VEA EL VIDEO

El mundo musulmán se prepara para su mayor festividad

Cientos de miles de peregrinos realizan estos días en La Meca el rito del Tawaf: siete vueltas en torno al lugar del Islam hacia el que rezan todos los creyentes del mundo.

Cientos de miles de fieles de todo el mundo comenzarán hoy los ritos de la peregrinación, o "hach", a la ciudad santa saudí de La Meca, marcada este año por la tragedia que hace diez días acabó con la vida de un centenar e hirió a otros cientos de devotos dentro de la Gran Mezquita de esa urbe.

Los peregrinos, vestidos con un atuendo blanco sin costuras, se preparaban para trasladarse a la zona de Mina, a unos diez kilómetros al este de La Meca, donde pasarán mañana martes el día de "Al Taruia", dedicado al recogimiento, al rezo y a la meditación.
Esa jornada será seguida, el próximo miércoles, por el más importante rito de la peregrinación, en el que los fieles subirán por la falda del monte Arafat, donde la tradición reza que el profeta Mahoma pronunció su último sermón.

Allí permanecerán hasta la puesta de sol antes de dirigirse a la localidad vecina de Muzdalifa, donde pasarán la noche.
En Muzdalifa recogerán guijarros para lapidar tres columnas que simbolizan las tentaciones del diablo durante el tercer día de la peregrinación, el jueves.

Después habrán de completar las vueltas a la Kaaba -ubicada en el centro de la Gran Mezquita de La Meca- una pequeña construcción en forma de cubo, cubierta por una tela negra y dorada, en la que se encuentra la piedra negra que los musulmanes consideran un pedazo del paraíso.

Cumplidos los rituales, los fieles se cortarán el pelo y las uñas y degollarán a un cordero, marcando el comienzo de la fiesta del Sacrificio (Aid al-Adha), una de las principales festividades islámicas.
En los tres días que siguen a la citada fiesta, los peregrinos deberán cumplir la segunda fase de la lapidación del diablo en Mina y dar siete vueltas más como despedida a la Kaaba.

Por su parte, las autoridades saudíes han adoptado nuevas medidas para que no se repitan tragedias como la caída de la grúa en la Gran Mezquita de La Meca, y también para evitar cualquier acción que altere la seguridad.

Perigrinación a la Meca. Foto  :AFP
Perigrinación a la Meca. Foto :AFP


Después habrán de completar las vueltas a la Kaaba -ubicada en el centro de la Gran Mezquita de La Meca- una pequeña construcción en forma de cubo, cubierta por una tela negra y dorada, en la que se encuentra la piedra negra que los musulmanes consideran un pedazo del paraíso.

Cumplidos los rituales, los fieles se cortarán el pelo y las uñas y degollarán a un cordero, marcando el comienzo de la fiesta del Sacrificio (Aid al-Adha), una de las principales festividades islámicas.
En los tres días que siguen a la citada fiesta, los peregrinos deberán cumplir la segunda fase de la lapidación del diablo en Mina y dar siete vueltas más como despedida a la Kaaba.

Por su parte, las autoridades saudíes han adoptado nuevas medidas para que no se repitan tragedias como la caída de la grúa en la Gran Mezquita de La Meca, y también para evitar cualquier acción que altere la seguridad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados