CRISIS SANITARIA

Ante morgues saturadas por COVID, Panamá planea guardar cadáveres en contenedores

Estos contenedores climatizados podrán guardar los cuerpos de los fallecidos por un período de hasta una semana.

Aumentó el número de pacientes que se encuentran internados en CTI como consecuencia de la pandemia de coronavirus. Foto: AFP
Paciente internado en CTI como consecuencia de la pandemia de coronavirus. Foto: AFP - Archivo

Panamá planea rentar contenedores refrigerados para guardar muertos ante el colapso de morgues y hospitales por la pandemia de coronavirus, en lo que considera su "peor crisis sanitaria en 100 años", mientras intenta una nueva reapertura gradual de su economía.

"Estamos viendo el tema de alquileres de contenedores para poder ayudar a las morgues existentes dentro de nuestros hospitales", dijo la directora nacional de Provisión del Ministerio de Salud, Yelkis Gill, durante una entrevista en el canal Telemetro este martes.

Estos contenedores climatizados podrán guardar los cuerpos de los fallecidos por un período de hasta una semana mientras los familiares de los difuntos realizan los trámites burocráticos correspondientes, señaló la funcionaria.

Los contenedores serían instalados "donde hay crisis" sanitaria, como las provincias de Panamá, donde se ubica la capital, la vecina Panamá Oeste, Colón, en el Pacífico, y Chiriquí, fronteriza con Costa Rica, agregó Gill.

La peor crisis en 100 años

Panamá, con 4,2 millones de habitantes, es el país de Centroamérica que ha registrado más contagios por COVID-19, con más de 281.000 casos acumulados y 4.500 muertos.

El país se encuentra en pleno rebrote de la pandemia. En los últimos 39 días se han registrado más de un tercio (100.000 casos) de los contagios acumulados y más de una cuarta parte (1.326 casos) de las defunciones totales.

Según datos oficiales, 53.000 personas se encuentran en aislamiento domiciliario por el nuevo coronavirus, mientras que más de 2.500 están hospitalizadas, de las cuales 224 están en unidades de cuidados intensivos.
"El sistema de salud ha enfrentado la mayor crisis de los últimos 100 años", reconoció este martes el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre.
Ante la avalancha de casos, las autoridades han tenido que habilitar diferentes infraestructuras e instalar hospitales de campaña para atender a los enfermos, además de contratar médicos cubanos para ayudar a los sanitarios locales.

El gobierno espera recibir en los próximos días las primeras 40.000 dosis de la vacuna del laboratorio multinacional Pfizer, en el marco de de un contrato por 36 millones de dólares para la adquisición de manera escalonada de 3 millones de dosis.

En total, Panamá espera recibir, de tres laboratorios distintos, 5,5 millones de dosis, por los que pagará 55 millones de dólares.

Nuevo intento de reapertura

Pese a la crítica situación, el gobierno panameño anunció este martes el reinicio gradual de algunas actividades económicas, y el relajamiento de las medidas de cuarentena que regían desde el pasado 4 de enero en las provincias de Panamá -donde se ubica la capital- y la vecina Panamá Oeste.
A partir del jueves, esas dos provincias retornarán a sus actividades los negocios con entrega a domicilio, construcción, servicios y limpieza. El 15 de enero volverán a funcionar los restaurantes, mientras que lo comercios lo harán el 1° de febrero.

Las playas aún no podrán visitarse hasta el 15 de marzo.

El ministro Sucre afirmó que estas medidas de relajamiento se han tomado porque en los últimos días se ha logrado un "descenso sostenido" en la positividad de casos, que ha pasado de un 29,6% a 23%.

Por el contrario, el gobierno ha decretado distintas cuarentenas y restricciones a la movilidad en varias provincias centrales.

El cronograma de reapertura de actividades es "gradual, responsable y sostenible", manifestó el ministro de Comercio e Industrias, Ramón Martínez. Sin embargo, el funcionario reconoció que el país vive "el momento más crítico de esta difícil pandemia".

Panamá ya había abierto la mayor parte de sus actividades económicas en septiembre, tras medio año de cuarentena total, que provocó que el desempleo se dispare en un año de 7,1% a 18,5% y la economía se contraiga un 18,9% durante el primer semestre de 2020.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados