Desde el cielo todo es diferente

Un mundo de arena y soledad

Un fotógrafo en el Dakar, el rally que cruza Perú de punta a punta, nos deja imágenes que llevan a dudar si fueron sacadas en la Tierra.

VEA LA FOTOGALERÍA. Imágenes: Carlos Jasso | Reuters
Foto: Carlos Jasso | Reuters
Foto: Carlos Jasso | Reuters
Foto: Carlos Jasso | Reuters
Foto: Carlos Jasso | Reuters
Foto: Carlos Jasso | Reuters

El Dakar es una carrera sin igual, una prueba de resistencia de las más duras del mundo, con más de 530 pilotos anotados y 5.000 kilómetros de arena. Este año cruzó Perú durante dos semanas y los pilotos desafiaron algunos de los terrenos y las condiciones más duras del planeta.

El evento de este año, que terminó el jueves 17 de enero en Lima, abarcó miles de kilómetros en los que motocicletas, automóviles y camiones recorrieron vastos desiertos e imponentes dunas, desde la Cordillera de los Andes hasta las costas del Océano Pacífico. El reportero gráfico Carlos Jasso, trabajando para Reuters, cuenta su experiencia desde el aire: "Tuve muy buen acceso en helicóptero y utilicé uno para la mayoría de las etapas de la carrera. He estado usando un arnés conectado a la nave, con la puerta abierta para disparar". Así pudo retratar, más allá de la prueba, paisajes que se asemejan mucho a la superficie del planeta Marte.

"Me gustan más las imágenes abstractas: el detalle creado por una motocicleta que acelera, el movimiento de la arena y la combinación con la luz que la hace parecer una ola", explica Jasso.

"Uno comienza a leer las dunas antes de llegar a ellas. Ahora hay una hermosa luz dorada, voy a fotografiar un paisaje, o ahora hay sombras, voy a jugar con eso", agrega.

"Puedes sentirte como un grano de arena en estas enormes dunas y todo puede cambiar muy rápidamente. Hay que decidir a dónde ir en función de las coordenadas de ruta que brindan los organizadores, pero eso no es una garantía porque en esta carrera no hay una ruta establecida".

Una altura privilegiada, estar en el lugar correcto, pero por sobre todo desplegar una sensibilidad "humana" —de esas que no tienen los drones por sí solos— hacen que esta serie de imágenes sea un deleite para nuestros ojos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados