ESTADO DE ALERTA

México sacudido por otro fuerte terremoto que hizo temer lo peor

Fue de 7,2 y se sintió en varias zonas del país; hubo dos víctimas al caer un helicóptero

Apenas sonaron las alarmas, se evacuaron a los enfermos y la gente salió de los edificios. Foto: Reuters
Apenas sonaron las alarmas, se evacuaron a los enfermos y la gente salió de los edificios. Foto: Reuters

Un fuerte sismo de magnitud 7,2 sacudió anoche la Ciudad de México, así como el centro y el sur del país, a las 17:39 hora local (20:39 de Uruguay).

El secretario de Gobernación de México, Alfonso Navarrete, dijo que el sismo provocó daños en edificios en Oaxaca, pero no se reportan víctimas. Sin embargo, horas más tarde se reportaron dos muertos cuando se desplomó un helicóptero militar que evaluaba el área.

El sismo tuvo epicentro a 53 kilómetros al noreste de Pinotepa Nacional, cerca de la costa del Pacífico en el sureño estado de Oaxaca, con una profundidad de 24 kilómetros, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por su sigla en inglés).

Los protocolos en caso de sismo fueron activados por las autoridades de Ciudad de México.

El sismo fue sentido además en los estados de Oaxaca, Guerrero, Puebla, Morelia, Colima y Jalisco.

En la capital, la alarma sísmica comenzó a sonar, enviando a las personas a las calles antes de que sintieran el movimiento. Y también las sirenas dejaron de escucharse sin que aún se sintiera el temblor, evocando recuerdos de la falsa alarma sísmica del 6 de septiembre del año pasado.

Cuando las personas ya regresaban a sus casas o sitios de trabajo comenzó a sentirse la sacudida con intensidad considerable, lo que causó escenas de pánico en algunos puntos de la ciudad.

Poco tiempo después comenzaron a escucharse ambulancias, mientras las personas en las calles trataban de llamar a sus conocidos con sus celulares.

Los helicópteros sobrevolaron la ciudad y no reportaron grandes daños, en tanto el sistema de transporte Metro siguió operativo.

El movimiento telúrico no implicó alerta de tsunami.

Tampoco afectó a las refinerías y centros procesadores de gas, según los primeros reportes de la petrolera estatal Pemex.

Corren.

Protección Civil de Ciudad de México y Oaxaca dijeron que no se habían reportado daños, aunque mantenían el monitoreo en las ciudades y costas.

"(Cruz Roja) atiende crisis nerviosas, hasta el momento no se reportan daños ni estructuras colapsadas en la Ciudad de México", dijo la Cruz Roja mexicana en su cuenta de Twitter. En la capital mexicana se vivieron escenas de nerviosismo cuando el país aún se está recuperando del impacto de los daños y víctimas causados por dos terremotos en septiembre del año pasado que dejó más de 300 muertos y múltiples daños en edificios e infraestructura.

"Yo estaba temblando, me sentí muy nerviosa", dijo Guadalupe Martínez, una jubilada de 64 años que vive en el barrio capitalino de San Miguel Chapultepec tras evacuar su edificio.

"Salimos corriendo, es lo único que podemos hacer", dijo con los ojos enrojecidos y llenos de lágrimas Kevin Valladolid, de 38 años, quien reside en el barrio Roma.

"La verdad es que estamos ya bastante alterados. Con cualquier sonido de alarma lloramos, estamos muy estresados, vivimos un flash back", agregó.

Imágenes de televisión mostraron a miles de personas en las calles del centro de la Ciudad de México, donde multitudes se habían reunido para celebrar el Año Nuevo chino.

Mientras, en Oaxaca se reportaban algunas caídas de escombros y fachadas agrietadas, mostraron medios locales.

El sismo de ayer en México también se sintió en algunos departamentos de la vecina Guatemala, según reportes de la prensa local.

El recuerdo del temblor que causó 330 muertos.

Unas 330 personas murieron y miles resultado heridas en el terremoto que sacudió el centro y el sur de México el 19 de septiembre de 2017. El temblor, de 7,1, según el Servicio Sismológico Nacional, tuvo su epicentro a 12 kilómetros de Axochiapan (en el límite entre los Estados de Morelos y Puebla) y provocó el derrumbe de decenas de edificios en la capital. Después de la capital DF, Morelos y Puebla son las dos regiones más afectadas. Este terremoto se produjo solo dos semanas después de otro sismo de magnitud 8,1 que fue catalogado como el más fuerte en 100 años. El presidente Enrique Peña Nieto calculó que los trabajos de reconstrucción después de los terremotos del 7 y 19 de septiembre llegaban a unos 48.000 millones de pesos mexicanos, más de 2.500 millones de dólares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)