REINO UNIDO

Dos mujeres denunciaron que sus parejas resultaron ser espías

Se acercaron a ellas para obtener información sobre el grupo de activistas al que pertenecían. "Que era un actor enviado por el gobierno para espiarme por ser una pacífica activista medioambiental era ridícula y sacudía todo lo que creo", contó una de las dos chicas que brindó su testimonio.

Pareja. Foto: Pexels
La imagen es meramente ilustrativa. Foto: Pexels

Una investigación en Reino Unido hizo que varias mujeres reciban indemnizaciones y también disculpas. ¿Qué ocurrió? Estuvieron en pareja con espías, hombres pertenecientes al servicio policial que se acercaron a ellas y mantuvieron una relación para simplemente sacarles información respecto al grupo de activistas al que pertenecían.

La BBC pudo conversar con dos mujeres para intentar rearmar el rompecabezas. Cómo lo que parecían historias de amor genuinas eran en realidad una simple farsa.

Si bien ambas prefirieron mantener su identidad en reserva, BBC les puso nombres ficticios: Rosa y Lisa.

Rosa sostuvo que los mandos policiales son conscientes de que "no hubo consentimiento informado" y que "todos estaban implicados y actuaban como una pandilla".

"Tienes orientadores, jefes de todo un equipo de gente dando soporte a otros que monitorean sus relaciones y sus actividades", indicó y agregó "Si pones todo esto junto, tienes un equipo de agentes conspirando para violar".

Lisa, por su parte, confesó que siente que el departamento de policía le "robó esos años". "Un departamento que sabía que esto estaba ocurriendo y que parecía formar parte de esta estrategia", dijo.

Así lo vivió Rosa

En un pub de Londres, cuando ella era activista política en un grupo llamado Reclaim the Streets, conoció a Jim Sutton (así se hacía llamar el policía encubierto).

"Fue demasiado intenso para mí. Sentí que podía olvidarme hasta de respirar. Parecía mi alma gemela, parecía ser una especie de prototipo que ni siquiera sabía que estaba buscando", explicó.

Estuvieron juntos 10 meses. Hablaron de mudarse juntos a Gales y de la posibilidad de formar una familia, hasta que Jim la sorprendió con la noticia de que se iría de viaje a Turquía, Siria y Sudáfrica para "ordenar sus pensamientos".

Tras permanecer meses desaparecido, Jim se puso nuevamente en contacto con Rosa. Ella, ya desconfiada, decidió investigarlo y constató que por ningún lado había rastros de la familia que él decía tener. Por ese motivo, fue directamente a Sudáfrica a buscarlo. Se vino con las manos vacías, pero no se dio por vencida.

Siguió indagando y sus pistas la llevaron a las oficinas de la Unidad de Policía Secreta para que las que Jim trabajaba en el sur de Londres. Tan solo dos días después él volvió a aparecer. Rosa no cree que haya sido una coincidencia. El encuentro sirvió para que Jim confesara y mostrara su identidad real: Jim Boyling (mismo nombre, diferente apellido)

Jim le dijo que no la estaba espiando, sino que estaba trabajando en una investigación criminal. Rosa, por segunda vez, le creyó. Se casaron y tuvieron dos hijos.

"La idea de que mi pareja nunca había existido. Que fue era un actor enviado por el gobierno para espiarme por ser una pacífica activista medioambiental era ridícula y sacudía todo lo que creo", añadió.

Sin embargo, las cosas no tuvieron un final feliz. Rosa contó que Jim era tan controlador y manipulador que finalmente se escapó a un refugio para mujeres en Gales y se divorciaron. Jim niega estas acusaciones.

Así lo vivió Lisa

De vacaciones en Italia durante el 2010, y cuando ya llevaba seis años de relación, Lisa descubrió que Mark Stone le ocultaba algo. En la guantera del auto se encontró con un pasaporte que tenía la misma foto de su pareja, pero otro apellido: Kennnedy.

Muchas veces tuvo sospechas como el hecho de que no conociera a su familia y que hablara poco y nada de ella, algo que Mark justificaba diciendo que había tenido malas experiencias en su infancia.

Lisa contó que no se trataba de una persona que entraba y salía de su vida fugazmente. "Era alguien con quien hacía todo. Pensaba que teníamos un futuro juntos. Era la persona con la que planeaba mi vida", dijo.

"Lo que me hace sentir aún más violada, aún más, es que este engaño, esta relación, este abuso no solo fue perpetrado por una persona, no solo fue algo entre Mark y yo. Todo el departamento de policía estaba implicado", dijo Lista, también activista medioambiental.

Lisa comenzó a investigar a Mark junto a un amigo y descubrió que estaba casado, que tenía dos hijos y que vivía en Irlanda. Le mostraron la evidencia y Mark confesó cuál era su identidad real.

"Él estaba llorando y yo lloraba", recordó Lisa. "Fue una noche tremendamente difícil y emocional. Es algo muy difícil de recordar".

Abuso

"El servicio de Policía ha dejado clara su posición sobre las relaciones sexuales a largo plazo que se sabe que algunos agentes secretos entablaron con mujeres en el pasado. Estas relaciones fueron un error y no deberían haber ocurrido", le dijeron desde la Policía a la BBC.

"La vigilancia policial encubierta es una estrategia legal que saca delincuentes peligrosos de las calles y ayuda a proteger la comunidad, pero los casos como este demuestran que algunos oficiales abusaron de su posición", agregaron.

Mark Kennedy y Jim Boyling fueron contactados por la BBC, pero no quisieron brindar declaraciones.

En abril del año pasado, Jim dijo que su relación con Rosa era genuina y que no se produjo porque ella fuera una persona de interés para la Policía.

En 2012, Mark recalcó que en verdad quería a Lisa y negó haber presentado informes sobre ella: "Sé que la relación que tuvimos, más allá de los nombres, fue amor".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)