VEA LA FOTOGALERÍA

Milagro en Nepal: hallan un bebé vivo bajo los escombros

Un pequeño milagro devuelve un poco de alivio al corazón de Nepal devastado por el terremoto: un bebé de cuatro meses fue encontrado vivo ayer después de haber permanecido varios días sepultado bajo los escombros.

Milagro en el valle de Katmandú: la desesperada búsqueda de sobrevivientes tuvo su premio.
Milagro en el valle de Katmandú: la desesperada búsqueda de sobrevivientes tuvo su premio.
Fuerzas de socorro levantan al bebé que protagonizó el milagro. Foto: Kathmandú Today
Fuerzas de socorro levantan al bebé que protagonizó el milagro. Foto: Kathmandú Today
Bebé sacado de entre los escombros en Nepal Foto: Kathmandu Today
Bebé sacado de entre los escombros en Nepal Foto: Kathmandu Today
Bebé sacado de entre los escombros en Nepal Foto: Kathmandu Today
Bebé sacado de entre los escombros en Nepal Foto: Kathmandu Today
Bebé sacado de entre los escombros en Nepal Foto: Kathmandu Today
Bebé sacado de entre los escombros en Nepal Foto: Kathmandu Today

La imagen del pequeño sobreviviente ya comenzó a dar la vuelta al mundo, destinado a convertirse en un símbolo de esperanza en medio de tanta muerte y destrucción.

Cerca de diez equipos de socorristas extranjeros, que llegaron a Katmandú, están asistiendo a los militares nepalíes en una carrera contra el tiempo para salvar a los sobrevivientes aún atrapados bajos los escombros de los edificios derrumbados durante el terremoto del pasado sábado, que causó más de 5.300 muertos y 8.000 heridos, pero con un balance de víctimas que crece dramáticamente de hora en hora.

Las búsquedas permitieron encontrar a un joven de 28 años en Gongabu, en la periferia de la capital, 82 horas después de la tragedia.

A este se sumó otro hecho inesperado: fue encontrado a salvo un bebé que estaba atrapado, probablemente junto a su familia, entre los escombros de su vivienda en Bhaktapur, una de las ciudades históricas del valle de Katmandú.

Las imágenes inmortalizaron al recién nacido cubierto de blanco por el polvo de los escombros, los ojos cerrados y una expresión incrédula, como si se encontrara sumergido en un mal sueño.

Los socorristas pusieron toda su atención en él, suministrándole las primeras ayudas, apenas se dieron cuenta que el pequeño respiraba, milagrosamente, después de aquella infinidad de tiempo transcurrido bajo los desechos.

El bebé fue luego internado en un hospital con varias heridas, pero fuera de peligro. Una historia con final feliz, que Nepal espera pueda ser de buenos augurios para salir de esta pesadilla lo antes posible.

Respuesta.

La población nepalí trata de obtener agua y alimentos por su cuenta, ya que la presencia estatal ha resultado sobrepasada por la catástrofe.
Los soldados repartieron agua potable en camiones cisterna con regularidad. Distribuyeron tiendas de campaña en los 16 campamentos oficiales y algunos alimentos, aunque en los primeros días de manera irregular e insuficiente.

La tarea de alimentarse ha quedado en manos de algunas ONG que reparten platos de arroz o de los propios residentes, que han llevado en muchos casos hornillos y menaje de cocina para prepararse las comidas y regresan a sus viviendas, si aún están en pie, para proveerse de vituallas.

En respuesta a las críticas, el primer ministro Sushil Koirala, que anunció tres días de duelo por las víctimas, declaró: “Nuestros recursos son limitados y los estamos movilizando lo mejor que podemos. La principal responsabilidad es mantener la seguridad de la gente”.

Cuatro días después del desastre, la asistencia oficial parece haber empezado a cobrar ritmo. El ministro del Interior, Bam Dev Gautam, supervisó el lunes en el aeropuerto la llegada de ayuda.

En un improvisado campo del centro de Katmandú que aloja a unas 6.000 personas los soldados intentaban ayer abrir tomas de agua y levantaban estructuras más sólidas para albergar a los damnificados. También abrieron más letrinas e instalaron lavabos portátiles.

