VEA EL VIDEO

Podrían morir 30.000 este año

Ishamel Bangura, un huérfano de 16 años, huyó de Sierra Leona en julio pasado cuando el virus del ébola causó la muerte de ocho miembros de su hogar.

En su camino a Italia desde Libia meses después, la embarcación en que viajaba naufragó. El adolescente sobrevivió al asirse a una cuerda arrojada por un barco de rescate mientras decenas de personas se ahogaban a su alrededor. Hoy, Bangura vive en un refugio de Caltagirone, un pueblo siciliano. Es parte de un creciente ejército de niños inmigrantes sin padres que alcanzan las costas europeas, dándole a la crisis de inmigración del continente un nuevo y trágico rostro.

"Estoy contento de estar vivo", dijo Bangura conversando en el patio delantero del refugio.

El número de inmigrantes que llegará a las costas de Italia por mar este año superaría el récord de 170.000 del año pasado, dijo la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Solo en la segunda semana de abril arribaron 10.000 personas. Otras 400 se ahogaron antes de llegar a la costa, dijeron sobrevivientes.

Tragedia.

El domingo, más de 900 personas habrían perdido la vida cuando naufragó la embarcación que los llevaba hacia Italia. La mayoría, incluidos mujeres y niños, habían sido encerrados bajo la cubierta del barco, cuyo capitán fue arrestado y acusado por los fiscales de ser el culpable de la tragedia (ver nota aparte).

El número de menores que viaja solo en esta migración masiva se ha disparado y la cifra que llega a Italia se triplicó en el 2014 desde el año previo.

Esto representa un problema particular para países como Italia, España y Grecia. Por ley, Italia no puede repatriar a menores y debe brindar asistencia médica y educación. Los países que reciben a estos inmigrantes ya están bajo presión. En Italia, 13.000 adolescentes, en su mayoría varones jóvenes que huyen de conflictos armados, de la pobreza o la persecución, ahora viven en centros de inmigración ubicados junto a refugios para adultos cuya capacidad ya está desbordada con unas 80.000 personas.

Se espera que la cifra aumente debido al auge demográfico mundial. Actualmente hay más personas con edades comprendidas entre los 10 y 24 años que nunca antes en la historia humana, y en su mayoría viven en países pobres, según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa, por su sigla en inglés).

"El Mediterráneo continuará siendo un espacio mortal y densamente utilizado por los traficantes", dijo Maurizio Albahari, profesor de la Universidad Notre Dame en South Bend, Indiana, y autor del libro de próxima publicación "Crimes of Peace: Mediterranean Migrations and the Worlds Deadliest Border".

Con esta perspectiva, Italia está intentando implementar un sistema a largo plazo para refugiar e integrar a olas de próximos menores inmigrantes. Destinará fondos de la Unión Europea para abrir nuevos albergues supervisados por grupos humanitarios que buscan integrar a los jóvenes.

Pero existe resistencia. Algunos políticos de derecha, en particular en el rico norte del país, están presionando contra la apertura de refugios en sus regiones.

El aumento de este año en los migrantes que viajan por el Mediterráneo se debe en mayor parte a la inestabilidad política en Somalia y Eritrea y la lucha por el poder el Libia, además de la guerra civil que azota Siria desde hace alrededor de cuatro años.

Las preocupaciones financieras llevaron a Italia el año pasado a poner fin a una misión de búsqueda y rescate llamada Mare Nostrum. Pero la guardia costera y la Armada en el sur del país aún rescatan migrantes diariamente.

Italia separa a menores sin acompañantes de los adultos en sus refugios. Pero muchos de los albergues para menores tienen falta de personal especializado. Brindan poco más que una cama, una comida y algo de ropa barata.

"La manera en que recibimos a más de 14.000 menores el año pasado me hace avergonzarme de ser italiano", dijo Mario Morcone, el administrador de inmigración en el Ministerio del Interior.

El capitán fue imputado ayer.

El capitán Mohamed Alí Malek, un tunecino de 27 años, fue declarado como principal responsable de la tragedia del pesquero que causó 24 muertos y 28 sobrevivientes, aunque se estima en 850 la cantidad de ocupantes. La fiscalía de Catania (Sicilia) presentó acusación contra el capitán del pesquero.

En este año ya murió un total de 1.750 migrantes.

Más de 1.750 migrantes perdieron la vida en el Mediterráneo en lo que va del año, 30 veces más que en el mismo período de 2014, señaló el martes en Ginebra la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

"Con el último recuento, la OIM ha calculado que el número de muertos desde que comenzó 2015 es en la actualidad 30 veces superior al que era en 2014 en esta misma fecha", declaró el portavoz de la OIM, Joel Millman. "La OIM teme que el total de 3.279 muertes de migrantes de 2014 quede superado este año y pueda alcanzar las 30.000 a final de año", agregó. AFP

En Grecia detuvieron a dos traficantes.

Dos presuntos traficantes de migrantes fueron detenidos ayer en Grecia tras el naufragio la víspera de un velero frente a las costas de la isla griega de Rodas, que causó tres muertos, según la policía portuaria. La policía griega anunció además haber socorrido este martes a otros dos navíos de migrantes en dificultades.

Los dos presuntos traficantes, de 26 y 27 años, que figuran entre los sobrevivientes del naufragio, comparecerán ante la fiscalía de Rodas, según la misma fuente. Ambos son considerados responsables de este naufragio cerca de puerto de Rodas, en el sudeste del mar Egeo. Entre las tres víctimas mortales figura un niño.

Según un balance definitivo de la Policía, 93 personas —sirios en su mayoría— se hallaban en el velero, procedente de las cercanas costas turcas. El barco encalló en las rocas cerca del puerto y 90 de sus pasajeros pudieron ser salvados. La policía portuaria indicó haber socorrido el martes a otros dos barcos en dificultades con 50 y 42 migrantes respectivamente. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)