos no coincido con él, pero pienso que sus opiniones fueron tergiversadas y demonizadas por los gobierno de Qatar y Arabia Saudita, sus conglomerados mediáticos, el canal Al Jazeera, y todas sus ramificaciones mediáticas en Occidente", opinó.

"Así, se desvía el tema importante: combatir el tipo de islamismo que realiza baños de sangre, desde los pisos del hotel Taj Mahal en Bombai hasta la pista de baile del boliche Pulse en Florida".

Finalmente, Nomani indicó que"no tengo absolutamente ningún miedo de vivir, siendo musulmana, en el Estados Unidos de Trump. El sistema institucional americano hará que su retórica exagerada no se pueda imponer fácilmente. Por otro lado, sí me daría mas miedo vivir en el Estados Unidos de Clinton, con la influencia que las teocracias musulmanas de Qatar y Arabia Saudita tienen en ella. Estas dictaduras no son ningún ejemplo de progresismo", opinó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados