CORONAVIRUS

Motín en cárcel argentina por un caso de COVID-19

Los presos reclaman a los gritos la presencia de un juez y ayuda en el marco de la pandemia, después de que se confirmara días atrás un caso positivo de coronavirus.

Villa Devoto: la cárcel amotinada tiene 1.692 reclusos. Foto: La Nación (GDA)
Villa Devoto: la cárcel amotinada tiene 1.692 reclusos. Foto: La Nación (GDA)

La confirmación de un caso de COVID-19 en la cárcel de Villa Devoto en Buenos Aires provocó que los presos se amotinaran en reclamo de excarcelaciones y arrestos domiciliarios. Ayer viernes al caer la tarde, los amotinados acordaron una tregua con las autoridades carcelarias hasta hoy de mañana.

Durante la protesta, que comenzó el jueves a la noche, 11 penitenciarios sufrieron heridas leves y fueron trasladados al Hospital Vélez Sarsfield y la Clínica Santa Isabel.

“Nos negamos a morir en la cárcel”, decía la leyenda de una bandera que sostenían algunos reclusos subidos al techo para reforzar el reclamo.

El Complejo Penitenciario Federal de la ciudad de Buenos Aires, más conocida como cárcel de Villa Devoto, tiene 1.692 presos.

Guillermo Antonio Álvarez, alias “El Concheto”, uno de los mayores asesinos seriales de la historia criminal argentina, fue uno de los cuatro presos que firmó el acta de tregua con los representantes del Ministerio de Justicia. Álvarez tiene condenas por cuatro homicidios. En 1996, como jefe de la denominada banda de los “chicos bien”, protagonizó un raid delictivo en que asesinó a Bernardo Loitegui (h.), María Andrea Carballido y el subinspector de la Policía Federal, Fernando Aguirre. El cuarto asesinato que le adjudicaron fue el de Elvio Aranda, un preso con el que compartía pabellón en la vieja cárcel de Caseros.

Según la agencia oficial de noticias, Télam, la protesta involucraba al 80% de los pabellones de la prisión, en reclamo de la liberación de quienes tienen mayores riesgos de contraer coronavirus.

Un cordón policial rodeó ayer viernes al penal, mientras se escuchan detonaciones en el interior.

Un grupo de presos logró escalar al techo de la prisión, abrir un boquete en las chapas y desde allí arrojan proyectiles a la guardia de seguridad que intenta sofocar la revuelta.

Los presos reclaman a los gritos la presencia de un juez y ayuda en el marco de la pandemia, después de que se confirmara días atrás un caso positivo de coronavirus de un agente penitenciario en esa unidad carcelaria.

COVID-19 en Devoto, jueces genocidas”, decía otro cartel colgado desde el techo del edificio. “Nos negamos a morir en la cárcel”.

Los reclusos piden, entre otras demandas, que se resuelvan las excarcelaciones que estaban en trámite antes de que estallara la crisis sanitaria.

La semana pasada ya se habían registrado revueltas en otras cárceles de Argentina, una de ellas en Florencio Varela, provincia de Buenos Aires, que terminó con un detenido muerto y una veintena de heridos.

La Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN) expresó el año pasado “su preocupación por el incremento de la sobrepoblación carcelaria en el Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CPFCABA), ubicado en Villa Devoto”, en el que a la fecha se encontraban internados unas 2.000 personas, “cifra que se encuentra muy por encima de la capacidad disponible.

“La sobrepoblación y el hacinamiento carcelario constituyen una vulneración grave de la obligación del Estado de brindar condiciones de detención adecuadas. La ocupación de un establecimiento carcelario por encima del número de plazas establecido está prohibida por la ley”, expresó la PPN.

En las últimas 24 horas se reportaron 172 nuevos casos de COVID-19 y el total llegaron a 3.607 en Argentina. Además, hubo 11 nuevas muertes, por lo cual los fallecidos son 176. Ambas cifras son las más altas para un solo día en el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados