LA LUCHA CONTRA EL VIRUS

Muchas hipótesis y ninguna certeza sobre el origen de la pandemia del COVID-19

Misión de la Organización Mundial de la Salud consideró poco probable que el nuevo coronavirus se originara en un laboratorio de Wuhan.

Delegados de la misión de la OMS y de China ayer en la conferencia de prensa, dándose la mano y sin tapabocas. Foto: Reuters
Delegados de la misión de la OMS y de China ayer en la conferencia de prensa, dándose la mano y sin tapabocas. Foto: Reuters

Más de un año después de que se detectara el primer caso de COVID-19 en la ciudad china de Wuhan, todavía no se sabe cómo surgió la pandemia que puso al mundo patas arriba. La misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investigó el origen del virus en la propia Wuhan, presentó ayer martes sus primeras conclusiones, en las que manejó varias hipótesis pero ninguna certeza.

La misión no encontró pruebas contundentes sobre el origen de la pandemia que ya ha causado 2,3 millones de decesos y 106,4 millones de contagios desde diciembre de 2019, además de confinamientos que han hundido la economía de muchos países.

Evitar nuevas epidemias similares era el objetivo de la misión de la OMS en China para desentrañar el origen del nuevo coronavirus, pero, más allá de descartar casi por completo que el virus se fugara de un laboratorio de Wuhan, no logró identificar el animal que pudo transmitirlo al hombre.

El murciélago.

Una transmisión del coronavirus de un animal a otro y después al hombre es la hipótesis “más probable”, dijo en rueda de prensa el especialista en zoonosis danés Peter Ben Embarek, jefe de la misión. Pero se necesitan “investigaciones más específicas”, aclaró.

Ben Embarek aseguró que “todo continúa señalando a una reserva de este virus, o de un virus similar, en poblaciones de murciélagos”.

Ya que en Wuhan y en su región no hay colonias de murciélagos, explicó el especialista danés, intentaron encontrar “otras especies animales que pudieron contribuir a introducir el virus” en la ciudad.

Murciélago volando. Foto: Shutterstock
Murciélago. Foto: Shutterstock

La transmisión a partir de un animal es probable, pero “no ha sido aún identifica- do”, dijo por su parte Liang Wannian, jefe del equipo de científicos chinos que trabajaron junto a los de la OMS en Wuhan.

Productos congelados.

La misión de la OMS apuntó también a una posible transmisión “a través del comercio de productos congelados”.

“Sería interesante examinar si un animal salvaje congelado que fue infectado podría haber sido el vector potencial”, aseguró Ben Embarek.

La hipótesis de una contaminación por la cadena de frío es a menudo mencionada por medios chinos, porque tiende a dar crédito a la versión de una importación del virus.

Los investigadores también están buscando muestras de sangre que podrían indicar que el virus circuló antes de lo que se pensaba en un principio.

“Al tratar de entender el panorama de diciembre de 2019 nos embarcamos en una búsqueda muy detallada y profunda de otros casos que pudieran haberse perdido, casos anteriores en 2019”, dijo Ben Embarek.

“Y la conclusión fue que no encontramos pruebas de grandes brotes que pudieran estar relacionados con casos de COVID-19 antes de diciembre de 2019 en Wuhan o en otros lugares”, agregó.

Test de coronavirus. Foto: Reuters.
Investigan cuál fue el origen de la pandemia. Foto: Reuters.

La hipótesis sobre la fuga.

La hipótesis de la fuga de un laboratorio, planteada por la administración del expresidente Donald Trump, es “altamente improbable”, declaró Ben Embarek.

Estados Unidos había acusado al Instituto de Virología de Wuhan, que dirige las investigaciones sobre patógenos muy peligrosos, de haber dejado escapar el coronavirus, voluntariamente o no.

Trabas a la misión de la OMS.

La misión de la OMS tuvo dificultades para concretarse, ya que China era reticente a dejar entrar al país especialistas de diferentes disciplinas como la epidemiología pero también la zoología.

A inicios de enero, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, expresó públicamente su “decepción” cuando la salida de la misión fue retrasada una semana, con algunos expertos ya en el avión.

Finalmente la misión llegó a Wuhan el 14 de enero, y tuvo que hacer una cuarentena de dos semanas. Seguidos por todo lado por un multitud de periodistas chinos e internacionales, los expertos finalmente pudieron tuitear y dar entrevistas por teléfono.

Uno de ellos, Peter Daszak, un zoologista que dirige la oenegé EcoHealth en Estados Unidos, afirmó que el equipo había tenido acceso a todos los lugares que deseaba.

Los especialistas visitaron el Instituto de Virología de Wuhan y el mercado Huanan.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS. Foto: Reuters
Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS. Foto: Reuters

Sin embargo, otro miembro de la delegación, Thea Fischer, declaró que no había podido obtener de China los “datos brutos” que quería. “Debo confiar en la enorme cantidad de datos que se analizaron y que me han sido presentados”, manifestó.

Los miembros del equipo trataron de contener las expectativas de la misión, y el experto en enfermedades infecciosas Dominic Dwyer dijo que probablemente se necesitarían años para comprender plenamente los orígenes del COVID-19.

Polémica con AstraZeneca.

La misión de expertos concluye en China en medio de la polémica sobre la eficacia de la vacuna de AstraZeneca para las personas mayores de 65 años y frente a la variante sudafricana del virus.

Sudáfrica, por ejemplo, suspendió el inicio de su campaña de vacunación, tras un estudio que confirma una eficacia “limitada” de la vacuna de AstraZeneca contra la cepa local.

Es “demasiado pronto para desechar esta vacuna”, que es “una parte importante de la respuesta mundial a la pandemia actual”, advirtió el lunes Richard Hatchett, uno de los responsables del mecanismo Covax para garantizar una distribución justa de los medios contra el COVID-19.

Dosis de la vacuna de AstraZeneca contra el COVID-19. Foto: AFP
Dosis de la vacuna de AstraZeneca contra el COVID-19. Foto: AFP

Pero más allá de la polémica con AstraZeneca, muchos países están tratando de acelerar sus campañas de vacunación y la aprobación de nuevos fármacos, al tiempo que siguen aplicando restricciones.

Aquí en la región, Perú, muy golpeado por la segunda ola, inició ayer martes la vacunación, dos días después de que llegaran las primeras 300.000 dosis de la farmacéutica china Sinopharm. Argentina, que ya tiene la Sputnik V, aprobó también ayer martes la utilización de la vacuna Covishield, del laboratorio indio Serum Institute.

Y, en Europa, la canciller alemana, Angela Merkel, se mostró partidaria de prolongar las restricciones pese a las críticas; Grecia impondrá un confinamiento más estricto hasta el 28 de febrero; y el vigente en Portugal podría extenderse hasta mediados de marzo.

EE.UU. analizará informe de OMS

El gobierno de Estados Unidos analizará los datos incluidos en el informe de la Organización Mundial de la Salud de ayer martes que dice que el COVID-19 no se originó en un laboratorio en la ciudad china de Wuhan. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el gobierno de Estados Unidos no participó en la “planificación e implementación” de la investigación y quiere realizar una revisión independiente de sus hallazgos y datos subyacentes.

Asimismo, agregó que aunque Washington se reincorporó a la OMS, es “imperativo que tengamos nuestro propio equipo de expertos sobre el terreno”. Peter Ben Embarek, quien dirigió el equipo de expertos independientes en su visita de casi un mes a Wuhan, donde el brote surgió por primera vez en un mercado de mariscos a fines de 2019, dijo que el trabajo del equipo de la OMS había descubierto nueva información pero que no había cambiado drásticamente su imagen sobre el brote.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados