vea el video

"Tengo miedo de tener razón"

El hombre clave en el caso de la muerte de Alberto Nisman habló ayer y dio su versión. Acompañado por su abogado, Maximiliano Rusconi, el asesor informático del fiscal, Diego Ángel Lagomarsino habló ante una multitud de medios y no aceptó preguntas directas. Estas fueron respondidas por el abogado.

La versión de Lagomarsino dio por tierra con algunas de las afirmaciones hechas por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien en su alocución por cadena del lunes pasado lo señaló como principal sospechoso de lo que consideró abiertamente como crimen.

El relato que sin interrupciones realizó ante cámaras refirió a su última visita a Nisman.

"Estoy el sábado en mi casa y me aparece una llamada privada en mi teléfono. Era Alberto Nisman diciéndome si podía ir. No era infrecuente que me pidiera eso. Llego a Puerto Madero en 20 minutos. Me identifico en el portón que queda más para el lado del río. Hablan con alguien arriba y me autorizan el acceso", comenzó.

"Entro por la puerta de servicio. Subo y me abre la puerta. Paso a la cocina. Sobre la mesa del living había mucha documentación. Me llamó la atención que había cuatro resaltadores amarillos. Me llamó la atención por la forma que era él. Le pregunté si había tenido más repercusión de lo que él pensaba y me dijo que sí, que su madre había tenido que ir al súper por él. Me dijo que en realidad tenía más miedo por tener razón que por no tener razón. En ese momento me dice ¿Tenés un arma?. Me dejó mal, no lo podía creer y lamentablemente le dije que sí. Tengo miedo por las chicas, me dijo. Pero Alberto vos tenés seguridad, le dije. Pero ya no confío ni siquiera en la custodia, me respondió".

"¿Vos sabés lo que es que tus hijas no quieran estar con vos por miedo a que les pase algo?, me comentó. Le dije: mirá es un arma vieja, es una 22. Es para llevar en la guantera por si viene algún loquito, me respondió. Es un arma que realmente fallaba. Y me dijo: ¿El único favor que te pido y no me lo hacés?".

"A la ida no estaba su custodia, me dijo que la había mandado a hacer un trámite. Cuando vuelvo sí estaba la custodia. Subo con el custodio por el ascensor. Sale Nisman con un sobre de color madera y se lo entrega. El custodio se va. Yo entro. Estaba muy shockeado. Me hace pasar al living. Le pido un café, me da una cápsula y me pide que me lo prepare. Yo no soy experto en armas, pero la persona que me lo dio me dio las instrucciones y se las di (a Nisman). Igual no te preocupes porque no la voy a usar, me dijo. Le expliqué y el hizo toda la operatoria".

"Me dijo que tenía portación porque era fiscal. El envuelve el arma en el paño verde y lo deja en el apoyabrazos del sillón. Una de las cosas que él me dijo fue que iba a guardar el arma en la caja de seguridad y después la iba a poner en la guantera del auto. Me hace salir por el frente. Toco el botón del ascensor, me subo, había cinco personas, me bajo en la planta principal. Tres personas se bajaron y otros dos siguieron hacia planta baja. Y ahí me fui. Fui a buscar la camioneta y agarré la autopista y me fui. Le mandé un whatsapp para ver si estaba más tranquilo y no me salieron las dos tildes azules".

Hasta allí el relato de Lagomarsino que interrumpió solo para tomar un sorbo de agua, visiblemente nervioso.

Las preguntas.

El abogado Rusconi contestó las preguntas de los periodistas. Algunas de estas tenían un valor sustancial para entender el papel de Lagomarsino en el caso.

Ejemplo de ello es la versión afirmada desde la Casa Rosada en cuanto a que el técnico era en realidad un agente de inteligencia contratado por el ubicuo Antonio Stiusso.

"Él no conoce a Stiusso, no ha tenido nunca una relación con Stiusso", dijo el abogado. Más adelante, ante otra pregunta lo ratificó: "Diego no conoció a Stiusso nunca lo vio, no tiene vinculación".

Unas horas antes el secretario de la Presidencia, Aníbal Fernández, había sostenido que Lagomarsino "hacía inteligencia en las marchas por Cromañón". Extremo que también fue negado por Rusconi.

Pero uno de los puntos que el prestigioso abogado —ejerció la defensa del expresidente Carlos Menem— procuró aclarar de inmediato fue el controvertido punto de la tramitación del pasaporte de su cliente, tema que presentó la presidenta como indicio de su involucramiento con los hechos.

"Es falso de toda falsedad, comprobadamente falso", destacó Rusconi en conferencia de prensa junto a Lagomarsino, y agregó que solicitó turno para renovar el pasaporte en diciembre de 2014 para viajar a Disney, en Estados Unidos, "cuando nada de esto había pasado".

La mandataria había sostenido que era significativo que tramitara el pasaporte el mismo día que Nisman presentaba su denuncia, el 14 de enero pasado. Respecto de la relación entre Lagomarsino y Nisman, que la Presidenta marcó como de mucha cercanía, el abogado dijo que la relación es laboral. Dijo que primero Lagomarsino prestó servicio a la familia y que una vez que él demostró ser muy eficaz fue convocado por el fiscal a trabajar con él en la fiscalía, lo cual él aceptó.

Sobre el final del intercambio con la prensa se le preguntó por los dichos de la Presidenta. que lo involucran a Lagomarsino. "Nos ha sorprendido mucho la información de la Presidenta; si tiene información que la incorpore a la causa", concluyó.

El desmentido de la fiscal


También habló la fiscal Viviana Fein con los periodistas para actualizar información sobre el caso. Pero, en particular, la magistrada aclaró lo referido al supuesto viaje "intempestivo" de Alberto Nisman, que desmintió en forma rotunda. "El doctor Nisman no volvió intespestivamente a Buenos Aires. El pasaje lo sacó desde Buenos Aires el 31 de diciembre y por cuestiones de la pareja se decidió que la hija quedara unas horas en Madrid", aseguró Fein. Y agregó que, según la información que le proporcionó la compañía Iberia, fijó la fecha de regreso a Buenos Aires el 12 de enero en ese momento. Esto daría por tierra la explicación elaborada desde el gobierno en cuanto a una denuncia apresurada del fiscal. La reacción no se hizo esperar. Desde la cuenta oficial en Twitter de Casa Rosada se envió un mensaje: "Nisman por whatsapp: Debí suspender intempestivamente mi viaje. Le creemos a Nisman o a la fiscal Fein?", rezaba el mensaje, aludiendo a un mensaje que habría hecho llegar el fiscal a un grupo de amigos y allegados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)