Movilización callejera vuelve a Venezuela

Miles por el fin de la era Maduro

Los chavistas salieron a su vez a pedir el fin del decreto de Obama que sanciona a funcionarios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marcha en Venezuela exigiendo la renuncia de Nicolás Maduro. Foto: Reuters.

Miles de opositores marcharon ayer sábado en forma pacífica en Venezuela para exigir a viva voz la renuncia del presidente Nicolás Maduro, ante la severa crisis económica y social que atraviesa este país.

"Maduro ahórranos la tragedia, renuncia chico, que tú no puedes seguir ahí, hazle ese favor a Venezuela, no solamente a la Venezuela opositora sino que tu propio partido y las propias bases del chavismo te van a agradecer infinitamente que no acabes de sepultar definitivamente las esperanzas de Venezuela", afirmó Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional (AN).

Ramos Allup habló ante la multitud opositora que bajo el lema "Vamos con todo" y en su mayoría con casacas de color blanco, inundó algunas calles del este de Caracas y también las de otros 15 estados venezolanos. Durante sus palabras el actual jefe del Parlamento advirtió que "vienen días difíciles, muy difíciles", pero destacó: "Estamos dispuestos a echar el resto siempre dentro de la Constitución", precisó.

"Le hemos incluso ofrecido, señor, piense en una salida negociada, no es una compra venta, es en base a ciertos acuerdos políticos para garantizar la salida de quien se tiene que ir ya y garantizar la estabilidad de quien venga, porque va a ser un gobierno sumamente difícil", expresó el legislador.

Ramos recordó que la alianza opositora conocida como la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció al país su "Hoja de ruta" que contempla la activación de todos los mecanismos que prevé la Constitución para salir del gobierno de Maduro, que deberá culminar en el 2019.

"A los partidarios de uno u otro método vamos a respaldar plenamente la enmienda, el referendo revocatorio, la constituyente si es procedente convocarla, pero ante todo seguir insistiendo con estos actos de calle en la renuncia", pidió.

Advirtió que "la Asamblea Nacional tiene obstáculos que nos colocan los bufetes del gobierno", pero enfatizó que "por más artilugios judiciales que nos sigan poniendo en el camino vamos a seguir cumpliendo con nuestro deber".

A su vez, Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la coalición opositora, destacó que la marcha de ayer no es "un simple mitin político".

"Lo que empieza hoy no es un mitin, es una movilización nacional por la renuncia de Maduro", aseveró.

El objetivo de los opositores es replicar estas manifestaciones en todas las capitales del país. A principios de 2014, el ala más radical de la oposición logró que miles de personas protestaran en las principales ciudades del país petrolero para poner fin al gobierno de Maduro. Durante semanas, avenidas importantes se llenaron de gas lacrimógeno y bolsas de basura quemadas por los manifestantes. Este mes solo en la ciudad fronteriza de San Cristóbal han tenido lugar protestas similares a las de hace dos años, sin que contagien todavía a la capital.

Chavistas.

Washington renovó este mes un decreto que considera a Venezuela como una amenaza para la seguridad de Estados Unidos.

En respuesta, Maduro anunció esta semana el retiro del encargado de negocios de la embajada de Venezuela, el principal diplomático en Estados Unidos. "Estamos aquí para derogar el decreto de Obama. Es estúpido", dijo Raiza Sucre, una funcionaria de 50 años, que llegó a la movilización de madrugada en uno de los autobuses oficiales que trasladaron a muchos otros manifestantes.

El gobierno de Maduro ha perdido un número importante de seguidores que apoyaron a su mentor político, el fallecido presidente Hugo Chávez, quien los entusiasmó en 1999 con su proyecto de revolución, en especial, a millones de venezolanos pobres.

La coalición de distintos partidos opositores puede, de todas formas, tener dificultades para conseguir sacar del poder al heredero de Chávez, no sólo porque las intensas protestas de 2014 no lograron producir un cambio, también escollos legales pueden demorar que se active una consulta popular para decidir si Maduro termina o no su mandato antes de 2019.

La agenda de movilizaciones parece volverse intensa durante el resto de este año.

Maduro: "¡Hagan lo que les dé la gana, no me iré!".

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, reiteró ayer que no renunciará y que la oposición puede hacer "lo que quiera" pero fracasará en su empeño por acortar su mandato, en discurso en el que, además, anunció la expedición de un "carné bolivariano" para que sus seguidores estén plenamente identificados.

En un discurso ante miles de sus seguidores en el centro de Caracas, poco después de que la oposición concluyera un mitin multitudinario en otra zona capitalina en demanda de su renuncia, Maduro reiteró que el jefe de sus detractores es el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. "Cuando Obama firma el decreto —que declara a Venezuela una amenaza para la seguridad de EE.UU., razón de ser de su mitin de ayer— le está dando luz verde a los terroristas aquí para que se vuelvan locos", dijo, en alusión a la activación por sus opositores de todas las opciones constitucionales para intentar acortar su mandato.

"De verdad es una locura lo que tienen: vamos contra Maduro con esto, con aquello, con eso", sostuvo al referirse a las tres vías aprobadas por la oposición para intentar poner fin este año a su mandato. Estas son presionar para que dimita voluntariamente y a la par intentar activar un referendo revocatorio de su mandato y que el Parlamento promulgue una enmienda a la Constitución que acorte de seis a cuatro años el período presidencial. "¡Hagan lo que les dé la gana. Yo estoy aquí para luchar y Maduro va a estar aquí está el último día!" de su mandato, que finaliza el año 2019, remarcó el jefe del Estado. Para ello cuenta, enumeró, "con el apoyo del pueblo, de la Fuerza Armada, de la historia y con la decisión absoluta de que aquí no se rinde nadie; así que vengan por mí, pues que hay bastante pueblo para enfrentarlos y vencer", insistió. También anunció un censo y la entrega de un carné para los bolivarianos. EFE

Citarán a ministros por la emergencia económica.

El presidente del parlamento venezolano, el opositor Henry Ramos Allup, anunció ayer que el Legislativo citará a los ministros del Gobierno del mandatario Nicolás Maduro para decidir sobre la renovación del decreto presidencial de emergencia económica. El parlamento rechazó en enero pasado ese decreto de Maduro, pero siguió en vigor gracias a que luego fue validado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), al que Ramos Allup acusa de estar al servicio exclusivo de los intereses políticos del presidente del país. La Asamblea Nacional (AN) realizará hoy una "sesión especial y la vamos a declarar permanente; vamos a citar a los ministros que se esconden (...); vamos a ver si concurren a dar información" y con base en ello "la AN decidirá libremente dentro del lapso ocho días, que comenzó el viernes, si autorizará o negará" tal prórroga, dijo Ramos Allup.

El titular del Legislativo añadió, en declaraciones a periodistas en un mitin opositor en demanda de la renuncia de Maduro, que le parecía contradictorio que el jefe de Estado recurriera nuevamente ante la AN, si a la postre no aceptaba sus fallos. La decisión de Maduro de no acatar la negativa parlamentaria y sí la autorización judicial llevó a la oposición venezolana a adelantar su búsqueda de una vía constitucional para sacarlo de la Presidencia este mismo año y no esperar al fin de su mandato, en el año 2019. El Supremo sentenció en febrero que tenía plena validez y vigencia el decreto de emergencia económica que Maduro promulgó el 14 de enero y que declaraba un estado de excepción con vigencia de 60 días prorrogables por igual lapso. La AN, donde la oposición tiene una amplia mayoría, rechazó el decreto de emergencia económica que promulgó Maduro por considerarlo un "cheque en blanco" para el jefe del Estado. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados