CÓMO RECLUTA EL ISIS

Montaron una maquinaria de terror

Unidad de inteligencia del Estado Islámico planifica el envío de extremistas y los ataques.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fuerzas libias lanzan un cohete contra el Estado Islámico. Foto: Reuters.

Creyendo que estaba respondiendo a un llamado sagrado, Harry Sarfo dejó su hogar en la ciudad de clase trabajadora de Bremen, el año pasado, y viajó durante cuatro días hasa el territorio controlado por el Estado Islámico (EI, también conocido como ISIS) en Siria.

Apenas se había instalado, llegaron miembros del servicio secreto del EI, con sus rostros cubiertos por máscaras para informarle a él y un amigo alemán que ellos ya no querían que los europeos viajaran a Siria. Donde realmente los necesitaban era en su país para ayudar a aplicar el plan del grupo de cometer terrorismo a lo largo del mundo.

"Hablaban abiertamente sobre la situación al decir que tenían montones de personas viviendo en países de Europa esperando órdenes de atacar a los europeos", relató Sarfi en una entrevista realizada en inglés dentro de la prisión de máxima seguridad cerca de Bremen. "Eso fue antes de los ataques contra Bélgica y París".

El hombre enmascarado le explicó que, si bien el grupo estaba bien establecido en algunos países europeos, necesitaba más atacantes en Alemania y Gran Bretaña. "Me dijeron si me importaría retornar a Alemania, porque eso era lo que necesitaban en aquel momento", recordó Sarfo. "Siempre dijeron que querían que ocurrieran varias cosas al mismo tiempo: quieren muchos ataques a la vez en Gran Bretaña, Alemania y Francia".

Los hombres que hablaron con los dos pertenecen a una unidad de inteligencia del EI conocida en árabe como Emni, que se ha convertido en una combinación de fuerza policial interna y de rama de operaciones externas, dedicada a exportar el terror, de acuerdo con lo que surge de miles de páginas de documentos de inteligencia de Francia, Bélgica, Alemania y Austria, así como de interrogatorios.

Los ataques que lanzó el EI en París, el 13 de noviembre, concitaron la atención global sobre la red de terrorismo externa del grupo, que comenzó a enviar combatientes al exterior hace dos años. Ahora, el relato de Sarfo, junto con los de otros detenidos, corre aún más la cortina sobre la maquinaria del grupo para extender la violencia más allá de sus fronteras.

Organización.

Lo que describen es un servicio secreto de varios niveles bajo el mando de una de las principales figuras del EI, Abu Muhammad Al Adnani. Más abajo hay una línea de tenientes con facultades para planificar ataques en diferentes regiones del mundo, y tiene servicios secretos para asuntos europeos, asiáticos y árabes, según indicó Sarfo.

Ratificando la idea de que Emni es parte medular de las operaciones del EI, las entrevistas y documentos indican que la unidad tiene autorización para reclutar y reorientar a extremistas de todas las partes de la organización, desde los recién llegados hasta los combatientes con más experiencia, así como de las fuerzas especiales y de las unidades de comando de élite. Los interrogatorios muestran que la selección se realiza por nacionalidad y se los agrupa por idioma para formar unidades pequeñas y discretas, cuyos miembros, a veces, solo se conocen en vísperas de partir hacia el exterior.

Ataques.

El Emni se ha convertido en un engranaje crucial de la maquinaria de terrorismo del grupo, según declaraciones de los detenidos. Las personas que entrenaron llevaron a cabo los ataques en París y armaron las valijas con bombas usadas en el aeropuerto y una estación del metro de Bruselas. La investigación muestra que las personas que entrenaron fueron enviadas a Austria, Alemania, España, Líbano, Túnez, Bangladesh, Indonesia y Malasia.

Dos funcionarios de inteligencia y de defensa de Estados Unidos indicaron que el grupo envió cientos de extremistas a la Unión Europea y Turquía.

Sarfo relató —según surge de más de 500 páginas de interrogatorios realizados por funcionarios alemanes— que los enmascarados del EI le dijeron que no hay muchas personas en Alemania dispuestas para la tarea. En cambio le indicaron que el grupo tiene voluntarios de sobra para ir a Francia.

Desde el ascenso del EI hace dos años, las agencias de inteligencia occidentales recogen información sobre el Emni, que primero solo tuvo como labor controlar a los miembros del EI y después amplió sus actividades para llevar el terror al exterior. Registros de los servicios de inteligencia de Francia, Austria y Bélgica muestran que al menos 28 personas reclutadas por el Emni han sido desplegadas fuera del territorio central del EI y lanzaron ataques exitosos y otros que fracasaron.

Las autoridades señalan que decenas de extremistas logran infiltrarse y forman células durmientes.

Dificultades en EE.UU, aunque la venta de armas es una facilidad.

En los interrogatorios de las autoridades alemanas, así como en la entrevista con The New York Times, Harry Sarfo señaló la posiilidad de que algunos de los recientes atacantes en Europa, que juraron su compromiso con el líder del EI en los ataques que lanzaron, podrían tener un vínculo más directo con el grupo de lo que creen las autoridades.

Sarfo explicó que el Emni mantiene a varios de sus comandos encubiertos en Europa. Actúan como nódulos que pueden activar a eventuales atacantes suicidas que fueron atraídos por la propaganda.

Los documentos de inteligencia y Sarfo coinciden que el EI no ha tenido éxito para enviar atacantes entrenados a Norteamérica. Si bien decenas de estadounidenses han adherido al EI y algunos fueron reclutados por el ala de operaciones externas, saben que para los estadounidenses es difícil volver a su país después que viajaron a Siria, dijo Sarfo.

El grupo tiene en cuenta las facilidades que existen en Estados Unidos para comprar armas —en ese sentido consideran que los estadounidenses son tontos— por lo que pueden radicalizarlos con facilidad y si carecen de antecedentes, pueden comprar armas, por lo que el EI no necesita contar con gente que se las provea, según dijo el joven.

Sarfo se desilusionó del EI por el maltrato que reciben los que se rezagan en el entrenamiento y porque vio que los videos que graba el grupo no son de situaciones reales, sino que los ensayan. Logró huir y llegar a Turquía.

LIBIA, FRENTE DE LUCHA CLAVE.

Atacan para debilitar a yihadistas.

El presidente Barack Obama justificó los ataques contra el Estado Islámico (EI) en Libia, al considerar necesario asegurar que ese grupo yihadista "no se haga fuerte" en ese país del norte de África aprovechando su inestabilidad política.

Los ataques comenzaron "a petición de ese Gobierno, y después de que ellos ya hubieran hecho avances significativos contra el EI" para arrinconar al grupo en "un área muy restringida en los alrededores de Sirte", subrayó Obama. "Está en el interés de seguridad nacional de Estados Unidos y en nuestra lucha contra el EI asegurar que (el Ejecutivo libio) pueda terminar ese trabajo. Por eso, trabajamos junto a ellos, para asegurar que el EI no se haga fuerte en Libia".

El Pentágono anunció que desde el lunes pasado despliega ataques contra el EI en Libia, centrándose Sirte, una ciudad situada entre Trípoli y Bengasi que es un bastión de los yihadistas.

Obama destacó que "la buena noticia" es que el Gobierno del Acuerdo Nacional Libio reconoce la presencia del EI "como contraria a sus intereses", y se mostró "esperanzado" de que una vez "se haya expulsado al EI" de Libia, "puedan empezar a unir a las partes en ese país". Sostuvo que "no solo nosotros, sino también los europeos y otros países en el mundo tienen un gran interés en ver estabilidad en Libia, porque la ausencia de estabilidad ayuda a alimentar algunos de los retos que hemos visto, como la crisis migratoria en Europa y las tragedias humanitarias en los mares entre Libia y Europa".

Obama admitió que la coalición internacional que acabó con la dictadura de Muamar al Gadafi no hizo lo suficiente para asegurar la estabilidad en Libia. Fuente: EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)