Situación tensa

Los migrantes desbordan la ciudad junto a la frontera

Tijuana, en México, superada por la caravana, mientras EE.UU. mantiene despliegue de fuerza contra ilegales.

El 56% de las mujeres que consultan tienen al menos un hijo a cargo. Foto: Reuters
El 56% de las mujeres que consultan tienen al menos un hijo a cargo. Foto: Reuters

Una oportunidad de empleo se presentó en una empresa de indumentaria, otra en una firma de limpieza. Sin embargo, María Norma López dudó. Cuando partió de Honduras hace seis semanas en la caravana de migrantes, esperaba cruzar a través de México, pero no permanecer allí.

“Quiero ir a Estados Unidos porque quiero tener una vida mejor”, afirmó López, de 29 años. “En México... no sé”.

En un primer paso para buscar una solución de largo plazo a los integrantes de la caravana, las autoridades de Tijuana, una ciudad con intensa actividad de plantas exportadoras, pusieron manos a la obra: instalaron una feria de empleo completa con una oficina móvil de migración.

Fue una respuesta práctica al desafío de dar vivienda y alimentar a los migrantes, un esfuerzo que está golpeando los recursos financieros de Tijuana. Pero, mientras López y otras decenas de migrantes llenaban los formularios, resultaba claro que se necesitaba mucho más.

El gobierno de la ciudad señala que pasarán seis meses para que todos los migrantes que decidan pedir asilo en Estados Unidos sean llamados a la primera entrevista con un funcionario en la frontera. Habiendo dependido de la acción colectiva para llegar a la frontera con California, ahora los migrantes deben dar los próximos pasos a solas.

Las autoridades de Tijuana esperan el arribo de un total de 6.000 migrantes, lo que desbordará la capacidad del refugio.

El jefe de la Agencia de Desarrollo Social de Tijuana, Mario Osuna, vio el arribo de cientos de migrantes que formaron una fila para dar su identidad y recibir una pulsera naranja que les da acceso al refugio. “Los esperamos porque ya estaban en camino”, comentó Osuna. “Pero no podemos poner una persona encima de otra”.

Los nuevos arribos generan tensión en Tijuana, mientras Estados Unidos -siguiendo la descripción que hizo el presidente Donald Trump de la caravana como una invasión- hace una demostración de fuerza en la frontera. Los soldados enviados a la zona para respaldar a los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza han desplegado alambre de púas a lo largo de extensos sectores de la frontera.

Riesgo.

La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen indicó que el despliegue de fuerza es en respuesta a informes de inteligencia que sugieren que un alto número de migrantes tiene intención de asaltar la frontera, aunque Pueblo Sin Fronteras, un grupo militante binacional que acompaña a los migrantes, ha señalado de manera reiterada que esa intención no existe.

Las autoridades de Estados Unidos señalan, aunque sin presentar pruebas, que identificaron a 500 delincuentes en la caravana, pero no pudieron explicar porqué la Policía de México no los detuvo.

Los migrantes, que creían que Trump suavizaría su posición ante su presencia en la frontera, recibieron un claro mensaje en sentido contrario. El presidente ha afirmado que no permitirán el ingreso de migrantes ilegales, los que serán detenidos.

“Una vez que llegamos, nos dimos cuenta que no nos dejarán cruzar”, protestó Leticia Ramírez, de 35 años, quien dijo que trabajaba en plantaciones de bananas en Honduras.

Abogados estadounidenses explican a los migrantes los detalles complejos de pedir asilo en Estados Unidos. Chelsea Strautman, una abogada de Oregon, explicó a los migrantes reunidos en un centro deportivo, que la tasa de aprobación de pedidos de asilo para centroamericanos es lóbrega: en la actualidad menos del 20% obtiene una respuesta favorable. “Hay miles de migrantes en la cárcel”, les advirtió. “Quien no califique para el asilo será detenido durante meses y luego deportado”.

Cuatro países analizan el problema y soluciones

Los cancilleres de El Salvador, Guatemala, Honduras y el designado para el futuro gobierno de México, se reunieron en la capital guatemalteca para definir una política destinada a apoyar a migrantes. También participó la secretaria ejecuitiva de Cepal, Alicia Bárcenas.

“El encuentro busca la finalidad de impulsar acciones que generen desarrollo y aborden las causas estructurales de la migración irregular”, indicó la cancillería guatemalteca en un comunicado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)