CRISIS

Mitsotakis, un nuevo giro en la endeudada Grecia

El nuevo primer ministro gobernará con mayoría absoluta.

Kyriakos Mitsotakis. Foto: Reuters.
Kyriakos Mitsotakis. El domingo obtuvo el 39,8% de los votos; sacó 158 diputados en una cámara de 300. Foto: Reuters.

Kyriakos Mitsotakis asumió ayer lunes como primer ministro de Grecia, con la promesa de reavivar la economía del país más endeudado de la Unión Europea después de una larga década de crisis.

En un breve acto en el palacio del Presidente de la República, Mitsotakis, heredero de toda una dinastía política, juró el cargo tras su apabullante victoria electoral del domingo.

El primer ministro saliente, Alexis Tsipras, le dio la bienvenida con un apretón de manos, algo que su antecesor, el conservador Andonis Samarás, no hizo en 2015. Entonces Samarás se marchó de la sede del Gobierno antes de que llegara el nuevo primer ministro.

En las elecciones de este domingo el partido de Mitsotakis, Nueva Democracia, alcanzó la mayoría absoluta con el 39,8% de los votos y 158 de los 300 escaños que conforman el Parlamento unicameral griego, mientras que Syriza de Tsipras obtuvo el 31,5%, lo que se traduce en 86 diputados.

La gran diferencia de escaños de debe a que la ley electoral griega otorga un bonus de 50 escaños al partido vencedor, un sistema que quedará abolido en la próxima legislatura.

En la tradicional ceremonia, Mitsotakis juró siguiendo la fórmula religiosa -Tsipras y casi todo su gabinete la rechazaron en 2015-, con la mano sobre la Biblia y ante el arzobispo de Atenas, Jerónimo II, y varios representantes de la iglesia ortodoxa. “Juro en el nombre de la santísima e indivisible Trinidad respetar la Constitución y las leyes”, dijo Mitsotakis, de 51 años, en presencia del presidente del país, Prokopis Pavlópulos, y de su esposa y tres hijos. “Ahora empieza el trabajo difícil, pero estoy absolutamente seguro de que estaremos a la altura de los acontecimientos”, prometió.

Tsipras llegó al poder en 2015 con la esperanza de poner fin a las políticas de austeridad, impuestas por sus socios europeos y el FMI como remedio a una crisis de deuda pública que acabó contagiando toda la economía y destruyendo el 25% del PIB nacional.

Sin embargo, pronto se topó con la realidad, y en un giro de 180 grados, negoció el verano de aquel año con sus acreedores un nuevo rescate económico que se tradujo en más sacrificios: recortes salariales, subidas de impuestos... Un cambio que muchos de sus seguidores no le han perdonado.

Cuatro años después, Tsipras presume de haber sacado a Grecia de un ciclo de rescates (tres en total). Sin embargo, la economía del país sigue bajo vigilancia de sus socios y acreedores, y los números no son demasiado halagüeños: el desempleo es el más alto de la Eurozona (19,2% en el primer trimestre), y la deuda asciende a un 180% del PIB, si bien este año se espera descienda a 167,8%.

Con Mitsotakis, formado en la universidad de Harvard y ex consultor de McKinsey en Londres, vuelve de lleno al poder una dinastía de políticos conservadores. Su padre Constantinos fue primer ministro entre 1990 y 1993, su hermana Dora Bakoyanni desempeñó varios cargos ministeriales y ejerció de alcaldesa de Atenas, y desde el mes pasado, el hijo de ésta y sobrino del nuevo primer ministro, Costas Bakoyanni, es el regidor de la capital griega.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)