LA PANDEMIA DEL COVID-19

La muerte golpea a América: drama social y errores de gobiernos ante el coronavirus

Las economías de varios países ya estaban en una situación difícil. El COVID-19 les asestó un golpe terrible y agrava la precaria situación social.

Víctimas de coronavirus enterradas en Brasil. Foto: Reuters
Funcionarios municipales realizan los sepelios de víctimas del coronavirus, en el cementerio Parque Taruma, en Manaos. Foto: Reuters

A finales de marzo, el gobierno de México predijo con calma que su brote de COVID-19 alcanzaría su punto máximo en abril. Pocas semanas después, cambió su predicción para mediados de mayo. Luego para finales de mayo. Y luego, junio.

En la actualidad, con el aumento de las infecciones y con un gobierno que enfrenta una creciente indignación, y hasta burlas, por sus constantes suposiciones, muchos mexicanos han sacado su propia conclusión: nadie sabe en realidad.

“Obviamente, la predicción no es el garantía de precisión”, reconoció Hugo López Gatell, el funcionario federal de salud a cargo de la respuesta al virus.

México, como la mayor parte de América Latina, se ha convertido con rapidez en un punto focal de la pandemia, una zona preocupante para un virus que le ha quitado la vida a 495.288 personas e infectado a 9.875.040 en el mundo.

Se sabía que el coronavirus iba a golpear con fuerza a América Latina. Incluso antes de su llegada, los expertos advirtieron que la mezcla de factores explosivos de la región como la desigualdad, las ciudades densamente pobladas, las legiones de trabajadores informales y los sistemas de salud privados de recursos, podrían perjudicar incluso las mejores medidas para frenar la pandemia.

Pero al ignorar los peligros, titubear con la respuesta, despreciar la orientación experta o científica, ocultar datos y simplemente negar por completo la magnitud de la epidemia, algunos gobiernos han empeorado aún más las cosas.

Han pasado meses desde que la pandemia llegó a América Latina, pero a diferencia de partes de Asia, Europa y las ciudades más afectadas en Estados Unidos, el virus ahora comienza a tomar impulso. Las muertes se han más que duplicado por toda América Latina en un mes, indica la Organización Panamericana de la Salud, y la región ahora presenta varios de los peores brotes del mundo.

Vacilan.

En semanas recientes, Brasil ha estado registrando con frecuencia el número más alto de nuevos infectados y muertes diarias del mundo, y no hay señal alguna de que la situación vaya a mejorar. Perú y Chile tienen en la actualidad mayor tasa de mortalidad que Estados Unidos. Los casos continúan incrementándose en México, el cual se convirtió recientemente en uno de los pocos países del mundo en llegar a las mil muertes o más en un solo día.

En muchos sentidos, el enfoque titubeante y disperso de la pandemia en partes de América Latina se parece al planteamiento desorganizado en Estados Unidos, -el país con más muertos e infectados en el mundo- pues algunos presidentes de la región se han preguntado cuán verdaderamente peligroso es el virus; han defendido remedios no probados, hasta peligrosos; se han enfrentado con dureza a gobernadores estatales y negado a utilizar cubrebocas en público.

covid

A medida que el virus recorre América Latina, la corrupción ha prosperado, la polarización política que ya era intensa en algunos países se ha profundizado, y algunos gobiernos han restringido los derechos civiles. En El Salvador, miles de personas han sido detenidas, muchas por violar las órdenes de quedarse en casa, pese a las exigencias de la Corte Suprema de eliminar los arrestos.

Las economías están al borde del precipicio. Millones de personas no tienen trabajo, y millones más están en riesgo de perderlo. Las Naciones Unidas han afirmado que la pandemia podría resultar en una caída del 5,3% en la economía regional -la peor en un siglo- lo que obligaría a alrededor de 16 millones de personas a entrar en condiciones de pobreza extrema.

“En cuestión de meses podríamos perder todo lo que hemos ganado en 15 años”, afirmó Julio Berdegué, representante regional para América Latina y el Caribe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

En Brasil, donde el presidente Jair Bolsonaro pasó meses minimizando la amenaza del virus -denominándola una “gripe insignificante” y despotricando contra las cuarentenas impuestas por los gobernadores- los epidemiólogos afirman que el número de muertos podría superar el total de Estados Unidos y convertirse en el más alto del mundo para finales de julio.

Excepción.

No todo es alarmante en la región. Países como Uruguay y Costa Rica parecen haber evitado lo peor hasta el momento.

Con menos de 1.000 casos confirmados y 26 fallecidos, Uruguay se destaca en la región. El pequeño país de 3,5 millones de habitantes aplicó con rapidez un sistema de rastreo y cuando tenía solo cuatro casos confirmados, cerró sus fronteras, suspendió las clases y llamó a la población a permanecer en el hogar. Los uruguayos escucharon.

“Hemos podido tener éxito gracias a que los ciudadanos entendieron la urgencia e importancia de cuidarse a sí mismo y a cada uno”, explicó el subsecretario de Salud Pública, José Luis Satdjian.

El éxito relativo ha extendido el período de luna de miel para el presidente Luis Lacalle Pou, quien llevaba dos semanas de mandato cuando en el país se confirmó el primer brote de COVID-19, a mediados de marzo.

“Los uruguayos creen que el gobierno ha manejado bien esta situación”, dijo Mariana Pomiés directora ejecutiva de la empresa de encuestas Cifra. “El gobierno se ha beneficiado de la pandemia”.

Brasil acuerda hacer vacuna

Brasil apuesta por una solución a largo plazo y de riesgo con el acuerdo anunciado ayer sábado y que le permitirá producir la vacuna contra el COVID-19 que es experimentada por la Universidad de Oxford. El Ministerio de Salud anunció un acuerdo con esa universidad y con la farmacéutica AstraZeneca que le permitirá contar con 100 millones de dosis de la vacuna en desarrollo y que, gracias a la transferencia de tecnología, lo habilita a producirla en el país con autonomía. El acuerdo compromete a Brasil con un desembolso de US$ 288 millones por las dosis y la transferencia de tecnología de una vacuna que está en su tercera fase de pruebas clínicas con humanos. “Nuestra asociación consiste en una encomienda tecnológica, en la que existe un riesgo”, afirmó el secretario de Vigilancia en Salud del Ministerio de Salud, Arnaldo Correia de Medeiros. (Fuente: Efe)

Buenos Aires, foco que más preocupa
Plaza de Mayo (Buenos Aires). Foto: Reuters

La ciudad de Buenos Aires es uno de los focos de mayor preocupación por el crecimiento de contagios de coronavirus, que ya superó la barrera de los 20.000 y representa el 43% de los casos de la Argentina. Sin embargo, el brote se manifiesta de manera dispar: solo cinco de los 48 barrios porteños centralizan el 50% del total de infectados del distrito.

Son los barrios de Flores (3675), Retiro (2927), Barracas (1833), Villa Lugano (1627) y Balvanera (1323). Los datos surgen de un análisis de La Nación Data sobre la información publicada en el Boletín Epidemiológico Semanal (BES) del ministerio de Salud porteño y tiene en cuenta los casos desde el 3 de marzo pasado, cuando se confirmó el primer positivo en la ciudad de Buenos Aires, hasta el 25 de junio, cuando el total de infectados sumaba 22.932.

Como contracara,Si se analiza la tasa cada 100 mil habitantes, los más comprometidos son Retiro, Flores y Villa Soldati.

En la última semana aumentaron un 33% los casos en la Ciudad, lo que equivale a 5736 infectados nuevos. Pero su crecimiento no es parejo en cada barrio. Hay algunas zonas donde en el transcurso de los últimos siete días los afectados alcanzaron aumentos de entre el 80% y el 152%, mientras que en otras esa variación no supera al 4%. De hecho, la Comuna 1 concentra ambos extremos: Puerto Madero y Retiro. Si bien es uno de los barrios que menos casos tiene, Puerto Madero es el que más creció en términos porcentuales: el número de infectados aumentó un 152% . En una semana pasó de tener 23 casos confirmados a 58. (Con información de La Nación-GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados