BRASIL

Minas Gerais alerta por fiebre amarilla

Investigan la muerte de 38 personas con los síntomas.

El estado de Minas Gerais, en el sureste de Brasil, decretó ayer emergencia sanitaria por fiebre amarilla e investiga la muerte de 38 personas con síntomas en las últimas dos semanas y la aparición de 133 casos sospechosos de contagio.

El último informe epidemiológico divulgado ayer por el gobierno estatal confirma que de las 38 víctimas que presentaban cuadros de fiebre amarilla, los análisis preliminares demuestran que al menos 10 la padecían. El decreto afecta a 152 municipios del estado. De las ciudades afectadas por el decreto, al menos 21 presentan casos considerados probables de fiebre amarilla, una enfermedad infecciosa causada por un virus y transmitida por un mosquito, que se acompaña de cuadros agudos de fiebre y que puede provocar la muerte en una semana si no es tratada con urgencia.

Además, en zonas selváticas del estado fueron hallados monos muertos, un indicativo de que el virus transmitido por mosquitos silvestres (Haemagogus y Sabethes) podría estar circulando por esta área, donde viven dos millones de personas.

El ministerio de Salud envió dos equipos a la región conocida como "El valle del acero", por su producción siderúrgica, y lanzó una campaña de vacunación contra reloj.

La fiebre amarilla es una enfermedad infecciosa grave provocada por un virus que genera temperaturas altas, escalofríos, cansancio, dolor de cabeza y muscular y que suele estar acompañada de náuseas y vómitos.

Con casi 21 millones de habitantes, Minas Gerais registró su último caso autóctono de fiebre amarilla en áreas silvestres en 2009.

Y, en todo Brasil, no hay episodios urbanos desde 1942.

Pero la aparición del virus en regiones rurales conlleva el riesgo de que "al contraer la dolencia, la persona puede volverse fuente de infección para el mosquito Aedes aegypti, que es el mismo que transmite dengue, zika y chikungunya en las ciudades", advierte el ministerio de Salud.

Gripe A.

Brasil registró el año pasado 12.174 casos de influenza, de los cuales 10.625 fueron del tipo A (H1N1) y que dejaron 1.987 muertos, el balance anual más mortífero desde que la epidemia fue detectada en el país en 2009.

El rápido avance de la gripe A obligó al gobierno brasileño a lanzar el pasado 30 de abril una intensa campaña de vacunación y de prevención y seguimiento del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAG) causado por esta enfermedad.

La región sudeste concentró el mayor número de casos (5.803), con 4.716 registrados solo en el estado de San Pablo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados