BRASIL

Ministro acusa datos falsos sobre grandes incendios en Amazonia

Las cifras sobre deforestación “son diez veces menores” que lo publicado en la prensa, recalcó el ministro de Medio Ambiente del gobierno de Bolsonaro.

La Amazonia arde a 65 kilómetros de Porto Velho, en el estadio de Rondonia, en el norte de Brasil. Foto: Archivo El País
La Amazonia arde a 65 kilómetros de Porto Velho, en el estadio de Rondonia, en el norte de Brasil. Foto: Archivo El País

Los datos sobre la deforestación en la Amazonia, especialmente con los incendios de este año, fueron interpretados para mostrar “una realidad que no pasa en verdad”, aseguró a Efe el ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, quien criticó la desinformación sobre el tema.

En una entrevista dentro de su participación en la cumbre del clima COP25 de Madrid, Salles aseguró que el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro se toma “muy en serio” los datos sobre deforestación y previno contra el “sensacionalismo”.

Ello no evitó que Bolsonaro cesara a comienzos de agosto al director del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), órgano responsable de supervisar y divulgar los datos sobre deforestación, por “pérdida de confianza”.

Las cifras sobre deforestación “son diez veces menores” que lo publicado en la prensa, recalcó el ministro, quien aun así insiste en que el aumento de la pérdida de masa forestal en la Amazonía se aceleró hace años, antes de la llegada de Bolsonaro al Gobierno.

Ser el ministro de Medio Ambiente en Brasil es “bastante complicado”, reconoce Salles. Le ha tocado lidiar con la que sea posiblemente la cartera más complicada del Gobierno de Bolsonaro, cuestionado a nivel nacional e internacional por su política ambiental, especialmente en la Amazonía. A pesar del estrés que le llevó a un breve paso por el hospital a finales de agosto, este abogado de 44 años asegura sentirse “muy bien” y listo para el “desafío” que supone dirigir la política ambiental en un país “con problemas muy serios de corrupción, de ineficiencia, de falta de transparencia”.

Oportunidad para avanzar.

Debido al aumento de la deforestación amazónica, Alemania y Noruega anunciaron el bloqueo de aportes al Fondo Amazonía, creado en 2008 y del que son los principales donantes.

Pero Salles confió en que ambos países puedan continuar. Este tipo de fondos “son bienvenidos, pero es necesario ponerlos de acuerdo con la política de eficiencia” que quiere aplicar el actual Ejecutivo.

Salles insiste en que hay mucha gente que habla en lugar de los indígenas amazónicos de su país, pero que raramente se les deja a ellos expresar qué desean para el futuro y su desarrollo.

El Gobierno quiere “que los indios tengan ellos mismos la oportunidad de decir lo que quieren y no dejar que otras personas, que se dicen representantes de los indios, se pongan enfrente de ellos a decirles lo que (los indios) quieren”, insiste.

Por ello, defiende la controvertida política del presidente Bolsonaro de promover un desarrollo “sostenible” de la Amazonia que pueda beneficiar a sus habitantes.

Jair Bolsonaro. Foto: AFP
Jair Bolsonaro. Foto: AFP

Explica que las anteriores políticas prohibicionistas no tuvieron resultados, ya que cuando Bolsonaro llegó al Gobierno a finales de 2018 había en la región 870 explotaciones mineras ilegales, que no cumplían ningún tipo de regulación ambiental, por lo que el Gobierno considera que la legalización permitiría fiscalizar esas actividades.

¿Es política del Gobierno acusar a las ONG de los problemas? El ministro explica que las ONG ambientales “son muy buenas en hacer ruido y recibir dinero” pero no tanto en trabajar para resolver problemas. Y, en el caso de los incendios, recuerda que hay en marcha una investigación policial que apunta a una “gran probabilidad” de la implicación de un grupo ecologista.

“Totalmente desprovista de ley”, según un experto

Carlos Nobre, climatólogo de la Universidad de São Paulo, sostuvo a The New York Times, que el dato de un aumento de casi 30% en la deforestación “confirma que la Amazonia está totalmente desprovista de ley. Los delincuentes del medioambiente se sienten cada vez más empoderados”.

Advirtió que tal vez la Amazonia pronto rebase un punto crítico y empiece a autodestruirse. “La eficacia en la aplicación de la ley ha llegado a su nivel más bajo en una década”, comentó. “Es una advertencia preocupante para el futuro”.

Marina Silva, quien fue ministra de Ambiente en elgobierno de Lula, expuso este enfoque: “La deforestación y los incendios siempre han sido un problema, pero esta es la primera vez que han ocurrido gracias al discurso y a las actividades del gobierno federal”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados