PARO DE MUJERES

Las mujeres argentinas paran contra la barbarie

Violación y asesinato de una joven disparó la indignación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Efectivos de fuerzas federales patrullan las más zonas violentas de la capital. Foto: Reuters

El caso de Lucía Pérez, la adolescente de 16 años que fue drogada, violada y empalada hasta la muerte, despertó otra vez la ira en Argentina contra la violencia hacia las mujeres, en un momento en que la inseguridad pública es uno de los problemas más delicados que tiene el gobierno de Mauricio Macri.

Además, la indignación popular coincide con una fuerte medida que adoptó Macri para bajar los niveles de delincuencia: ordenó a las fuerzas federales que patrullen las zonas más violentas del sur del Gran Buenos Aires. Esta semana se desplegaron 1.200 efectivos, pero en total serán 6.500.

El salvaje asesinato de Lucía fue el disparador de un "paro de mujeres" que se convocó para hoy miércoles en todas las ciudades de Argentina. Se trata de una jornada convocada por 50 organizaciones a través de redes sociales que implicará una hora de huelga de mujeres con "ruidazo" en lugares públicos.

"En tu oficina, escuela, hospital, juzgado, redacción, tienda, fábrica o donde estés produciendo, pará una hora para exigir Basta de violencia machista, vivas nos queremos", dice el manifiesto.

En Buenos Aires, habrá por la tarde una concentración en el Obelisco para luego marchar hacia la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada.

Entre las organizaciones convocantes, pero por primera vez están los dos conglomerados sindicales más importantes del país: la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) y la Confederación Central de Trabajadores (CGT), además de partidos políticos, como el Frente de Izquierda y el kirchnerista Frente para la Victoria.

En esta ocasión la imagen que se viralizó y es portada del WathsApp es un dibujo en trazos en negro y fondo rosa de una mujer con un corazón en una mano extendida. El hashtag îLucía Pérez se convirtió en trending topic en Twitter, con repercusiones en países tan lejanos como Turquía.

Desde Barcelona, se sumó la esposa de Lionel Messi, Antonella Cocuzzo, quien escribió un mensaje en las redes sociales pidiendo apoyo a la medida que busca "concientizar y luchar en contra de la violencia hacia las mujeres".

"¡No podemos seguir permitiendo esta matanza de mujeres!", escribió en su cuenta de Instagram.

Es que en Argentina una mujer es asesinada cada 36 horas, según cifras oficiales.

La última fue Lucía, una adolescente de Mar del Plata, que fue drogada, violada y empalada por vía anal, causándole un dolor tan insoportable que le provocó un paro cardíaco. Lucía fue obligada a consumir cocaína previamente para que no pudiera defenderse, reveló la fiscal que investiga el caso, María Isabel Sánchez.

Aberrante.

Según la reconstrucción de los hechos, Lucía conoció a los dos detenidos, Matías Farías (23) y Juan Pablo Offidiani (41), un día antes de su muerte y con el único fin de comprar un cigarrillo de marihuana junto a una amiga.

"Sé que no es muy profesional decirlo, pero soy mamá, mujer y he visto mil cosas durante mi carrera pero nunca nada igual como esta conjunción de hechos aberrantes", dijo la fiscal Sánchez. El crimen se cometió el 8 de octubre.

Los presuntos autores eran conocidos por vender marihuana cerca del colegio a donde asistía Lucía, según los investigadores.

Tras el crimen, bañaron a Lucía y la trasladaron a un centro de salud donde dijeron que había sufrido una sobredosis.

Los médicos notaron lesiones anales propias de una actividad sexual violenta. "No sólo se introdujeron miembros viriles", dijo la fiscal Sánchez.

Lucía tenía "la nariz morada de tanta cocaína que le obligaron a tomar", dijo su padre, Guillermo Pérez. Junto con la madre de la víctima, Marta Montero, lideraron el sábado una marcha que movilizó a miles en Mar del Plata. Suplican que los detenidos, Farías y Offidani, no sean liberados.

"No podemos entender tamaña barbarie. Es imposible de comprender", lamentó la madre.

El crimen de Lucía estremeció por sus macabros detalles. Pero no logró frenar que en casi 10 días se produjesen al menos otros cuatro asesinatos de mujeres a manos de sus maridos o exparejas.

Sabrina Cartabia, abogada de la asociación civil Red de Mujeres e integrante del colectivo "Ni una menos", dijo que las múltiples manifestaciones no han logrado la concreción de políticas públicas capaces de proteger la vida y dignidad de las mujeres.

Sin embargo, hace una década una mujer maltratada demoraba en promedio seis años para denunciar su situación. "Hoy ese promedio bajó a un año", apuntó.

El Registro Nacional de Feminicidios, de la Corte Suprema de Justicia, indicó que en 2015 hubo 235 mujeres asesinadas, una cada 36 horas.

Un 18% de las víctimas tenía menos de 20 años, 43% tenía entre 21 y 40 años, 25% entre 41 y 60 y el 9%, más de 60. En más de la mitad de los casos, los agresores fueron la parejas o exparejas de la víctimas.

En Uruguay, el doble de homicidios en un año

En Uruguay hace tiempo que hay movimientos que combaten el feminicidio. Todos los años la asociación Mujeres de Negro organiza una marcha, que cada vez es más multitudinaria, para reclamar medidas contra la violencia de género. Las cifras oficiales del Ministerio del Interior muestran que este es un problema creciente. En 2015 fueron asesinadas 26 mujeres por sus parejas o exparejas, el doble que el año anterior, en el que este delito había registrado una fuerte baja: las cifras indican 20 homicidios en 2012, 23 en 2013 y 13 en 2014.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)