Zona de Picardía donde fueron vistos los sospechosos, cercada por operativo

88 mil policías tras terroristas

Un gigantesco operativo policial, con 88.000 efectivos en total, se desplegó tras los sospechosos del ataque contra el semanario Charlie Hebdo, que dejó 12 muertos, y se estableció un cerco alrededor de la localidad de Villers-Cotterêts (80 km al noreste de París), donde se piensa están escondidos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fuerzas especiales de la Policía francesa recorren pueblo de Corcy. Foto: AFP.

Las unidades de la Policía y la Gendarmería "se desplegaron para verificar objetivos en esa zona, donde se vio al automóvil utilizado por los dos sospechosos, identificados por un testigo", explicó una fuente policial.

Puestos de control, helicópteros, comandos especiales, cientos de policías y el ulular de las sirenas quebraron ayer la tranquilidad de la plácida campiña de la región conocida como Picardía, poblada por campesinos de vida sencilla.

Policías con trajes protectores y máscaras, buscaban casa por casa en la aldea de Corcy e incluso se recorrió el vecino bosque de Longpont, hasta anoche sin resultados.

"Me han dicho que allanaron una finca hoy, cerca de la abadía de Longpont. Vinieron en muchos autos. Había helicópteros, pero no sé si los encontraron", dijo el mozo de un restaurante de la zona.

"Ellos vinieron alrededor de 15, han blindado la estación de Crepy, luego se fueron", confesó a Ansa un taxista. "No podemos decir nada. Es una situación muy difícil", informó un vocero de la Gendarmería en la misma ciudad.

Reconocidos.

Los dos sospechosos del atentado terrorista más grave en los últimos 40 años en Francia, Cherif y Said Kouachi, de 32 y 34 años de edad, fueron reconocidos la mañana de ayer por el encargado de una estación de nafta al sur de esa localidad. Estaban "encapuchados, armados con kalashnikovs y lanzacohetes a la vista", dijo.

Los dos hombres, que iban en un Renault Clio gris, robaron combustible y alimentos, informó el diario Le Point.

La Policía difundió durante la noche la foto de los dos hermanos Kouachi. Los investigadores los identificaron tras encontrar el documento de identidad de unos de ellos en el Citröen negro utilizado para el atentado, que fue abandonado por los agresores durante su huida.

El diario Le Figaro, en tanto, indicó que en el vehículo encontraron documentos que detallan el funcionamiento del fusil Kalashnikov, arma usada en el asalto a Charlie Hebdo, una bandera del Estado Islámico y un pasaje aéreo a Damasco.

La Policía alertó que los hermanos estaban armados y eran peligrosos.

Según las autoridades, siete personas fueron detenidas durante la noche del miércoles y están siendo interrogadas. Se trata de allegados a los dos sospechosos. Un joven de 18 años, sospechoso de complicidad por su parentesco, se entregó a la Policía la noche del miércoles (ver aparte).

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, informó ayer que 88.000 policías participan en la búsqueda de los sospechosos.

Reuniones

El presidente de Francia, François Hollande, realizó una reunión gubernamental de crisis por la mañana en el palacio del Elíseo.

El ministro Bernard Cazeneuve, anunció mientras tanto en una rueda de prensa que París acogerá el próximo domingo una reunión de los responsables del Interior europeos y de Estados Unidos para coordinar medidas antiterroristas.

"He tomado la iniciativa de invitar a París el próximo domingo a mis colegas de los países europeos más afectados por el terrorismo, al comisario europeo Dimitris Avramopoulos, al coordinador antiterrorista de la UE, Gilles de Kerchove, así como a Eric Holder, ministro de Justicia de Estados Unidos y del Interior, Jeh Johnson", señaló.

Según Cazeneuve, los países participantes pretenden manifestar su solidaridad con Francia y su rechazo al terrorismo, pero también "abordar los desafíos comunes que no podrán ser resueltos más que en común".

También el domingo se celebrará una manifestación que está llamada a encarnar la unidad de los franceses frente a los radicales que quieren acallar cualquier crítica a través de las armas.

Sin embargo, la convocatoria de unidad nace ya dividida: el Gobierno y varios partidos no pueden ocultar la incomodidad que les produce compartir la marcha con el ultraderechista Frente Nacional (FN) y su líder, Marine Le Pen, a quien consideran islamófoba.

El coordinador de la marcha en el gobernante Partido Socialista, François Lamy, sostuvo que "no hay lugar para el FN en la marcha republicana".

Le Pen, presta siempre al pugilato dialéctico, se ha lanzado a denunciar esa "estafa política", que, recordó, deja fuera a "un partido que representa al 25% de los franceses", su porcentaje de voto en las elecciones europeas.

Policía pide evitar rumores

La Policía Nacional francesa pidió ayer a los usuarios de la red social Twitter que difundan únicamente "las informaciones oficiales comunicadas por las autoridades" sobre el atentado contra el semanario satírico "Charlie Hebdo", en el que el miércoles murieron 12 personas, para terminar con una red de versiones sobre el hecho.

Con la etiqueta #CharlieHebdo y desde su cuenta oficial en Twitter, @PNationale, la policía subraya en su último tuit la importancia de "no contribuir a la difusión de fotos/videos/cuentas malintencionadas" y de no compartirlas, ni retuitearlas ni incluirlas en las listas de favoritos.

Pide, asimismo, no interferir en el trabajo de los investigadores "difundiendo informaciones falsas y #rumores".

Es el cuñado, pero presenta una sólida coartada

El joven sospechoso de conducir el vehículo utilizado en el atentado contra el semanario Charlie Hebdo, en realidad tiene una coartada que parece irrefutable: Hamid Mourad, de 18 años, a esa hora estaba sentado en su banco de liceo compartiendo la clase de historia con sus compañeros.

El muchacho corre el riesgo de ser acusado de "complicidad" por el ataque terrorista, pero la Policía todavía no ha formalizado los cargos, quizás porque la coartada de Hamid es sólida y cuenta con decenas de testigos. Sin embargo, está vinculado a los principales sospechosos, los hermanos Said y Cherif Kouachi: es el cuñado de uno de ellos.

Hamid se presentó espontáneamente en la estación policial de Charleville-Mezieres, en el noreste de Francia, el miércoles a las once de la noche, luego de enterarse que su nombre circulaba en la web como "el tercer terrorista" de la masacre en Charlie Hebdo.

El joven se presentó con la intención de desmentir su participación en el ataque con una coartada que planteó inmediatamente: sus compañeros de clase podían confirmar que el miércoles, a la hora del ataque, estaba sentado en su banco del liceo.

Hamid vive con sus padres en el barrio suburbano Ronde Couture y ha cursado durante el último año en el liceo científico Monge de Charville. ANSA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)