vea el video 

Misil ruso mató a 298 pasajeros en el aire

El Consejo de Seguridad de Holanda, que analiza las causas del accidente del avión de Malaysia Airlines en el este de Ucrania en 2014 con 298 personas a bordo, concluyó ayer que el aparato fue derribado por un misil Buk de fabricación rusa.

"El vuelo MH17 se estrelló como resultado de una detonación de un misil fuera del aparato en la parte izquierda de la cabina de mando", señaló en rueda de prensa el presidente del Consejo de Seguridad de Holanda, Tjibbe Joustra.

Joustra precisó que el misil fue un Buk, de fabricación rusa, concretamente del tipo 9N314M, disparado desde un área de 320 kilómetros en la zona este de Ucrania, controlada por rebeldes rusos.

En un encuentro con familiares de las víctimas, Joustra dijo que los pasajeros que no murieron por el impacto del misil habrían quedado inconscientes por la repentina descompresión del aparato y la falta de oxígeno a 10.000 metros de altura. "Como resultado de la detonación, la parte de delante del avión quedó arrancada y el avión se partió en el aire", continuó el responsable del consejo holandés.

El Consejo de Seguridad descarta otras hipótesis como problemas técnicos del aparato, una bomba o un misil aire-aire. Explicó, también, que los restos de avión cayeron en un área de unos 15 kilómetros en la zona este de Ucrania.

El informe también analiza por qué el avión sobrevoló áreas en conflicto, por qué las autoridades holandesas tardaron entre dos y cuatro días en confirmar a los familiares qué víctimas iban a bordo del Boeing y hasta qué punto los pasajeros del MH17 fueron conscientes del siniestro.

"Nos enseñaron los fragmentos que estaban dentro del avión", explicó Robby Oehlers, familiar de unas de las víctimas, que añadió que la sala de conferencias "era tan silenciosa, que se podía oír caer un alfiler".

La cabina, destrozada, se exhibe a la prensa. Foto: AFP.
La cabina, destrozada, se exhibe a la prensa. Foto: AFP.

Repercusiones.

El suceso exacerbó las tensiones entre Occidente, que culpó a Rusia, que siempre negó su implicación, en medio de las tensiones por el conflicto en Ucrania, tras la anexión de Crimea por Moscú. Rusia calificó ayer de "parcial" y "política" la investigación realizada por las autoridades holandesas.

"Rusia está dispuesta a presentar todos los datos en su poder (...), ya que consideramos que la investigación, cuyos resultados fueron publicados ayer, tiene un carácter parcial", dijo el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, a medios locales.

El diplomático consideró "lamentable" que, pese a los numerosos llamamientos rusos a completar una investigación "imparcial", la parte holandesa no tuviera en cuenta en ningún momento la información de primera mano aportada por Rusia.

En su opinión, "son evidentes los intentos de presentar conclusiones parciales y, en resumen, de cumplir con un determinado encargo político".

Si no puede ver la imagen haga click aquí 

¿El culpable?

El análisis del Consejo de Seguridad de Holanda se limita a señalar las causas que provocaron la caída del avión, pero no entra en cuestiones de "culpabilidad" o "responsabilidad" de los hechos, aspectos de los que se ocupa la investigación penal del accidente, que se desarrolla en paralelo y cuya conclusión se espera para finales de año o principios de 2016.

En este sentido, se expidieron varios países. Estados Unidos, por ejemplo, calificó ayer de "importante hito" la publicación de la investigación "independiente" sobre el accidente.

Y dijo que "apoyará plenamente todos los esfuerzos para llevar ante la Justicia a los responsables", sostuvo en un comunicado el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ned Price. En el mismo sentido opinó Alemania. "Los responsables de esa terrible tragedia aérea deben rendir cuentas de sus actos", subrayó el ministro de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier.

Por su parte, el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, acusó a los servicios secretos rusos de planear el derribo del avión.

El ministro de Exteriores ucraniano Pavlo Klimkin felicitó el informe. "Nadie sabía ni siquiera de la presencia de sofisticadas capacidades de misiles antiaéreos", aseguró.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también se expidió sobre el tema. A su juicio, el informe "contribuye a dar respuestas a muchas preguntas de las familias de las casi 300 víctimas" del vuelo que cubría el trayecto entre Amsterdam a Kuala Lumpur, la capital malaya.

Stoltenberg sostuvo que "aquellos directa e indirectamente responsables del derribo del MH17 deben rendir cuentas y ser llevados ante la Justicia cuanto antes".

Para encontrar a los culpables de este hecho, Ucrania y varios países occidentales instan a crear un nuevo tribunal internacional, algo a lo que se opone Rusia y los separatistas prorrusos.

La versión del propio fabricante del misil.

El presidente del fabricante de armas ruso Almaz-Antey afirmó ayer que su empresa realizó una prueba "que desmiente la versión de los holandeses respecto al tipo de misil utilizado y el lugar de su lanzamiento".

Según el fabricante, el Boeing 777 fue derribado por un misil BUK 9M38 disparado desde la zona del pueblo de Zaroshenské, en el este ucraniano.

Ese tipo de misiles "ya no está en servicio en el ejército ruso. No se ha vendido ningún modelo de este tipo desde 1986 y su fecha límite de utilización es de 25 años", añadió.

Este sistema, que ha sido vendido a muchos países, incluyendo a Corea del Norte y Siria, es un misil de 700 kilos cuyas ojivas explotan cerca del objetivo, proyectando esquirlas que impactan a gran velocidad.

El consorcio hizo una simulación del derribo cuyos resultados los entregó en agosto a la comisión holandesa, "pero según nuestra información, estos resultados no se han tenido en cuenta", dijo Mijail Malishevski. responsable de la empresa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)