DE OTRO TIEMPO

Misteriosa radio soviética emite desde la Guerra Fría

La emisora transmite un zumbido y mensajes inconexos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La radio MDZhB emite un sonido continuo y algunas voces desde hace 35 años. Foto: Shutterstock

Durante los últimos 35 años, el misterio no pudo ser revelado. En una siniestra locación de Rusia, no tan lejos de San Petersburgo, se encuentra una estación de radio que funciona desde la Guerra Fría. Conocida como la transmisora "MDZhB", nadie sabe quién la dirige. Lo único que se puede escuchar, las 24 horas del día, es un zumbido constante y, de vez en cuando, las voces de personas anónimas que leen oraciones discontinuas en ruso.

Según un informe especial de la cadena británica BBC, The Buzzer -como fue bautizada en inglés- tiene decenas de miles de seguidores por el mundo, pero nadie sabe realmente qué están escuchando. Además del zumbido monótono, dos veces a la semana un hombre o una mujer leen frases como "bote inflable" o "especialista en agricultura". Y cada pocos segundos, aparece un segundo sonido que se asemeja a la sirena de niebla de un barco.

"No hay absolutamente ninguna información en la señal", aseguró David Stupple, un experto en inteligencia de señales de la Universidad City, de Londres. Pero lo que sí abundan son versiones conspirativas. En un primer lugar, se cree que la frecuencia -4625 kHz- pertenece a las fuerzas militares de Rusia, aunque ninguna fuente oficial lo haya admitido. La base para fundamentar esta teoría es que la radio comenzó a transmitir por primera vez hacia el final de la Guerra Fría y, luego del colapso de la Unión Soviética, la actividad en la radio -extrañamente- aumentó.

Defensa nuclear.

Una de las teorías sobre la existencia de esta enigmática señal refiere a una utilidad extrema. Si Rusia llegara a ser blanco de un ataque nuclear, el sonido desaparecería por lo que todas las fuerzas del orden estarían al tanto de la situación y reaccionaría en represalia.

La idea no es tan loca como suena. El sistema fue por primera vez usado en la era soviética, tomando la forma de un sistema informático que escaneaba las ondas de radio en busca de señales de vida o lluvia atómica. Muchos expertos creen que todavía podría estar en uso con ese espíritu. Su único propósito, entonces, sería el de alertar de un posible ataque. Si zumba, todo está bien. Si deja de hacerlo, hay problemas y serios.

Como destacó el presidente ruso, Vladimir Putin, "nadie sobreviviría" una guerra nuclear entre Rusia y Estados Unidos

De todos modos, ninguna autoridad rusa ha dado por buena esa posbilidad, ni ninguna de las otras.

Otra de las teorías señala que la emisora envía mensajes a espías en el resto del mundo. Transmite en onda corta: una frecuencia que puede hacer rebotar las partículas cargadas en la atmósfera superior, lo que le permite recorrer miles de kilómetros. Así transmiten también los barcos, aviones y las fuerzas militares para enviar mensajes a través de continentes y océanos.

Pero esta teoría tiene una contra: The Buzzer nunca emite números y la monotonía de la señal hace sospechar de un canal para espías, al menos para espías que se pasen información compleja. Todo en la radio es muy simple.

Otra posibilidad indica que en realidad la emisora es parte de un experimento científico para medir ciertas características de la atmósfera. Se trata de "sondear" qué tan lejos está la capa de partículas cargadas. Pero para ello, la señal debería ser continua todo el tiempo. Y The Buzzer tiene algunas variantes.

También hay especialistas que señalan que la radio es, por el momento, solo un marcador. El gobierno ruso no le da ningún uso efectivo pero quiere mantenerla. El zumbido solo sería una forma de decir "esta frecuencia es mía" y de ese modo, impide su uso por otros.

Maris Goldmanis, una oyente de la radio soviética, afirmó que en 2013 emitieron por única vez un mensaje especial llamado "COMANDO 135 EMITIDO", que supuestamente "era un mensaje de texto para alistarse completamente para el combate".

Maris escucha la emisora desde su casa en los países bálticos y es una de muchos seguidores en el mundo.

Ciudad fantasma de la URSS en Letonia

Skrunda es una ciudad fantasma ubicada en Latvia (Letonia). Este asentamiento fue una ciudad ultra secreta de la URSS que tenía una estación radar soviética pero cuando finalizó la Guerra Fría fue completamente abandonada.

Antes del desmembramiento de la Unión Soviética, Skrunda-1 albergaba el sistema Dnestr, uno de los seis radares de alerta temprana situados por toda la URSS para advertir de lanzamientos de misiles balísticos.

Para mantener las instalaciones del radar, la ciudad fue poblada por militares e ingenieros soviéticos. A principios de los 1990 la URSS ya casi había terminado de construir en Skrunda-1 un complejo único de radar de barrido electrónico activo, también conocido como AESA (por sus siglas en inglés).

En junio de 2010, la ciudad fue vendida a una empresa privada por unos 300.000 dólares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)