PANDEMIA

El mundo es arrasado por el coronavirus que ya dejó casi 600.000 muertos

El número de infectados en todo el mundo supera los 14 millones, cuatro veces la población de Uruguay y van casi 600.000 muertos.

Una mujer con tapaboca en Barcelona (España). Foto: AFP.
Una habitante de Barcelona, con tapabocas, camina por la zona de La Barceloneta, ayer sábado. Hay un sentimiento de desolación entre los ciudadanos. Foto: AFP.

La pandemia del COVID-19 sigue arrasando al mundo, superando los 14 millones de infectados -la cifra es cuatro veces la población de Uruguay- con casi 600.000 muertos, y aún golpea con fuerza en toda América, desde Estados Unidos y Canadá hasta Argentina. La grave situación obliga a retroceder en medidas de apertura en algunos países como ocurre en zonas de España.

Las calles de Barcelona, segunda ciudad de España, amanecieron ayer sábado más vacías y con un sentimiento de desolación entre los ciudadanos, llamados a quedarse en casa debido al aumento de los casos de coronavirus, mientras la pandemia parece haber tocado techo en países muy castigados como Brasil.

El aumento de los contagios en los últimos días en la región de Barcelona hizo que las autoridades instaran a sus habitantes a quedarse en casa. Por ahora es una recomendación, pero podría ser la antesala de medidas más estrictas.

“Necesito el turismo como el aire que respiro, pero también necesito salud para poder vivir”, opinaba Joan López, que regenta un quiosco frente a la Sagrada Familia, uno de los lugares más visitados de la ciudad.

Frente a la monumental obra de Antoni Gaudí este sábado había pocos turistas, algunos de ellos ni siquiera se habían enterado de las restricciones anunciadas la víspera.

“Hay poca gente en la calle, pero no sabíamos nada (de las restricciones). Creo que mantendremos nuestro programa y seguiremos visitando la ciudad y la playa”, dice la turista checa Karolina Kapounova, de 23 años.

Sin embargo, frente a la fachada principal del templo no había ni rastro de los numerosos vendedores ambulantes o guías turísticos.

“Creo que todos tenemos que ser responsables, pero también necesitas salir a tomar el aire, con precauciones”, decía Olga Torres, en una terraza cercana.

Las autoridades catalanas también prohibieron las reuniones de más de diez personas, se redujo el aforo de bares y se cerrarán teatros, cines y otros lugares de ocio. Todos los anuncios fueron ratificados por un juez.

Coronavirus en Alemania. Foto: Reuters
Coronavirus en Alemania. Foto: Reuters

Expectativa.

España, uno de los países más afectados por la pandemia con más de 28.400 fallecidos, impuso a mediados de marzo un severo confinamiento, pero desde que se levantaron las restricciones, el 21 de junio, se vive una aceleración de los contagios y hay actualmente más de 150 focos activos en el país, fundamentalmente en Cataluña y en la vecina Aragón.

El primer ministro de Francia, Jean Castex, dijo ayer sábado que siguen con atención la situación en España y que no se descarta un nuevo cierre de sus fronteras con ese país.

Después de haber lanzado mensajes fluctuantes sobre la fecha de aplicación, el gobierno Francia impondrá la obligación de llevar mascarilla en todos los espacios cerrados de acceso público a partir de mañana lunes. El ministro de Sanidad, Olivier Véran, oficializó ayer sábado la entrada en aplicación de esta medida en un mensaje en su cuenta de Twitter en la que precisó que eso afectará a los comercios, a los centros que reciben público, así como los mercados cubiertos o los bancos. Véran insistió en que las medidas de protección “siguen siendo esenciales para luchar eficazmente contra el virus” y afirmó que las autoridades trabajan para erradicarlo donde circula facilitando el acceso a los test, con más centros para hacerse las pruebas o limitando las concentraciones de personas.

En total esta pandemia se ha cobrado 596.742 vidas en todo el mundo desde el pasado diciembre y ha habido más de 14 millones de personas contagiadas, oficialmente, de acuerdo con un recuento de la AFP realizado ayer sábado a partir de cifras oficiales.

Pero los números reales podrían ser muy superiores, debido a la imposibilidad de realizar test de diagnóstico masivos en todo el mundo y a que los países usan diferentes métodos para realizar sus balances.

El viernes y por tercer día consecutivo Estados Unidos registró un aumento récord de infectados: 77.638 en 24 horas. El país, el más enlutado del mundo por el COVID-19, ya registra 3,64 millones de enfermos y casi 140.000 muertos.

Adverso.

En Brasil, el más afectado de América Latina con 2,04 millones de casos y casi 78.000 fallecidos, la evolución de la pandemia entró en una “meseta”, según un alto funcionario de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Hay una meseta. Brasil tiene ahora la oportunidad de frenar la enfermedad, suprimir la transmisión del virus y tomar el control” de la epidemia, subrayó el responsable de emergencias de la OMS, Michael Ryan.

En toda América Latina, los contagios superan los 3,7 millones y ya hay más de 158.000 fallecidos. Los largos confinamientos y el pesimismo generalizado en la región por el avance del coronavirus y la debacle económica ha avivado el descontento y las protestas en algunos lugares como Chile o Bolivia. Chile se apresta a iniciar el desconfinamiento gradual. Ayer sábado registró 2.185 casos nuevos los que llevan el total a 328.846, mientras ocurrieron 98 fallecimientos.

Según la estimación de ONU, la pandemia tendrá intensa repercusión económica y provocará que unos 45 millones de personas más caigan en la pobreza en Latinoamérica y el Caribe.

Coronavirus en Chile. Foto: AFP.
Coronavirus en Chile. Foto: AFP.

Restricción en espacio público

El estado brasileño de Santa Catarina, de 7,2 millones de habitantes, en el sur del país y fronterizo con Argentina, decretó a partir de ayer sábado nuevas medidas restrictivas de confinamiento, después de haber alcanzado el viernes un récord diario de muertes. En un decreto extraordinario que comenzó a regir ayer, Santa Catarina, que en las últimas 24 horas registró 59 muertes, impuso nuevas medidas de aislamiento social en 111 de sus 295 municipios, comenzando por la prohibición de circulación de personas en espacios públicos. En Santa Catarina se contabilizan 51.549 casos confirmados y 646 muertes, para una tasa de incidencia de 719,5 contagios por cada 100.000 habitantes, mayor que la de sus vecinos Paraná (448,8), estado fronterizo con Argentina y Paraguay, y Río Grande do Sul (410,6), que limita con Uruguay y Argentina. (Con información de Efe)

Intentan difícil acuerdo para rescatar economía

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE), presididos por la canciller de Alemania, Angela Merkel, no lograron alcanzar ayer sábado un acuerdo sobre el plan de recuperación económica de 750.000 millones de euros (840.000 millones de dólares) tras la recesión provocada por la pandemia de coronavirus, por lo que continuarán negociando durante hoy domingo, un día más de lo previsto, para intentar alcanzar un consenso.

Al término de la segunda jornada de una cumbre que comenzó el viernes, los puntos de bloqueo de la negociación siguen siendo el volumen del fondo de recuperación y el equilibrio entre subvenciones y préstamos, las condiciones para aprobar las ayudas y los descuentos que reciben algunos países en su aportación al presupuesto comunitario, según varias fuentes diplomáticas.

Las líneas que dividen a los Veintisiete no se han movido sustancialmente y las concesiones propuestas por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, para vencer la oposición de los autodenominados “frugales” -Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca- no convencen a estos países, que reclaman más recortes al plan y más control sobre las ayudas. Son países que adhieren estrictamente a los niveles de déficit fijados por la UE y restringen al máximo el gasto público.

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte advirtió que la negociación ha resultado más difícil de lo esperado.

El plan inicial pasaba por mantener el tamaño del fondo de recuperación en 750.000 millones de euros, pero recortar en 50.000 millones las subvenciones, hasta 450.000 millones de euros, y sumarlos a los préstamos, que ascenderían así a 300.000 millones.

Aumentaba en 15.000 millones, hasta los 325.000 millones, el Instrumento para la Recuperación y la Resiliencia, el núcleo del fondo destinado a financiar reformas e inversiones en los países más afectados, como España e Italia. (Con información de EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados