Milagro tailandés

Misión cumplida: los 13 a salvo

Los últimos cuatro niños y su DT salieron ayer de la cueva; a las 8.48 de Uruguay terminó el operativo.

Misión cumplida
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

Una sensación de alivio cubrió Tailandia. Los 13 están a salvo. El equipo internacional de rescatistas logró sacar ayer martes de la cueva a los últimos cuatro niños y su entrenador de fútbol. En el hospital de Chiang Rai los esperaban los ocho que salieron entre el domingo y el lunes.

La búsqueda y el rescate de los 12 muchachos de entre 11 y 16 años, y de su joven entrenador de 25, mantenían en vilo al mundo, en especial desde el lunes 2, cuando fueron localizados por buzos británicos en las profundidades de las cuevas Tham Luang, en la provincia de Chiang Rai, al norte de Tailandia. Allí habían quedado atrapados el 23 de junio.

Los niños y su entrenador son parte del equipo de fútbol Jabalíes Salvajes, y de ahí que desde la FIFA hasta importantes equipos europeos se interesaran por su suerte.

Las lluvias de ayer martes añadieron presión a las operaciones para la última etapa del rescate.

"No estamos seguros de si esto es un milagro, ciencia, o qué. Los trece Jabalíes Salvajes están ahora fuera de la cueva", dijo la unidad SEAL de la Marina tailandesa, que lideró el operativo, y que agregó en su página oficial de Facebook que todos estaban a salvo.

Buzos británicos hallaron el lunes de la semana pasada a los 13, hambrientos y acurrucados en la oscuridad de una cámara parcialmente inundada y llena de barro, varios kilómetros al interior del complejo de cuevas.

Después de reflexionar durante días sobre cómo salvarlos, se inició un operativo de rescate el domingo, cuando cuatro de los niños fueron sacados de las cuevas atados a buzos que los guiaron a través de casi 4 kilómetros de oscuros canales.

Otros cuatro chicos fueron rescatados el lunes y los últimos cuatro que quedaban en el complejo junto a su entrenador salieron ayer martes. Fueron sacados del complejo en camillas y llevados en ambulancia y helicóptero, en medio de aplausos espontáneos, hacia el hospital en que todos permanecen internados.

El jefe del operativo de rescate, Narongsak Osottanakorn, habló con periodistas al final de la misión de 17 días, en una conferencia de prensa que se inició con aplausos a su llegada. "Nadie pensaba que podíamos hacerlo. Fue una primicia mundial", dijo Osottanakorn. "Fue una Misión Posible para el equipo de Tailandia", agregó.

"Los héroes son personas de todo el mundo", señaló, refiriéndose al equipo internacional que ayudó. "Esta misión fue exitosa porque teníamos poder. El poder del amor. Todos se lo enviaron a los 13", añadió.

Los detalles del operativo de rescate serán revelados hoy miércoles.

Las autoridades no confirmaron la identidad de los niños mientras los iban rescatando por respeto a las familias cuyos hijos aún estaban atrapados. A los padres de los primeros cuatro chicos liberados se les permitió verlos a través de una ventana del hospital.

Ekapol Chantawong, el entrenador, fue el último en abandonar la caverna a las 18.48 hora local (08.48 de Uruguay).

Los niños y el entrenador tuvieron que aprender a bucear en cuestión de días, una tarea difícil si se tiene en cuenta que muchos no sabían nadar.

Dos buzos, uno delante y otro detrás, guiaron a cada uno de ellos por un laberinto de galerías parcialmente inundadas, con desniveles y visibilidad nula. Los rescatados llevaban una máscara que les cubría la cara, con la que se respira más fácilmente y les permite hablar con los buzos, quienes les iban indicando qué hacer.

Una parte importante del trayecto se hizo bajo el agua, y se tomó un descanso en el campamento B, situado a unos 2,5 kilómetros de la entrada.

La dificultad de la operación quedó patente con la muerte el jueves pasado de un voluntario antiguo miembro de los grupos de élite de la marina al quedarse sin aire durante una inmersión. El portavoz oficial de los operativos, Narongsak Osottanakorn, declaró que espera que este incidente sirva de ejemplo a los niños para que tomen conciencia sobre la importancia de la seguridad.

"La misión aún no está completada, todavía nos queda enviarlos con sus familias", dijo Narongsak complacido al dar por concluida la etapa de salvamento.

Rescatistas: integrantes de la unidad SEAL de la Marina tailandesa: “OK, misión cumplida”. Foto: Reuters
Rescatistas: integrantes de la unidad SEAL de la Marina tailandesa: “OK, misión cumplida”. Foto: Reuters

De Trump a Messi, el mundo siguió la odisea de los niños

Toda Tailandia siguió con atención la historia de los 12 menores y de su entrenador atrapados en las profundidades de una cueva inundada. Pero el drama también se siguió de cerca desde el extranjero. Los medios internacionales enviaron a cientos de periodistas al lugar y los niños recibieron mensajes de apoyo de celebridades de lo más diverso, desde el presidente estadounidense Donald Trump, hasta el gurú de la tecnología Elon Musk, pasando por el astro argentino del fútbol Lionel Messi.

La primera ministra británica, Theresa May, celebró ayer martes en Twitter "la valentía de todas las personas implicadas" en la operación. "¡Todos liberados, buen trabajo!", comentó por su parte Donald Trump.

La ex primera ministra tailandesa Yingluck Shinawatra, que se encuentra exiliada desde que su gobierno fue derrocado por un golpe de Estado en 2014, quiso agradecer la ayuda internacional durante una operación en la que participaron buzos británicos y militares estadounidenses. "Tailandia será siempre agradecida por este rescate histórico", escribió en Twitter.

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, invitó incluso a los niños a asistir a la final del Mundial de Fútbol el próximo domingo 15 de julio en Moscú. Pero, según un alto responsable del ministerio de Salud, Thongchai Lertwilairatanapong, estos no podrán ir a Rusia y deberán permanecer en el hospital durante un tiempo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)