Una modelo, el nuevo problema de Boris Johnson

Fueron fotografiados juntos en varias ocasiones, y Jennifer Arcuri se desvivió por defender al entonces alcalde de los numerosos ataques que recibía en las redes sociales.

Boris Johnson, primer ministro británico. Foto: Reuters
Jennifer Arcuri participó en actos del Partido Conservador en los que intervenía Johnson. Foto: Reuters

En la recta final del traumático proceso para la salida del Reino Unido de la Unión Europea el próximo 31 de octubre, al primer ministro Boris Johnson le explotó otro problema este fin de semana.

El diario británico Times informó ayer domingo que cuando Johnson (55) fue alcalde de Londres (2008-2016), su gabinete intercedió para que la exmodelo y empresaria estadounidense, Jennifer Arcuri (34) recibiera 140.000 euros en subvenciones y ayudas públicas y fuera incluida, hasta en tres ocasiones, en la delegación comercial al extranjero.

Arcuri participó en actos del Partido Conservador en los que intervenía Johnson, apoyó su reelección a la alcaldía de Londres y se refería a Johnson como un gran amigo.

Fueron fotografiados juntos en varias ocasiones, y Arcuri se desvivió por defender al entonces alcalde de los numerosos ataques que recibía en las redes sociales. Johnson, según fuentes citadas por el diario, comenzó a visitar con asiduidad el apartamento que la joven tenía en el barrio londinense de Shoreditch.

“Solía dejarse ver por aquí muy a menudo y los dos eran grandes amigos”, dijo a The Times Chandan Daryanani, el propietario del inmueble.

Arcuri puso en marcha dos pequeñas empresas a través de las que organizaba el congreso de Innotech, un evento destinado a establecer contactos entre las nuevas empresas tecnológicas y el mundo de la política. Johnson reforzó la relevancia de estos encuentros con su presencia.

El estado actual de sus cuentas, según el diario, es deficitario. Adeuda más de un millón de euros. Arcuri vive en la actualidad en Estados Unidos y no ha querido entrar en su supuesta relación personal con el primer ministro británico.

“Cualquier subvención recibida por mis empresas, o mi participación en viajes comerciales, se debieron exclusivamente a mi relevancia como mujer empresaria”, ha dicho.

Según el código de conducta municipal, Johnson estaba obligado a “declarar cualquier interés privado que interfiriera en sus asuntos públicos y a adoptar las medidas necesarias para resolver cualquier conflicto que surgiera, en aras de la protección del interés público”.

El portavoz del Partido Laborista, Jon Trickett, exigió a Johnson que “responda a acusaciones tan serias y graves con una explicación completa” de las acciones que pudo llevar a cabo para favorecer a Arcuri. (Con información de El País de Madrid)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)