ROMA

La muerte de un carabinero desata polémica en Italia

Hay dos jóvenes estadounidenses arrestados, en un caso que involucra drogas y el robo de una mochila.

Velatorio. Miles de personas se acercaron a la capilla ardiente en homenaje el policía asesinado. Foto: AFP.
Velatorio. Miles de personas se acercaron a la capilla ardiente en homenaje el policía asesinado. Foto: AFP.

Miles de romanos rindieron homenaje ayer domingo a un carabinero muerto en Roma supuestamente a manos de dos jóvenes turistas de Estados Unidos. El sábado por la noche, una jueza ordenó la detención de Elder Finnegan Lee y Gabriel Christian Natale Hjorth, de 19 años, acusados de homicidio agravado e intento de extorsión.

Según los carabineros, uno de los dos confesó ser el autor de las ocho puñaladas que mataron a Mario Rega Cerciello, de 35 años y que acababa de regresar de su luna de miel, en la noche del jueves en una barrio cercano al Vaticano. Sin embargo, en el interrogatorio para convalidar el arresto los dos jóvenes se negaron a declarar.

Miles de personas desfilaron ayer domingo en una capilla ardiente montada en Roma. El funeral está previsto para hoy lunes en la comuna natal del carabinero al pie del Vesubio, en presencia de los dos jefes políticos del gobierno italiano, Matteo Salvini y Luigi Di Maio.

Los turistas estadounidenses fueron detenidos el viernes en el hotel de cuatro estrellas en el que se hospedaban. Sus maletas estaban hechas y tenían un billete para volver a Estados Unidos la misma noche.

Según el comunicado de los carabineros, ambos rindieron declaración la noche del viernes y confesaron que habían robado la mochila de un italiano y le reclamaban 100 euros y un gramo de cocaína para devolvérsela. El italiano avisó a las fuerzas de seguridad, y cuando dos carabineros trataron de detener a los estadounidenses, uno de ellos sacó el cuchillo.

Pero, según medios italianos que citaron a los investigadores, la víctima del robo era un “camello” al que los dos turistas acusan de haberles vendido aspirina en polvo en lugar de cocaína.

El arma del crimen fue encontrada escondida en el doble techo de su habitación de hotel.

Pero los medios insistían ayer domingo en las zonas oscuras del hecho: ¿por qué esos turistas ricos tomaron tal riesgo por 100 euros? ¿Por qué el “camello” avisó a la policía? ¿Por qué los carabineros intervinieron vestidos de civil, y por qué no utilizaron sus armas?

En forma paralela, se abrió una investigación interna tras la publicación de una foto en la que uno de los estadounidenses aparece esposado y con los ojos vendados durante su interrogatorio.

Además, en un primer momento, la propaganda racista en las redes sociales, cada vez mayor en Italia, hicieron que los medios afirmaran que se estaba buscando a dos africanos.

El ministro del Interior, Matteo Salvini, afirmó ayer que la única víctima por la que llorar es la de “un hombre, un hijo, un marido de 35 años, muerto en servicio a manos de gente que merece solo la cárcel”. Salvini señaló además que en “Estados Unidos a los asesinos se les condena a muerte”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados