OBAMA EN ARGENTINA

Michelle Obama pidió a liceales liderar como "agentes de cambio"

La primera dama de EE.UU. habló de las mujeres que son ejemplo de ello.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Awada presentó a su homóloga Obama en el auditorio de jóvenes. Foto: Reuters.

La primera dama estadounidense, Michelle Obama, llamó ayer a las jóvenes argentinas a educarse para convertirse en "agentes de cambio" y para empoderar a las mujeres, en una charla de su programa "Let Girls Learn" en Buenos Aires, donde se encuentra de visita oficial con el presidente Barack Obama.

"Gracias a mi educación tuve oportunidades que mis padres nunca pudieron soñar para ellos. Estoy aquí porque quiero lo mismo para todas ustedes. No importa qué obstáculos o desafíos enfrenten, quiero urgirles a que se den la educación que necesitan para hacerse oír en el mundo", expresó la primera dama, frente a un auditorio con medio millar de adolescentes argentinas.

Uniformes liceales y caras ilusionadas llenaron ayer el barrio de Barracas, en la zona sur de la capital argentina (más humilde que la parte norte), para escuchar a la esposa del mandatario estadounidense, que apareció con un elegante vestido azul y sonriente tras una breve presentación por parte de su homóloga argentina, Juliana Awada.

Ejemplos.

En un país en el que cada año unas 180.000 chicas de entre 14 y 18 años abandonan la escuela sin completar la educación secundaria, la esposa de Mauricio Macri agradeció la "inspiración" de Michelle Obama en la lucha por la igualdad de las mujeres.

"Yo crecí en un barrio como este, en la parte sur de Chicago (...) Tuve la fortuna de ser criada por padres muy trabajadores. Ninguno de ellos tenía un título universitario y no hacían mucho dinero", contó la carismática primera dama.

En una pequeña habitación compartida con su hermano, cuyo ancho apenas daba para abrir los brazos, Michelle Obama soñaba con ir a la mejor universidad, convertirse en abogada y ayudar a familias trabajadoras como la suya.

Llegó hasta Harvard, pero el camino no fue fácil: encontró maestros que no creían que fuera suficientemente lista, hombres que tratan a las mujeres como si fueran objetos que se pueden poseer, gente que no creía que una mujer deba tener ambiciones...

"Empecé a darme cuenta de que las esperanzas que tenía para mí entraban en conflicto con los mensajes que recibía de la gente a mi alrededor. Mensajes que decían que, de alguna manera, mi voz era menos importante, que el aspecto de mi cuerpo era más importante que cómo funcionaba mi mente", prosiguió.

Problemas compartidos por mujeres de todo el mundo, como los salarios más bajos, la violencia doméstica o la imposibilidad de conciliar la vida familiar con la carrera profesional, ocuparon otra parte de su discurso.

"Necesitamos que todas ustedes consigan su educación y se levanten como líderes", recalcó e instó a las asistentes a escoger una causa para luchar, a criar hijas fuertes e hijos respetuosos, a crear empresas y a desbancar "el mito" de que la ciencia y las matemáticas son para los hombres.

"¿Cómo van a ser un agente de cambio en su país y en el mundo?", cuestionó.

La primera dama celebró que el Congreso argentino tenga uno de los mayores porcentajes de mujeres del mundo y que haya habido presidentas y vicepresidentas, un "hito" que aún no ha conseguido su país, recordó la primera dama.

Destacó el ejemplo de la gobernadora Vidal.

Fue en medio de sus palabras que Michelle Obama destacó que en la Argentina, "el Congreso tiene uno de los porcentajes de mujeres más altos del mundo, tuvieron una presidenta, una vicepresidenta" y subrayó que son "hitos que en mi país no hemos alcanzado". En ese sentido, instó a "seguir el ejemplo de las mujeres valientes de la Argentina" y dio como primer ejemplo a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

Michelle Obama habla de María Eugenia Vidal y Margarita Barrientos. "Ella tenía años de experiencia en la política con cargos a nivel nacional y provincial pero cuando decidió que quería postularse para gobernar la provincia de Buenos Aires, algunos de sus críticos hicieron comentarios sexistas. Dijeron que era demasiado joven para un cargo tan serio. Ella respondió con un simple Sé quién soy. Y continuó con su campaña y hoy es la gobernadora Vidal, la primera mujer en gobernar la provincia de Buenos Aires", señaló Michelle Obama.

Incluso recordó, sin nombrarlo, un comentario sexista del filósofo K José Pablo Feinman, durante la elección.

ANFITRIONA.

Juliana Awada y el ejemplo de Michelle.

A poco de que se cumplieran 100 días de la gestión de Mauricio Macri, su esposa Juliana Awada debutó como oradora en la conferencia que brindó Michelle Obama en el Centro Metropolitano de Diseño (CMD) en Barracas. Awada llegó al CMD acompañada por su hija mayor, Valentina, pasadas las 11 de la mañana. Vestida íntegramente de blanco y con la sonrisa tatuada, Awada apareció en el escenario. "Es un honor y un placer estar con ustedes", fueron sus primeras palabras para romper el hielo. Con la voz pausada, Awada fue relatando el encuentro previo que tuvo con la primera dama de la Casa Blanca. "Su experiencia y liderazgo han sido una fuente de inspiración en estos días. Cuando una quiere curar enfermos estudia medicina, cuando una quiere hacer una casa estudia arquitectura, ¿no? Pero cuando una elige acompañar a su marido en una tarea de tanta responsabilidad como es ser presidente, eso no se estudia. No se estudia para ser primera dama, por eso valoro la charla con Michelle", dijo. El discurso siguió con más detalles de ese encuentro. "Me compartió su historia, me dio consejos y me inspiró. Ahora les toca a ustedes", arengó a las más de 400 jóvenes que se encontraban en el auditorio. Sobre el final, la mujer de Mauricio Macri se dirigió puntualmente a las adolescentes presentes. "Ustedes van a ser las protagonistas de la Argentina y por qué no del mundo. Es una lindísima oportunidad poder escuchar a una persona que viene hablando con chicas como ustedes en todas partes del mundo. Están en la escuela y tienen que terminar sus estudios porque están aprendiendo y todo lo que hagan en el futuro depende mucho de lo que hagan hoy. Ser científica y hacer descubrimientos a o ser presidentas", remarcó Awada. Al cerrar su discurso la primera dama argentina destacó el "ejemplo" de su homóloga a la que dio la palabra. LA NACIÓN/GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados