Ayuda humanitaria

Movilizan 600 mil voluntarios

Guaidó lanza desafío para distribuir los alimentos y medicamentos enviados por EE.UU.

Juan Guaidó participa de la movilización realizada ayer en Caracas. Foto: Reuters
Juan Guaidó participa de la movilización realizada ayer en Caracas. Foto: Reuters

Juan Guaidó, reconocido como mandatario interino de Venezuela por 50 países, convocó ayer sábado movilizaciones en todo el país para el 23 de febrero con la finalidad de acompañar caravanas que irán a los puntos de entrada de ayuda humanitaria enviada por Estados Unidos.

“No solamente va a ser en la frontera donde va a estar el movimiento voluntario (brigadas de colaboradores), en todas las ciudades del país habrá concentraciones ese 23 de febrero para esperar el ingreso de la ayuda”, anunció el líder opositor.

En un acto donde juramentó a miles de voluntarios, Guaidó estimó que las caravanas deberán ir por la asistencia no sólo a la ciudad colombiana de Cúcuta, limítrofe con Venezuela, sino también a la frontera con Brasil y al punto donde llegue la que se acopiará en Curazao.

“No solamente serán caravanas (...) va a ser todo un país volcado (...) para decirle al mundo que vamos a estar en las calles hasta lograr el cese de la usurpación, el gobierno de transición y las elecciones libres”, agregó. “Nuestro movimiento es pacífico, pero está decidido a actuar”.

El opositor, de 35 años, aseguró que unas 600.000 personas se han inscripto como voluntarias para procurar el ingreso de los cargamentos de medicinas y alimentos, que el gobierno de Nicolás Maduro rechaza por considerarlo la puerta a una invasión militar.

Guaidó, jefe del Congreso de mayoría opositora, único órgano surgido de elecciones libres, volvió a exhortar a las Fuerzas Armadas a que dejen pasar la asistencia. “Tienen siete días para que se pongan del lado de la Constitución y hagan lo correcto”, manifestó y suscitó la ovación de sus seguidores.

En Cúcuta, medicinas y alimentos están almacenados desde el 7 de febrero, cerca del puente limítrofe Tienditas, bloqueado por militares venezolanos con contenedores de carga, un camión cisterna y otros obstáculos.

Estados Unidos descargó ayer sábado en Colombia más toneladas de ayuda humanitaria para Venezuela y advirtió a los militares de ese país frente a un eventual bloqueo del ingreso de estos productos previsto para el próximo sábado.

La enviada del Departamento de Estado, Julie Chung, advierte a los mandos militares venezolanos que no impidan la entrega. Foto: Reuters
La enviada del Departamento de Estado, Julie Chung, advierte a los mandos militares venezolanos que no impidan la entrega. Foto: Reuters

Dos aviones militares de carga C-17 aterrizaron en el aeropuerto de la ciudad fronteriza de Cúcuta, en la segunda fase de una operación duramente cuestionada por el gobierno de Maduro, que pretende paliar el desabastecimiento de medicinas y alimentos que sufre el país petrolero.

Una delegación del gobierno estadounidense, encabezada por el secretario de la Agencia para el Desarrollo Internacional (Usaid), Mark Green, hizo entrega de la ayuda que será almacenada en una bodega, cerca del puente fronterizo de Tienditas, que une a Colombia con Venezuela.

La enviada del departamento de estado, Julie Chung, advirtió a los mandos militares leales a Maduro sobre el error que cometen al intentar bloquear el ingreso de la asistencia humanitaria.

“Sus conciudadanos están huyendo y muriendo de hambre, están cometiendo un terrible, terrible error al bloquear esta ayuda”, manifestó en rueda de prensa.

Uno de los aviones que despegó de la base de Homestead, en la ciudad de Miami, transportó 70 toneladas de asistencia que incluye suplementos nutricionales, kits de higiene, montacargas y personal para ayudar en la operación de descarga de la mercancía.

La ayuda va “a brindar alivio a las decenas de miles de venezolanos que sufren una grave escasez de alimentos y medicinas causada por la mala gestión del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro”, señaló la embajada de Estados Unidos en un comunicado.

Vuelos adicionales de ayuda se realizarán durante los próximos días, agregó el comunicado, mientras precisó que los suministros médicos y productos farmacéuticos destinados a los hospitales llegarán en los próximos días.

Las autoridades colombianas han asegurado de manera repetida que la ayuda no se distribuirá dentro de su territorio.

Los envíos de Estados Unidos son fundamentales para paliar una situación grave que golpea a la mayor parte de la población y se traduce en penurias diarias para acceder a los suministros de primera necesidad.

Unos 2,3 millones de venezolanos huyeron de la debacle desde 2015, de acuerdo con lo que indican las cifras de Naciones Unidas, aunque el presidente socialista asegura que son unos 600.000 que se han ido engañados.

“Me inscribí porque la ayuda humanitaria es urgente. Estamos haciendo magia para conseguir las medicinas. Tomo pastillas para controlar la presión y las que se consiguen no las puedo pagar. Un familiar murió por falta de antibióticos”, comentó a la AFP Coromoto Crespo, de 58 años, en el acto de Los Cortijos.

Maduro califica de “migajas de comida podrida y contaminada” la asistencia enviada por Estados Unidos y culpa de la escasez a las sanciones impuestas por el presidente Trump, que congeló cuentas bancarias y activos venezolanos, generando daños a la economía estimados por Caracas en 30.000 millones de dólares.

Acto: partidarios de Juan Guaidó son voluntarios para la ayuda. Foto: Reuters
Acto: partidarios de Juan Guaidó son voluntarios para la ayuda. Foto: Reuters

Respuesta.

La puja entre Maduro y Guaidó por el poder se centra ahora en la ayuda humanitaria, un tema sensible en un país que vive la peor crisis de sus historia moderna, con escasez de alimentos y medicinas y una hiperinflación que ha destruido el poder adquisitivo de la población.
En la noche del viernes, como parte de esa puja, Maduro, acompañado de la cúpula militar, pidió a las Fuerzas Armadas que preparen “un plan especial de despliegue” en la frontera con Colombia, frente a lo que denunció como “planes de guerra” de los gobiernos de los presidentes Donald Trump (Estados Unidos) e Iván Duque (Colombia).

El viernes, en una videoconferencia transmitida en vivo a través de la red social Insagram, el presidente Duque, quien se refiere a Maduro como “usurpador y dictador”, prometió a Guaidó apoyarlo de manera decidida para el tralado de la ayuda por la frontera.

Duque se reunió la semana pasada con Trump, en la Casa Blanca, apara analizar la situación en Venezuela y sus perspectivas.

El gobierno de Estados Unidos aumentó la presión sobre el régimen venezolano, la semana pasada, al aplicar medidas punitivas contra cinco funcionarios de seguridad e inteligencia, que se suman a la batería de sanciones que adoptó en los últimos meses.

Pero, el presidente Maduro dijo que no le intimidan con sanciones y pidió a las Fuerzas Armadas evaluar “qué nuevas fuerzas son necesarias para que la frontera sea inexpugnable”.

Maduro acusa a Guaidó de ser un títere del presidente Trump y “un Judas por promover una invasión militar y de robar las riquezas petroleras” del país.

Trump ha señalado en varias oportunidades que no descarta una acción militar en Venezuela. Cada vez que le han preguntado al respecto ha respondido que todas las opciones están a consideración.

A su vez, respecto de una posible acción militar extranjera, Guaidó sostuvo ayer que “el terreno de la lucha lo decide el opresor”, citando al fallecido presidente de Sudáfrica, Nelson Mandela. “Para nosotros, la decisión es clara, es irreversible: es el cambio”.

Apoyo.

Mike Pence. Foto: AFP
Mike Pence. Foto: AFP

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, dedicó buena parte de su intervención en la Conferencia de Seguridad de Múnich a la situación en Venezuela. Y lo hizo para exigir a los socios de la Unión Europea (UE) que reconiozcan a Guaidó como “el único presidente legítimo de Venezuela”.
Pence sostuvo que “Maduro es un dictador y no tiene legitimidad” y por ello Estados Unidos le da su apoyo a Guaidó. Advirtió que considera insuficiente el reconocimiento como presidente interino y la petición de celebración de elecciones presidenciales. “La lucha en Venezuela es entre la dictadura y la democracia”, sentenció.

Pence también enfocó la crisis humanitaria que padece Venezuela y la consideró “una tragedia que requiere una respuesta del mundo entero”.

Arreaza revela que tienen reuniones con EE.UU.

Fuente: EFE

El gobierno de Nicolás Maduro informó ayer sábado que ha mantenido al menos dos reuniones con Elliot Abrams, designado por Donald Trump como enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, aunque sin dar detalles.

“Hemos hecho dos reuniones de las cuales yo no te puedo dar detalles porque debo respetar la confidencialidad de las mismas, pero han sido reuniones donde nos hemos escuchado”, dijo el canciller venezolano, Jorge Arreaza, a la televisión multiestatal Telesur.

“Ha habido momentos de tensión, hay diferencias profundas, pero al mismo tiempo hay preocupaciones compartidas”, añadió, y aseguró, mostrando su pasaporte y visa diplomática, haber participado en estos encuentros.

“Si tenemos que reunirnos con el diablo mismo, si tenemos que irnos al centro de la tierra a la quinta paila para hablar con el diablo y defender la soberanía de Venezuela y exigir respeto y lograr un camino de respeto con el gobierno que representa el imperio y las corporaciones en este momento en el mundo, nosotros lo haremos”, prosiguió.

Arreaza dijo también que estos encuentros suponen un diálogo binacional que no puede ser negado por voceros estadounidenses, y que Maduro “está al tanto de cada detalle” conversado. “Es evidente (el diálogo con EE.UU.), incluso el señor (John) Bolton -asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca-, el señor de la guerra, lo ha reconocido”, afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados