Francia

Multa por acoso sexual en la calle llega a 3.000 euros

En Francia, una nueva ley crea el delito de abuso sexista.

Protección: las mujeres son víctimas de acoso sexual y abuso sexista en las calles de París y otras ciudades. Ahora hay sanciones.
Protección: las mujeres son víctimas de acoso sexual y abuso sexista en las calles de París y otras ciudades. Ahora hay sanciones.

La Asamblea Nacional de Francia ha despedido sus sesiones hasta septiembre con la aprobación, por unanimidad, de la ley contra la violencia sexual y sexista, la normativa elaborada en plena oleada del movimiento feminista Me Too y que busca no solo endurecer la respuesta legal a la violencia contra las mujeres, sino también cambiar la mentalidad de la sociedad.

El texto fue adoptado por 92 votos a favor, ninguno en contra y ocho abstenciones, en su lectura definitiva en la Asamblea Nacional, dominada por el partido del presidente, Emmanuel Macron, La República en Marcha (LRM).

"Esto es un combate cultural que tenemos que realizar juntos", subrayó la secretaria de Estado para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, Marlène Schiappa, artífice de una ley que acaba, según confía, con el "fatalismo" que siempre ha regido el debate de la violencia contra las mujeres.

La normativa cobró nueva fuerza después de que se hiciera viral un vídeo en el que se ve cómo un hombre propina una fuerte bofetada a una joven que le gritó un "cállate la boca" después de que este le lanzara comentarios obscenos.

Uno de los puntos que más han llamado la atención de la normativa es la intención de multar el acoso sexual en la calle creando un nuevo delito, la "ofensa sexista y sexual", y la imposición de multas progresivas a partir de 90 euros —que pueden llegar a los 3.000 en caso de reincidencia— para actos de acoso en espacios públicos. De este modo, se castigarán comportamientos o comentarios con "intención o conducta sexual o sexista" que ofenda la dignidad de las mujeres y que sean "degradante o humillante o creen una situación intimidatoria hostil u ofensiva".

Además, grabar o fotografiar por debajo de una falda sin consentimiento será penado por primera vez con un año de cárcel y 15.000 euros de multa.

"Demasiado a menudo hemos considerado que el acoso en la calle no era importante ni primordial, hoy rechazamos ese fatalismo y ponemos, con esta ley, una prohibición clara a este comportamiento", celebró Schiappa.

Combatir el acoso sexista en las redes sociales también consta como una de las preocupaciones de esta ley.

En el debate parlamentario final, Schiappa aseguró que esta ley tiene los avances con los que se comprometió el presidente Macron en la campaña electoral y abogó por profundizar el combate cultural contra el machismo y el sexismo.

La normativa también prolonga el plazo de prescripción para los crímenes cometidos contra menores de 20 a 30 años a partir de la mayoría de edad de la víctima, al considerar que estas a menudo necesitan más tiempo antes de hablar de lo sucedido.

Además, por primera vez se establece en Francia una edad mínima de consentimiento, que ha sido fijada en los 15 años.

Las penas por agresiones sexuales a menores se agravan también, pasando de cinco a siete años de cárcel.

Tras las denuncias de grupos feministas, se retiró del texto la mención de "abuso sexual con penetración" como agravante, una distinción que, según estas organizaciones, podría tener el efecto de que delitos calificados hasta ahora como violación fueran rebajados a un abuso sexual.

Una de las intervenciones más críticas con la ley fue la de la diputada del movimiento izquierdista La Francia Insumisa, Clémentine Autain, quien puso a la ley española contra la violencia de género de 2004 como ejemplo.

"Hacen falta medios para esta ley y claramente no los hay (...) Por ejemplo, España tiene una ley marco que no tenemos", lamentó Autain, quien recordó que ella conoce de primera mano lo que significa la violencia sexista por la violación que sufrió en 2006.

Tras el fin del periodo estival, el gobierno de Francia lanzará una campaña de concienciación sobre la violencia doméstica alentando a que los testigos de agresiones denuncien."La violencia contra las mujeres no debe seguir siendo considerada como algo privado. Saber que un vecino golpea a su mujer no es una cuestión privada, es una cuestión de la sociedad y hay que denunciarlo", subrayó Marlène Schiappa.

Protegen a mujeres en piscinas de Viena

La Alcaldía de Viena (Austria) lanzó una iniciativa para que las usuarias de las numerosas piscinas públicas de la ciudad se sientan más protegidas contra el acoso sexual, mediante una campaña de formación para que los salvavidas sepan como atender a las víctimas y actuar ante los agresores.

"El objetivo es hacer saber a las mujeres que, si solicitan ayuda, la van a obtener", asegura a EFE Andrea Mautz, directora de la Oficina Municipal de la Mujer e impulsora de esta campaña.

Cuarenta salvavidas recibieron la instrucción para poder reaccionar correctamente en caso de denuncia de abuso sexual. Mautz insiste en la idea de asistencia y apoyo, en la que el salvavidas "debe ayudar y en ningún caso dudar de la versión de la víctima".

Un adhesivo con el lema que preside la campaña (Yo soy tu salvavidas) identifica a las personas que recibieron la formación. Gley, salvavidas en la piscina de Laaergergbad, explica que el protocolo a seguir es "escuchar a la persona que denuncia un acoso, evaluar la situación, expulsar de las instalaciones al agresor y llamar a la Policía".

La concejal Kathrin Gaal afirma que la campaña se inicia con el propósito de "terminar con el abuso sexual en Viena".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º