vea el video

Al menos 10 muertos en un tiroteo en Estados Unidos

Al menos 10 personas murieron y más de 20 resultaron heridas ayer a raíz de un tiroteo en una universidad en el estado de Oregon, en el noroeste de Estados Unidos, y el responsable por el ataque resultó abatido, informaron fuentes policiales.

El autor de los disparos en el Umpqua Community College, en la localidad de Roseburg, "está muerto", dijo el comisario John Hanlin, quien sin embargo no ofreció detalles sobre la identidad del atacante ni el número oficial de víctimas.

"He escuchado números muy variados y no quiero reportar un número que no es correcto", dijo Hanlin, quien añadió que no había reportes sobre policías heridos en el tiroteo.

De acuerdo con Hanlin, los agentes de seguridad que atendieron a los primeros llamados de ayuda "llegaron al lugar y localizaron al atacante en uno de los edificios. Hubo un intercambio de disparos y el sospechoso resultó abatido".

El funcionario policial también señaló que no tenía elementos para confirmar insistentes rumores sobre supuestos avisos que el atacante formuló en redes sociales desde la noche del miércoles. "No he escuchado comentarios sobre eso", indicó Hanlin.

Por su parte, en una declaración a la prensa la gobernadora de Oregon, Kate Brown, dijo que el homicida era "un hombre de 20 años de edad".

El episodio dejó un saldo de al menos 10 muertos, según informó The New York Times. Por su parte, la red CNN reportó que por lo menos 20 recibieron heridas de gravedad, incluyendo una mujer que sufrió un disparo en el pecho.

El hecho.

Brady Winder, de 23 años, estaba en uno de los salones contiguos a donde se perpetró el atentado. En su clase hay una puerta que conecta a la otra. Tras escuchar algunos tiros, un profesor golpeó la puerta y preguntó: "¿Están todos bien?". "Luego, escuchamos más y más tiros. Quedamos congelados durante medio segundo", relató.

Al escuchar los disparos, los estudiantes empezaron a irse desesperadamente de la escuela. "Algunos saltaban escritorios y derribaban cosas (...) Mi cerebro entró en pánico, simplemente centrado en correr tan rápido como podía", agregó.

Ray Shoufler, responsable del cuerpo local de los Bomberos, informó que había "numerosos heridos en muchas aulas" y por ello los servicios de socorro improvisaron un centro de atención de urgencia en el local para los casos más graves.

En la pequeña localidad de Roseburg, dijo Shoufler, "prácticamente todos nosotros tenemos parientes que estudian allí. Es un escenario típico en el que todo el mundo conoce a todo el mundo".

Por esa razón, "algo como esto afecta a mucha, mucha, mucha gente", comentó.

Marilyn Kittelman, madre de un alumno de la institución, dijo a la prensa que su hijo logró esconderse en un anexo del edificio y le mandó un mensaje por un teléfono celular sobre lo que estaba ocurriendo. De acuerdo con Kittelman, su hijo le aseguró haber escuchado unos 30 disparos.

En tanto, Lorie Andrews, quien vive próxima de la universidad, explicó que escuchó los disparos y pensó que se trataba de fuegos artificiales. Todo duró alrededor de un minuto, dijo, y luego percibió la llegada de automóviles de la policía y las ambulancias.

Andrews contó que vio cómo los policías retiraban un estudiante bañado en sangre y cubierto con una frazada.

Reacción presidencial.

Tras el atentado, el presidente de EE.UU., Barack Obama, lamentó que estas matanzas se hayan tornado una "rutina" en el país.

En un discurso pronunciado en la sala de conferencia de la Casa Blanca, Obama reiteró su llamado al Congreso, para que actúe ante la nueva conmoción nacional ante la matanza y discuta algún tipo de legislación de control de armas.

Para el mandatario, la noción de que la constitución prohíbe cualquier regulación sobre uso de armas "no tiene sentido". Según dijo, en la última década más estadounidenses murieron víctimas de actos de violencia armada en el país que en "actos de terrorismo".

Según la ONG "Todas las ciudades por el Control de Armas", el de ayer fue el tiroteo masivo número 45 en Estados Unidos en lo que va de 2015.

Estudiantes, profesores y personal son retirados del campus tras el atentado. <br>Foto: AFP
Estudiantes, profesores y personal son retirados del campus tras el atentado.
Foto: AFP

De los ataques más letales.


El tiroteo de ayer en una universidad en Roseburg, Oregon es uno de los más mortíferos en los últimos 25 años en los Estados Unidos. El anterior episodio había ocurrido el 17 de junio de 2015 cuando un joven seguidor de un grupo de la supremacía de la raza blanca mata a nueve personas de raza negra en una iglesia icónica de la comunidad de Charleston, Carolina del Norte (sureste).

Uno de los que tuvo más víctimas fue el 14 de diciembre de 2012 en Newtown (Connecticut). Aquella vez, un joven de 20 años, aparentemente con problemas mentales, mató a 26 personas, entre ellas 20 niños, en la escuela de Sandy Hook. En 2009, un psiquiatra militar de origen palestino desencadenó el mayor tiroteo jamás registrado en una base militar estadounidense, mató a 13 personas y causó heridas a 42.

REACCIONES TRAS EL ATAQUE EN OREGON.


Barack Obama - Presidente de Estados Unidos.


"De alguna manera, esto se ha convertido en una rutina, las informaciones son rutinas, mis reacciones aquí en este podio son una rutina, y lo es la conversación posterior (...) nuestros pensamientos y oraciones simplemente no son suficientes. Hay un arma de fuego por cada hombre, mujer y niño. ¿Cómo es que alguien puede argumentar que más armas nos tornan más seguros?".

Josh Sugarmann - Director Violence Policy Center (VPC).


"Este es otro acto horroroso de violencia por armas de fuego en Estados Unidos. Se pierden vidas, quedan familias destrozadas y comunidades llenas de cicatrices, pero para la industria armamentística estadounidense y para el lobby de las armas es un día más en la oficina (...) Estos terribles acontecimientos como el de Oregon seguirán definiendo a nuestro país".

Bernard Sanders - Senador por el estado de Vermont.


"Como nación, en Estados Unidos debemos hacer todo nuestro esfuerzo para ponerle fin a esta terrible epidemia de la masacre sin sentido. Necesitamos una legislación de control de armas sensata que impida que sean utilizadas por personas que no deberían tenerlas. Los gritos el uno al otro deben terminar. El duro trabajo de desarrollar una buena política debe comenzar".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)