Llevar ayuda a los afectados es una labor ingente en uno de los países más pobres del mundo, de población muy dispersa y con un terreno sumamente montañoso. Naciones Unidas apunta que ocho millones de personas, en un país de 28 millones de habitantes, se han visto afectadas por el sismo. Cerca de 1,4 millones necesitarán ayuda alimentaria.

Ayuda.

La asistencia internacional también ha comenzado a llegar. Los aviones de China, India, Pakistán y otras naciones aterrizan en el aeropuerto Tribhuvan de Katmandú con medicinas, agua potable, tiendas de campaña y materiales de emergencia. También se encuentran ya sobre el terreno numerosas organizaciones humanitarias.
El Gobierno nepalí necesita cerca de medio millón de tiendas de campaña para los damnificados por el terremoto, según el Centro Nacional de Operación de Emergencia.

Al menos 4.700 tiendas ya han sido distribuidas entre los afectados por el sismo de 7,8 grados en la escala de Richter del sábado, pero “el Gobierno requiere más, aproximadamente 500.000”, dijo este organismo a través de su cuenta en Twitter.

Alrededor de 6.000 heridos han sido atendidos en hospitales públicos y unos 65.000 miembros del Ejército nepalí colaboran en las tareas de ayuda a las víctimas, aseguró el Centro de Emergencia.

Lo peor.

Pero lo peor puede estar en las zonas más remotas. Aunque aún no ha sido posible establecer una evaluación completa, la organización Médicos Sin Fronteras apunta que las primeras evaluaciones, hechas desde el aire, “muestran que los daños son significativos en varias aldeas” de la región. De los 65 pueblos que se pudieron avistar, 45 tenían daños visibles o habían quedado destruidos.

En Katmandú, mientras prosigue la búsqueda de sobrevivientes en los edificios derrumbados, a medida que pasan los días comienzan a surgir los visos de normalidad.

Las excavadoras van retirando escombros. Los ómnibus públicos han vuelto a circular y más tiendas han reabierto. Pero aunque los ciudadanos pueden abastecerse de productos de primera necesidad, los precios de los alimentos se han disparado y algunos productos, especialmente las verduras, ya cuestan el doble de lo que costaban antes del sismo.

ONU necesita US$ 415 millones para financiar la ayuda urgente


La ONU estimó ayer que se requieren 415 millones de dólares para financiar en los próximos tres meses la ayuda más urgente a los damnificados por el devastador terremoto en Nepal, que destruyó más de 70.000 viviendas y dañó a medio millón más.

Los requerimientos más inmediatos son alojamiento temporal, agua, alimentos, instalaciones de saneamiento básico, atención médica de urgencia, así como protección a las víctimas, especialmente a los más vulnerables, como niños y mujeres.

Tras el terremoto, la ONU desembolsó de un fondo de emergencia 15 millones de dólares para iniciar su operación de ayuda en Nepal.

Realizadas las primeras evaluaciones, la petición de fondos de ayer refleja la magnitud de las necesidades y los importantes desafíos logísticos para el suministro a gran escala de ayuda humanitaria en un país montañoso y con zonas de difícil acceso.

Se planea que la financiación permita ofrecer un cobijo -aunque precario en muchos casos- a unas 500.000 personas que ahora están a la intemperie a pesar del mal tiempo, recalcó la organización en un comunicado.

Uno de sus brazos humanitarios, el Programa Mundial de Alimentos, prepara una operación para distribuir alimentos entre 1,4 millones de personas, incluidas 750.000 en zonas remotas.

Asimismo, se planea proveer de agua potable y de instalaciones de saneamiento a 4,2 millones de personas. EFE

SABER MÁS

Terremoto levantó un metro a Katmandú


Katmandú se levantó un metro por efecto del terremoto de magnitud 7,8 del 25 de abril en Nepal.

Es la primera observación obtenida desde el espacio, en base a los datos del satélite europeo Sentinel 1A, elaborada por el Instituto para el Relevamiento Electromagnético del Ambiente del Consejo Nacional de las Investigaciones de Nápoles.

Los datos del satélite de la Agencia Espacial Europea (ESA) permitieron a los investigadores obtener un mapa de los desplazamientos del suelo causados por el terremoto, que reveló la “ascensión” de los terrenos donde se asienta la ciudad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados