La crisis en Venezuela

Militares en el exilio llamaron a rebelarse contra Maduro

En Brasilia se reunieron líderes de la oposición venezolana con el Grupo de Lima y Estados Unidos.

Una enorme bandera venezolana en un acto de Guaidó el miércoles en Caracas. Foto: AFP
Una enorme bandera venezolana en un acto de Guaidó el miércoles en Caracas. Foto: AFP

Al mismo tiempo que aumenta la presión internacional sobre Nicolás Maduro, pronunciamientos de militares en el exilio y movimientos diplomáticos están reforzando la posibilidad de que el presidente de la opositora Asamblea Nacional, Juan Guaidó, asume el gobierno en Venezuela en caso de que caiga el actual régimen.

Ayer jueves una veintena de militares y policías venezolanos exhortaron a sus colegas de armas a rebelarse contra Maduro, tras anunciar, en un video desde Lima que reconocen como legítimo mandatario a Guaidó.

El vocero de este grupo fue el primer teniente José Hidalgo Azuaje, pulsado del ejército venezolano en marzo de 2018, acusado de conspiración.

Hidalgo aparece en un video flanqueado por unos 20 uniformados, leyendo un pronunciamiento contra Maduro. "Hacemos un llamado a todos los componentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (...) que no sigan en los cuarteles siendo sometidos y utilizados por estos criminales", señaló en la proclama. "Hoy declaramos que desconocemos a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela y como comandante en jefe", agregan.

"Ordene comandante en jefe, quedamos bajo sus órdenes", concluye la proclama dirigida a Guaidó y difundida en UCI, un pequeño canal de televisión digital del barrio San Isidro de Lima.

Hidalgo dijo que llegó a Perú en diciembre, tras huir con seis militares de la prisión de Ramo Verde en noviembre de 2017 donde cumplía una condena por rebelión junto a media docena de militares.

Desde Caracas una analista especializada en temas castrenses minimizó el impacto del video. "Por el formato empleado, no es previsible ningún impacto sobre la Fuerza Armada. Por el contrario, muy probablemente sea utilizado por Maduro, en el marco de las teorías conspirativas, a las que nos tiene acostumbrados", dijo a AFP en Caracas, Rocío San Miguel, experta en asuntos militares y presidenta de la ONG Control Ciudadano.

Opositores en Brasilia.

Se respaldó en una consulta de 2005 que rechazó prohibir la venta de armas. Foto: Reuters
Jair Bolsonaro. Foto: Reuters

Mientras desde Lima se divulgaba el video de los militares, en Brasilia el gobierno de Jair Bolsonaro recibía a una delegación de la oposición venezolana, junto a una representación de Grupo de Lima y de Estados Unidos.

Entre otros, en la reunión participan Julio Borges, expresidente de la Asamblea Nacional venezolana, exiliado en Colombia, y Antonio Ledezma, exalcalde de Caracas refugiado en Madrid desde que huyó de su arresto domiciliario a finales de 2017. En el encuentro se discuten "alternativas para la crisis política y económica en Venezuela", indicó la Agencia Brasil.

Este encuentro ocurre al día siguiente de que Bolsonaro y el presidente de Argentina, Mauricio Macri, condenaran la "dictadura" de Maduro. "Reafirmamos nuestra condena a la dictadura de Nicolás Maduro. No aceptamos esta burla a la democracia", afirmó Macri durante la declaración conjunta.

El propio Ledezma reafirmó esa posición en un mensaje que divulgó en sus redes sociales ayer miércoles. "Esta es la hora de la resurrección del Bravo Pueblo venezolano. No debe haber marcha atrás", indicó, y apuntó que "sin vacilaciones" se debe tener "claro" que Guaidó "es el presidente constitucional de Venezuela y punto".

En paralelo, Bolsonaro recibió ayer miércoles al presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela en el exilio, Miguel Ángel Martin, que asistió en Brasilia a la reunión con el Grupo de Lima y Estados Unidos. Martin llegó al Palacio presidencial de Planalto junto al argentino Gustavo Cinosi, asesor del uruguayo Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Juan Guaidó, un sobreviviente que desafía a Maduro desde el Parlamento
Juan Guaidó. Foto: EFE

(AFP)

Juan Guaidó (35) sobrevivió a una de las peores tragedias naturales de Venezuela cuando era un quinceañero. Hoy, presidente del Parlamento e inesperado líder de la oposición, promete desbancar a Nicolás Maduro.

Espigado y de cabello negro que empieza a pintar sus primeras canas, Guaidó se convirtió el 5 de enero en el presidente más joven que haya tenido la Asamblea Nacional. Nunca había sido el hombre de los grandes discursos, pero le tocó ponerse a la cabeza de una oposición dividida y desestructurada, con sus principales dirigentes encarcelados, exiliados o inhabilitados.

Al asumir la jefatura del Parlamento, Guaidó, casado y padre de una bebé, se comprometió a encabezar un gobierno de transición que convoque a elecciones, llamó a reactivar las protestas con una gran movilización el 23 de enero y pidió apoyo a los militares. "Soy un sobreviviente, no una víctima", dijo, recordando la tragedia de Vargas, cuando aludes provocados por torrenciales lluvias dejaron miles de muertos en diciembre de 1999. Guaidó vivía con su madre y sus cinco hermanos menores. "Sé lo que es tener hambre", contó.

Comenzó en la política con la generación de universitarios que se opuso a Hugo Chávez con masivas manifestaciones en 2007. El movimiento derivó en la única derrota electoral de Chávez, en un referendo para reformar la Constitución. En 2009 fue miembro fundador de Voluntad Popular (VP), del que ha terminado siendo el rostro más visible, pues Leopoldo López guarda prisión domiciliaria y Freddy Guevara se refugió en la Embajada de Chile. Guaidó fue elegido diputado titular en 2015. Se abrió paso con denuncias de corrupción en Pdvsa.

Iris Varela, la ministra de Servicios Penitenciarios del régimen e Maduro, le amenazó con cárcel: "Ya te tengo lista la celda". La amenaza parecía concretarse el domingo, cuando el servicio de inteligencia lo detuvo por una hora. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)