RECLAMOS

Miles presionan en las calles del Líbano e Irak por un cambio

En el Líbano las autoridades no han podido frenar el descontento. El país vive al ritmo de un movimiento contra los dirigentes políticos.

Protestas en el Líbano. Foto: AFP
Protestas en el Líbano. Foto: AFP

El primer ministro Saad Hariri (Líbano) renunció bajo presión popular después que aplicó un impuesto a llamadas por WhatsApp y otras aplicaciones de internet.

Pero, la agitación sigue. El viernes, se celebró el 76º aniversario del nacimiento de la República, en medio de grandes protestas contra sus dirigentes y con la esperanza de una “nueva independencia” para el país. Ondeando banderas nacionales, varios “desfiles civiles” se juntaron en la plaza de Los Mártires, en el centro de Beirut. Desde el 17 de octubre, el país vive al ritmo de un movimiento contra los dirigentes políticos, considerados incompetentes y corruptos. Gracias a estas protestas, cientos de miles de libaneses creen que es posible un cambio en su clase dirigente, estática desde hace décadas.

Irak. Cuatro manifestantes murieron en Bagdad en un nuevo viernes de protestas, donde la más alta autoridad chiita pidió modificar la ley electoral, la única reforma propuesta por el gobierno y rechazada por la calle. En casi dos meses de movilización, más de 340 personas murieron, casi todas manifestantes, en enfrentamientos en el centro de Bagdad, cuyas calles comerciales se han transformado en un campo de batalla urbana. Frente a la crisis, el poder ha propuesto una serie de ayudas sociales y una reforma de la ley electoral, que no toma forma en el Parlamento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados