Un régimen desgastado

Miles salen a las calles en Nicaragua: "¡Fuera Ortega!"

En tres meses han muerto 351 personas en protestas contra el gobierno.

Daniel Ortega por Arotxa
Daniel Ortega por Arotxa

Ondeando banderas de Nicaragua, miles de opositores marcharon ayer jueves en Managua para exigir la renuncia del presidente Daniel Ortega, desafiando temores tras un recrudecimiento de la violencia que ha dejado cientos de muertos en tres meses. En total 351 personas han muertos en las protestas desde el 18 de abril según un relevamiento de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh).

"¡Ni un paso atrás!", "¡Justicia!", "¡Qué se vaya!", "¡Fuera Ortega!", coreó la multitud azul y blanca, los colores de la bandera nicaragüense, que caminó en calma 7 km por estratégicas avenidas de la capital, sin que la lluvia que cayó durante un rato los ahuyentara.

La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que reúne a grupos de la sociedad civil, aumentó con esta marcha su presión, que incluye un paro hoy viernes —el segundo durante la crisis— y una caravana de vehículos el sábado por los combativos barrios orientales de Managua.

Las protestas estallaron el 18 de abril contra una reforma al sistema de pensiones, pero tras la represión se extendieron a la exigencia de salida del poder de Ortega, que gobierna desde 2007 por tercer período consecutivo y a quien acusan de crear una dictadura junto con su esposa Rosario Murillo, vicepresidenta del gobierno.

"Sabemos (..) que los propósitos terroristas de un pequeño grupo de nicaragüenses obstinados en el odio (...) no prosperaron y no prosperarán", dijo ayer jueves Murillo.

Una multitud marchó ayer por las calles de Managua. Foto: EFE
Una multitud marchó ayer por las calles de Managua. Foto: EFE

El gobierno intensificó en las últimas semanas las operaciones en las que policías y paramilitares derriban barricadas con que manifestantes bloqueaban las vías, agravando la violencia.

Para contrarrestar la estrategia opositora, el gobierno hará hoy viernes, día del paro, el llamado "repliegue", una caravana que anualmente encabeza Ortega por estas fechas hasta Masaya —30 km al sur de Managua— para recordar una gesta de la Revolución Sandinista de 1979. (Ver nota aparte).

Ortega, exguerrillero sandinista de 72 años, peleó en la insurrección popular para derrocar al dictador Anastasio Somoza, y muchos opositores hacen un paralelismo. "Estamos demostrando al régimen que no tenemos miedo. Nos tocó echar a Somoza y vamos a echar a Ortega. Hay que sacarlo porque ha disparado contra el pueblo que lo eligió", expresó a AFP Fernando Callejas, médico de 67 años, vestido de blanco y azul en la marcha.

Ayer los manifestantes opositores se encaramaron a la estatua del boxeador Alexis Argüello, tres veces campeón del mundo, y levantaban sus puños juntos a las manos gigantes de "El Caballero del Ring".

"Hemos pasado de una tiranía a otra (...) lo que tenemos ahora es una dictadura que ha asesinado a la juventud de Nicaragua", explica Ángela Saballos, periodista que reconoce que en los años 80 participó en la revolución sandinista.

¿Cree que Ortega ha traicionado a la revolución? "Creo que no sabe lo que es una revolución. Esta es una revolución cívica", concluye.

Diálogo fallido.

En víspera de la manifestación, el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, había llamado al gobierno, ante el consejo permanente de la OEA en Washington, a "garantizar las protestas pacíficas" y cesar "la represión".

A fin de hallar una salida a la crisis, la Iglesia católica propuso adelantar los comicios de 2021 a 2019 en el diálogo que media entre el gobierno y la Alianza. Pero el sábado, el mandatario lo descartó.

Una multitud marchó ayer por las calles de Managua. Foto: EFE
Una multitud marchó ayer por las calles de Managua. Foto: EFE

Tras la negativa de Ortega y una violenta incursión policial y paramilitar el domingo en Diriamba y Jinotepe (suroeste), que dejó una veintena de muertos, la Iglesia puso en duda la continuidad del diálogo.

Pero el martes decidió seguir como mediadora, incluso luego de una agresión que sufrió el lunes una comitiva de obispos, con la irrupción de paramilitares y seguidores de Ortega en la Basílica de Diriamba.

El Vaticano anunció que no presentará una protesta formal al gobierno tras la agresión sufrida por su nuncio apostólico, Stanislaw Waldemar Sommertag, quien encabezaba la misión con el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes.

Secuestros de jóvenes.

El Movimiento 19 de Abril Estelí, en el norte de Nicaragua, denunció que un grupo de policías y paramilitares secuestró ayer jueves a cinco jóvenes que hace varias semanas participaron en manifestaciones contra el presidente Daniel Ortega.

"Han secuestrado a 5 jóvenes, quienes estaban refugiados por la situación de asedio vivida en nuestra ciudad", informó el movimiento en sus redes sociales.

Los jóvenes llevaban varias semanas escondidos en una vivienda de Estelí, cuando fueron atacados por las "fuerzas combinadas" del Gobierno, la mañana de ayer jueves, según el movimiento.

"La Policía Nacional y paramilitares entraron al lugar disparando, raptándolos, y se los llevaron sin explicación", detalló esta organización.

Otros tres jóvenes se encuentran desaparecidos desde el ataque, indicó la fuente.

"Repudiamos y lamentamos enormemente este acto", resaltó el movimiento, que invitó a la población de Estelí a sumarse a una marcha para exigir la liberación de los detenidos.

El secuestro y las desapariciones tienen lugar en medio de una crisis que ha dejado más de 351 muertos en menos de tres meses en Nicaragua según un relevamiento de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh).

La CIDH y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Ortega de graves violaciones a los derechos humanos en el marco de las protestas.

"Repliegue": tensión por marcha oficialista
Rosario Murillo, esposa de Ortega y vicepresidenta de Nicaragua. Foto: Wikipedia

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, encabezará hoy viernes el histórico "repliegue", que conmemora una gesta guerrillera previa al triunfo de la revolución sandinista de 1979, en medio de un paro convocado por la oposición tras casi tres meses de protestas. Ante la crisis que vive el país, la celebración del repliegue, que tuvo lugar el 27 de junio de 1979, había sido pospuesta, pero la vicepresidenta y primera dama Rosario Murillo anunció que Ortega lo presidirá hoy viernes.

"Mañana (por hoy viernes) al repliegue con Daniel, caminantes de la paz, del futuro, del amor (..) porque vamos ganando la paz, la marcha hacia la victoria no se detiene", declaró Murillo a medios oficialistas.

En esa ocasión se recuerda la retirada que miles de guerrilleros sandinista realizaron a la combativa ciudad de Masaya, cuna de la rebeldía nicaragüense, para reagrupar sus fuerzas antes de derrocar a la dictadura de Anastasio Somoza.

Ortega, un exguerrillero de 72 años que gobierna desde hace 11 años de manera consecutiva, lidera anualmente el repliegue en una caravana hasta el barrio Monimbó de Masaya, 35 km al sur de la capital Managua, que desde abril está sitiado por barricadas hechas por manifestantes que piden su renuncia. La rebeldía de este barrio ha obligado al gobierno a posponer la reedición del repliegue, cuya realización hoy viernes despertó temores de que se puedan registrar enfrentamientos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º